lunes, 9 de septiembre de 2019

¿Tiene el Atleti mejor plantilla que la temporada pasada?

La pregunta podría servir para cualquier comienzo de temporada. Las comparaciones entre planteles de un año para otro siempre se producen.
Este año, he querido esperar a que se cerrase el mercado de fichajes (el pasado lunes día 2) para lanzarla: ¿Es este Atleti 2019-2020 mejor que el de la 2018-19?
SE REPITEN FRASES SIMILARES CADA AÑO
Mucho se ha hablado y escrito sobre esta controversia, y son muchos los que aseguran con convencimiento que el Atlético de Madrid de este año es mejor. “Hay más calidad, hay más fondo de armario”... son algunas de las frases que se escuchan de forma recurrente. Lo que ocurre es que sentencias de esta índole no es precisamente la primera vez que se pronuncian, cada año siempre por estas fechas…

HAN LLEGADO JOAO FELIX, TRIPPIER, LODI, HERMOSO...
Ha llegado Joao Felix como uno de los fichajes más prometedores e ilusionantes de las últimas décadas, cierto. Trippier es un valor seguro para el lateral derecho, internacional inglés y con gran pie. Lodi en la izquierda es el futuro, potencia y velocidad con sólo 21 años he oído hablar maravillas de él a Maldini, y eso me vale como carta de presentación.
En el centro de la zaga el brasileño Felipe viene a aportar experiencia y sobriedad; y Mario Hermoso es ya internacional, a sus 24 años, y es polivalente, fuerte y con buen desplazamiento del balón.
A ellos se unen Marcos Llorente, un mediocentro de mucho músculo del que muchos en Chamartín lamentan su salida; un guerrero como Héctor Herrera; y el joven Saponjic, una incógnita que vino del Benfica en el pack de Joao Felix…
Sobre el papel, todos son buenos mimbres. Uno a uno, cualquier director deportivo habría dado su beneplácito a las incorporaciones de Joao, Trippier, Lodi o Hermoso, pero… ¿son mejores que los que han salido? 

PERO SE HAN IDO GRIEZMANN, RODRI, LUCAS, GODÍN...
Parece que ya nadie se acuerda de él, pero no se puede obviar que el Atleti este verano ha perdido a su máxima estrella de los últimos cinco años: Antoine Griezmann se ha ido convertido en el quinto máximo goleador de la historia colchonera con 133 tantos en 257 partidos (más de medio gol por partido de media). Además de goles, el francés aportaba mucho al juego colchonero cuando bajaba a recibir.
También se ha ido Rodri Hernández. Bautizado por algunos como “Rodrizontal”, el chico no debe ser cojo cuando es ya un fijo en la selección española y habitual titular en el City de Guardiola.
Por no hablar de Godín, emblema y líder absoluto de la zaga rojiblanca durante casi una década. El año pasado, a sus 33 años sí, volvió a ser con gran diferencia el central de la plantilla con más partidos jugados: 39, por los 29 de Giménez, y los 22 de Savic y Lucas. Lucas Hernández, otra de las grandes pérdidas respecto a la pasada temporada. Ahora algunos señalan su mala cabeza, pero con sólo 22 años su proyección y su polivalencia son enormes.
Juanfran y Filipe Luis también han dicho adiós, y aunque en los dos últimos años su papel haya sido menos protagonista, no dejan de haber sido actores principales de la línea más fiable y sobre la que Simeone ha sustentado sus éxitos las últimas campañas: la defensa.

TANTO CAMBIO EN LA DEFENSA, LO QUE MÁS DUDAS GENERA
Y precisamente tanto cambio en defensa es lo que me genera más dudas. Giménez y Savic, tantos y tantos partidos a la sombra de Godín y también de Lucas, han partido esta temporada como la dupla titular de centrales...
Y habrá que ver qué tal se adaptan Trippier y Lodi al exigente esquema defensivo del Cholo. En el 0-1 contra el Eibar, ambos estuvieron algo tibios y llegaron tarde a cerrar sus puestos.
Y por delante, ni Marcos Llorente, ni Héctor Herrera, ni tampoco Thomas pueden suplir el rol ejercido por Rodri. Y veremos cómo funciona el dúo Koke-Saúl si deben situarse ambos como mediocentros.
En cualquier caso, el equipo ha empezado con tres victorias en tres partidos, inicio que sólo se había repetido en los dos últimos años en los que el Atleti salió campeón (1995-96 y 2013-14). Aunque en esos dos casos la racha inicial se prolongó varias jornadas más.
Pero con lo que hay, ¿cómo lo ven ustedes? ¿Es este Atleti mejor que el del año pasado?

domingo, 18 de agosto de 2019

Sin Gol no hay fútbol: comienza una nueva temporada ilusionante

Hace varias temporadas, cuando Gol Televisión era cadena de pago, sacó un extraordinario vídeo promocional con algunos goles y celebraciones míticas bajo el lema de que "Sin Gol no hay fútbol".

Hoy comienza una nueva temporada muy ilusionante para el Atlético de Madrid. Un Atlético de Madrid muy renovado, en el que se han ido piezas muy importantes (Griezmann, Rodri, Lucas...) y leyendas vivas del club colchonero como Godín, Juanfran o Filipe Luis.
Sin  embargo, han llegado nuevos futbolistas que prometen muchas tardes de felicidad a la hinchada rojiblanca, con Joao Felix como máximo exponente, y jugadores de peso como Marcos Llorente, Mario Hermoso, Trippier, Lodi o Felipe para cubrir los huecos dejados por la vieja guardia.
A ellos, se unen un Morata asentado, un Diego Costa que parece resucitado, o unos Lemar y Vitolo de los que se espera esa resurrección. Sustentados, por supuesto, en los pilares que representan Oblak, Giménez, Koke o Saúl. Entre todos ellos, se espera un Atleti más ofensivo y con más gol que en temporadas precedentes. Aunque veremos si eso provoca perder parte de la solidez defensiva de la que Simeone ha presumido las últimas campañas (Oblak lleva siendo el Zamora cuatro temporadas consecutivamente).

HE FICHADO POR GOL TELEVISIÓN
Pero esta temporada se me presenta especialmente ilusionante también en lo personal. No es casualidad que haya escogido titular con ese spot de "Sin Gol no hay fútbol".
Tengo la inmensa alegría de poder anunciaros a aquellos que me seguís por este blog (que en los últimos meses tengo muy abandonado) que esta temporada he fichado por Gol televisión para seguir como reportero la actualidad del mundo del deporte, especialmente el futbolístico.

Tras algunos años apartado de la primera línea del periodismo deportivo (desde que saliera de Marca Tv y Telemadrid), después de pasar por el Ayuntamiento de Parla como jefe de prensa, o por COPE y Agencia EFE con informaciones más políticas, desde el 1 de agosto he vuelto al deporte con Gol. Y estoy inmensamente feliz, ya que el periodismo deportivo siempre ha sido mi auténtica vocación.

EL PERIODISMO DEPORTIVO, MI VOCACIÓN
En poco más de dos semanas ya he hecho coberturas al Atlético de Madrid en el Cerro del Espino, al Real Madrid en Valdebebas, al Getafe en el Coliseum, al Leganés en la Ciudad Deportiva de Butarque...
Estuve en el sorteo y la presentación de la nueva temporada de la Primera Iberdrola, la Liga de fútbol femenino; fui a recibir a los campeones de la selección de baloncesto Sub-18, tras ganar el Europeo de Grecia; estuve en una Asamblea de la LFP a vueltas con los partidos de los lunes; o en la Federación Española de Fútbol con la nueva temporada arbitral y el proyecto VAR.  
Como podéis ver, una agenda muy variada que espero que siga enriqueciéndose a lo largo de toda esta temporada. Hoy mismo, estaré en el Metropolitano siguiendo el Atlético de Madrid-Getafe.

Podréis verme principalmente en el programa de "El Golazo de Gol", presentado por Manolo Lama y Jesús Gallego de lunes a viernes de 14:00 a 16:00 horas, aunque también es habitual que pueda conectar con cualquier otro de los programas de la parrilla de Gol que, por si alguno todavía no lo sabe, desde hace tres años es un canal en abierto y gratuito para todos los telespectadores.

Así que os invito a acompañarme en esta apasionante aventura y a ayudarme a "golear" con toda la actualidad deportiva. Porque, ya lo saben, "Sin Gol, no hay fútbol".

sábado, 6 de abril de 2019

Cholo, sé valiente


En la vida, como en el deporte, las derrotas generan dudas. Es incuestionable que se hace más difícil seguir creyendo en nuestra forma de actuar, en nuestras ideas, o en un proyecto cuando se acumulan las derrotas. Del mismo modo que en la victoria, cuando se consiguen los objetivos y se paladean las mieles del triunfo, son pocos los que se atreven a cuestionar un modelo, pese a que éste pueda no ser el más ético, estético u ortodoxo.

Inevitablemente, los críticos del Cholo Simeone están proliferando en las últimas semanas. "Este equipo no juega nada"; "es un cagón"; "en los primeros años vale, pero con el presupuesto actual ya no se puede jugar como un pequeño", son algunos de los comentarios que se repiten en los mentideros colchoneros.

NUNCA HE CRITICADO AL CHOLO, PERO EN TURÍN...
Nunca he sido de criticar a Simeone. No lo hice ni tras las fatídicas Finales de Lisboa, ni de Milán, cuando muchos sí le atacaron bajo el convencimiento de que el planteamiento reservón del argentino nos llevó a la derrota, principalmente en aquella prórroga de San Siro.
Pero tras el partido de hace un mes en Turín no pude más: el planteamiento rácano, encerrados en el área, bombardeados a centros, y marchándonos del encuentro sin hacer ni un tiro a portería... ¡Sin sacar un mísero córner! Cuando con un único gol se mataba la eliminatoria obligando a la Juventus a marcar cuatro.

LOS ANTECEDENTES EN EL CAMP NOU SON PARA TEMER
Eso ya es pasado. El presente es el Camp Nou. Pero mirando los antecedentes de las visitas de Simeone a la Ciudad Condal, tengo temor a un panorama similar. Y no nos lo podemos permitir.
"Y otra vez no pudo ser" fue mi resignado titular el año pasado (2017-2018). El Atleti llegó al Camp Nou a falta de doce jornadas (cuatro más que en la actual) y cinco puntos por debajo (tres menos que hoy). Y, a tenor del planteamiento, el Cholo volvió a entender que un empate podría ser un buen resultado. Lo peor no fue que el empate no llegara, sino que escuchando a algunos parecíamos conformarnos con perder 1-0 por una genialidad de Messi (de falta esa vez).
Los rojiblancos volvieron a protagonizar una primera parte encerrados en su área concediendo al Barça porcentajes de posesión que rondaban el 70%. Y sólo por debajo en el marcador el equipo intentó ir algo más arriba en la segunda mitad.
POSESIONES DEL 30% Y ENCERRADOS JUNTO AL ÁREA
Algo parecido ocurrió un año antes (2016-2017). De nuevo, el equipo replegado atrás, basculando como un acordeón en los últimos 30 metros del campo, y con una posesión omnipresente del Barcelona. Así apareció Rakitic para poner el 1-0 cerca del descanso.
En el segundo acto Simeone dio dos pasos adelante, introdujo a Correa por Saúl y a Torres por Gameiro y como titulé aquel día "La valentía tuvo premio" y el propio Correa puso el 1-1 tras romper a Mascherano.
Ha sido la excepción en los últimos años. Dos temporadas antes (2014-2015) lo titulé como "Este año no" (veníamos de ganar la Liga el año antes en el propio Camp Nou). El Barça se adelantó a los doce minutos y, pese a ello, "los malos augurios iban creciendo por el Calderón cuando se comprobaba que Mandzukic y Griezmann defendían apenas unos metros por delante de la frontal del área..." (aquel partido tuve la suerte de verlo en la Sala Vip del Vicente Calderón, invitado por Mahou). Ver a nuestros delanteros más pegados a nuestra área que a la rival ha sido la tónica en territorio blaugrana en los últimos años. Aquella noche se perdió 3-1.

NO SE GANA ALLÍ DESDE TORRES... EN SU PRIMERA ETAPA
 La última vez que el Atlético de Madrid ganó en el Camp Nou jugaba Fernando Torres... en su primera etapa de rojiblanco (2004-05 y 2005-06, 0-2 y 1-3 con sendos dobletes del Niño).
Desde entonces, las únicas veces en las que el Atleti ha estado cerca de la victoria ha sido cuando ha salido valiente, con una presión alta y poniendo en aprietos al Barcelona en la salida del balón. Lo mismo que ocurrió en las victorias en Champions en el Manzanares.

Así que para esta noche, sinceramente, prefiero perder 4-2 con un equipo atrevido, que dé la cara, con líneas adelantadas y mordiendo al Barça en su campo, que volver a salir de Barcelona conformándonos con caer por la mínima y con el discurso victimista de que "no se puede competir contra este Messi".
Al fin y al cabo, la única opción de dar algo de picante a la recta final de esta Liga es ganar esta noche. Y no quiero acostarme una vez más pensando qué habría ocurrido si hubiéramos sido más valientes...
Esta noche, el empate vale menos que nunca. Cholo, por favor, vamos a por ellos.