domingo, 16 de agosto de 2020

¿De verdad el Atlético de Madrid aspira a ganar la Champions?

Mucho se había hablado en los últimos meses de que ésta podía ser "la Champions del Atleti". Lo atípico de la situación hacía que algunos vieran el escenario ideal para un equipo atípico, diferente, capaz de lo mejor y de lo peor en tantas ocasiones. También otros ponían en los "pros" del Atleti el hecho de que se jugase a partido único, aunque no sé en base a qué criterios. Las eliminaciones del Madrid y de la Juventus de Cristiano llevaron a que muchos (para los que la tierra es plana) colgaran al Atlético de Madrid el cartel de favorito. Nada más lejos de la realidad. El Bayern de Múnich (ya lo han visto), el Manchester City o el PSG estaban en el camino. Pero antes iba el Leipzig. El partido a partido olvidado por algunos. Y en esa primera parada, no se puede negar, los rojiblancos sí eran favoritos.

Los del Cholo se han ganado este año su octavo billete consecutivo para la Champions. Tienen ya una solera (podrían haber sido sus cuartas semifinales en siete temporadas) y enfrente estaba un debutante en la máxima competición continental.

NO SE PUEDEN MINIMIZAR LAS DERROTAS

Hablar de que estar entre los ocho mejores de Europa no es una tragedia o que tras la machada de Anfield ya se había hecho demasiado es rebajar el nivel de exigencia. Si de verdad este club quiere levantar algún día el cetro continental deberá comenzar a usar el lenguaje de Real Madrid y Barcelona. Si nos quedamos en el manido argumento de la diferencia de Presupuesto, masa social, historia o apoyo institucional, entonces que se deje de decir año tras año que el Atlético de Madrid aspira a ganar la Champions.

EL CLUB NO ASPIRA A GANAR LA LIGA… ¿PERO LA CHAMPIONS SÍ?

De hecho, ahí radica una contradicción que no entiendo: jamás escucho a nadie en el club decir que el equipo ambiciona ganar la Liga. Más al contrario, Simeone siempre que puede busca la comparación con Valencia y Sevilla antes que con Madrid y Barcelona. Con esos rivales, el Atleti siempre ha salido campeón con el Cholo.

Sin embargo, en la Champions sí son muchos los futbolistas que salen a la palestra cada temporada a proclamar abiertamente que conseguirla es el sueño de la plantilla y de la institución.

Este club tiene nivel para ganar una Champions. Lleva siete años instalado entre los ocho mejores del continente, con lo que su aspiración es legítima. De hecho, siempre he sostenido que es más fácil ganar la Champions que la Liga española, por más que el Atlético haya logrado lo segundo y no lo primero.   

CAER CON EL LEIPZIG ES UN FRACASO

Por todo ello, si estamos de acuerdo con que el Atlético de Madrid tiene la etiqueta de aspirante a la Champions, aunque no lo esté entre los principales, sí podremos decir que si cae eliminado ante un equipo sin esa catalogación (el caso del Leipzig) se puede hablar de fracaso. Como ya he dicho en las primeras líneas, el Atlético de Madrid no era favorito para salir campeón. Pero sí al menos para haberse metido en semifinales. Y no eran pocos los que soñaban vívidamente con la final. Por eso, insisto, creo que el haber caído en el primer envite de la aventura de Lisboa es un fracaso.

ES MÁS BONITO HABLAR DE “VOLVER A LEVANTARSE”  

Sé que para una parte importante de la afición atlética es más reconfortante, y se sienten más identificados, con el mensaje del capitán Koke del "toca levantarnos, como siempre hacemos". Es más bonito escuchar vídeos antiguos de Fernando Torres diciendo que "eso es el Atleti, el que no se rinde, el que insiste, el que vuelve a insistir, el que si se cae una vez pues se levanta, y se vuelve a caer y se vuelve a levantar... Y no fracasa el que se cae, sino el que cuando se cae no se levanta".

Pero realmente bonito sería llegar de pie al final del camino. Al menos una vez...

LISBOA FUE “OTRO TURÍN”

El Atleti salió vivo de Anfield tras una resistencia heroica y una prórroga homérica. Mucho se insistió antes de aquella visita a Liverpool en que no fuera "otro Turín", donde un año atrás el equipo salió encerrado para intentar defender el 2-0 de la Ida y terminó cayendo 3-0 sin pasar de medio campo. Pues bien, salvando las distancias, Lisboa fue otro Turín. La diferencia principal es que esta vez no había ventaja alguna que mantener ni valía el empate. Sin embargo, los del Cholo salieron a especular en el primer acto, como tantos y tantos otros partidos a domicilio. El porcentaje de posesión, 63%-37% para los alemanes, hablaba bien a las claras de ello. 

EL ATLETI FUE INFERIOR HASTA EN LA INTENSIDAD

Pero es que los colchoneros ni siquiera fueron fieles a algunas de sus principales (al menos en el pasado reciente) señas de identidad. En la estadística también goleaba el Leipzig en faltas cometidas (11 a 3 en la primera media hora), en una muestra de que la intensidad estaba siendo mucho mayor en los bávaros.

No hubo tiempo para ver si algo había cambiado tras el descanso, porque a los cinco minutos marcó el Leipzig: Dani Olmo, tras una gran jugada de toque de los alemanes mal defendida (en inferioridad en un ataque estático) por los rojiblancos (1-0).

LA PLANIFICACIÓN DEPORTIVA HA FALLADO

Entonces salió Joao Felix por un ausente Héctor Herrera y eso fue EL cambio, con mayúsculas. Antes de llegar a este punto, quiero incidir en que algo ha fallado en la planificación de la plantilla de este año cuando te juegas el partido decisivo con Herrera de titular (aunque por la baja de Thomas), que no había jugado ni un tercio de los minutos de esta temporada; y, sobre todo, con Carrasco, un tipo repescado de China en el último minuto del mercado de invierno, y Llorente, un mediocentro gris reconvertido, como principales armas en ataque.

El portugués, apuesta protagonista de esa planificación deportiva (126 millones de fichaje), cambió el ritmo del partido con sus fintas, sus quiebros, sus caños y sus paredes. La que hizo con Diego Costa (única intervención reseñable de un hombre que, aunque duela, es ya más un ex futbolista) terminó en el penalti que supuso el empate (1-1).

¿POR QUÉ SIMEONE NO APROVECHÓ LAS CINCO SUSTITUCIONES?

En esos momentos parecía que el Atleti le daría la vuelta al choque. Pero nada más cambió. Simeone, que en su momento bendijo la nueva norma de las cinco sustituciones, sólo introdujo en el campo a Morata por el mencionado Costa (minuto 72). Una decisión que aún me asombra, ya que el Cholo había utilizado con brío esa nueva posibilidad. En nueve de las once jornadas tras el parón, antes del minuto 72 ya había realizado siempre tres o cuatro cambios.

En varios partidos presenciamos cómo en el minuto 60 ó 65 realizó cambios dobles o incluso triples. Pero en esta ocasión, se limitó a dar entrada a Joao (58') y a Morata (72'). ¿Le estaba gustando al Cholo su equipo? Lo dudo. ¿A qué esperaba entonces para realizar los cambios? ¿A la prórroga? 

Por desgracia, esa prórroga nunca llegó y el Leipzig encontró el premio que buscó con más ahínco durante todo el choque aliado en la fortuna de un rebote. Nadie habló de suerte en sus discursos, sabedores de que los alemanes se hicieron más merecedores de ese premio.

HAY QUE CAMBIAR EL DISCURSO

Echo de menos esa misma claridad y franqueza en las declaraciones a la hora de determinar a qué aspira realmente este equipo cada campaña. Así, algunos se ahorrarían disgustos. U otros deberían asumir responsabilidades mayores. Las comparaciones con Valencia y Sevilla, creo que hace años que se quedaron pequeñas.  

viernes, 24 de julio de 2020

Diego Godín alcanza su gol 50 como profesional

No encontrarán esta noticia en ningún otro medio, ni siquiera en Uruguay. Ni la propia Wikipedia, fuente de "sabiduría" del siglo XXI, tiene bien computados los goles de Godín en la Primera uruguaya. Para contabilizarlos todos recurrí en su día, cuando escribí el libro "Diego Godín: Coraje, corazón y cabeza", a archivos de la AUF (Asociación Uruguaya de Fútbol).
Muy lejos queda ya su primer gol como profesional, un 10 de abril de 2005 con 19 años recién cumplidos, en la Primera División uruguaya. Fue en el Torneo Apertura de ese año, en el Parque Artigas, un 2-2 en un Paysandú-Atlético Cerro. Curiosamente fue con el pie, con la derecha, tras un córner eso sí, y no con la cabeza, el arma principal con la que marcaría la mayor parte de los goles de su carrera (36 de sus 50 goles han sido con la testa).
EL ATLÉTICO CERRO LE RESCATÓ PARA EL FÚTBOL
El Atlético Cerro fue el equipo que, todavía con 17 años, le hizo debutar en Primera y le rescató para el fútbol, ya que sólo un año antes Defensor Sporting le había comunicado, por teléfono, "que no servía" y que debía abandonar su cantera.   
Fue un enorme varapalo que hizo a Diego que se le viniera "el mundo abajo". Pero Cerro, un club modesto de Montevideo, le dio otra oportunidad y allí todo fue muy rápido: el debut en Primera, los primeros goles importantes, y convertirse en el capitán más joven en la historia del club.

MARCÓ OCHO GOLES EN UN AÑO, MUCHOS DECISIVOS
Hasta ocho goles marcó con el Atlético Cerro en menos de un año. Rafa Cotelo, comunicador y comediante uruguayo e hincha de Cerro, recuerda bien algunos de esos tantos decisivos: "La mayoría de goles de Diego fueron de cabeza, como ahora. Y recuerdo especialmente uno que hizo contra Rampla, el clásico rival de Cerro, lo que aumentó el amor de la hinchada por Diego; y otros dos en la promoción de descenso contra Plaza (uno en la ida -2-2- y el otro en la vuelta -1-0-). Nos lo estábamos jugando todo y gracias a esos goles de Diego nos mantuvimos en Primera".
LE LLAMÓ LA SELECCIÓN "MAYOR"
El nombre de Godín comenzó a resonar con tal fuerza en el país charrúa que a finales de 2005 le llamó la selección "mayor", con la que debutó el 26 de octubre de 2005. Sólo unos meses después, ya estaba cantando goles con la celeste. Por partida triple. Serbia, Egipto (con un gol en Alejandría con el que el periodista Rodrigo Romano le bautizó como el "Faraón" de Uruguay) y Venezuela fueron sus primeras víctimas en un lapso de apenas cinco meses.

Y LE FICHÓ NACIONAL... Y EL VILLARREAL
Su rendimiento fue tan sobresaliente que en agosto de 2006 le fichó uno de los grandes de Uruguay: Nacional. Allí sólo marcó un par de tantos, pero ambos en la Copa Libertadores (la Champions sudamericana) ante Vélez Sarsfield y Necaxa, ambos como local en el Gran Parque Central.
Sólo duraría un año en Nacional. Con apenas 21 años el Villarreal se lo llevó para Europa, con el consiguiente "cagazo" que supuso para el imberbe Diego saltar el charco. 

OSASUNA Y EL SADAR, SU VÍCTIMA FAVORITA
Con Pellegrini en el banquillo le costó entrar en el equipo, pero en su primer partido como titular (jornada 7) marcó su primer gol de amarillo con un cabezazo en plancha. Fue en El Sadar contra Osasuna, que se terminaría convirtiendo en su rival favorito (le marcó tres goles, los mismos que a Plaza en Uruguay).
Cuatro goles anotaría Godín en su etapa en Villarreal, el penúltimo de ellos con la derecha... de tacón... a pase de Ibagaza en un córner... y contra el Atlético de Madrid...
EN EL ATLETI ENCONTRÓ SU "LUGAR EN EL MUNDO"
Menos de cuatro meses después, en agosto de 2010, el uruguayo era presentado con el conjunto colchonero, donde encontró su "lugar en el mundo". Nueve temporadas, ocho títulos, 389 partidos (10º jugador con más encuentros en la historia del Atlético de Madrid) y 27 goles...

A UN GOL DE SER EL DEFENSA MÁS GOLEADOR DEL ATLETI
El uruguayo se quedó a sólo un gol de igualar a Juan Carlos Arteche (otro mito rojiblanco) como el defensa más goleador en la historia colchonera. 28 tantos (18 en Liga) marcó el zaguero cántabro en 421 partidos; en 27 (17 en Liga) se quedó Godín; superando a Miguel Ángel Ruiz, que completa el podio con 25 goles (también 17 en Liga) en 356 encuentros.   
"Habría sido un honor igualar a Arteche. Me hablaron mucho de él. Pedro Pablo (el delegado del club) me contó muchas historias suyas y es un orgullo que me hayan comparado con alguien tan querido en el club", me contaba en una ocasión Diego.

SU PRIMER GOL DE ROJIBLANCO, CONTRA EL ROSENBORG
Godín se estrenó pronto como goleador con la rojiblanca. El 21 de octubre de 2010, de cabeza por supuesto, ponía el 1-0 en un encuentro de Europa League frente al Rosenborg. Sólo unos días después, también con la testa, anotó su segundo tanto, en Copa del Rey frente al Universidad de Las Palmas.

PARA MARCAR CON EL PIE ES "AMBIDIESTRO"
Bastante más le costaría estrenarse en Liga. No fue hasta el 30 de enero de 2012, contra su rival favorito, Osasuna en El Sadar, y ya con Simeone como entrenador. Era el cuarto partido en el banquillo del Cholo, y Godín, tras año y medio como colchonero, marcaba su primer gol en Liga con el Atleti. Lo hizo con la zurda, empalando un rechace del portero a tiro de Falcao tras un córner. Y es que para marcar, Godín no hace distinciones entre la izquierda y la derecha: ocho goles ha firmado con la diestra y seis con la zurda. "Eso es porque soy ambidiestro", bromeaba Diego.
La diferencia la estableció en sus últimos meses de rojiblanco: marcó el 1-0 ante la Real con un remate abajo con la diestra; y el entonces muy celebrado 2-0 ante la Juventus, al conectar una volea también con la derecha aprovechando un rechace. Su salto para celebrarlo con una afición enloquecida fue una de las más bellas fotos que dejó Godín de colchonero.

ESA PICADITA AL VALLADOLID, SU GOL "MÁS LINDO"
También con la derecha firmó uno de los goles "más lindos de su carrera" (en sus propias palabras), picándosela por encima en su salida al portero del Valladolid, tras una pared con Koke, en una jugada en la que salió con la bola jugada desde su propio campo. En el Vicente Calderón.

KOKE, SU MÁXIMO ASISTENTE
Precisamente Koke es su máximo asistente, con seis pases de gol (Le sigue Gabi con cinco asistencias). "Kokiño, el futuro del Atleti" le repetía Godín cuando comenzó a hacerse un hueco en el primer equipo. "Diego llegó al Atleti cuando yo apenas llevaba cuatro partidos. Es una de las mejores personas que tenemos en el vestuario. Es un chico entrañable, siempre está haciendo bromas y haciéndonos reír. Nos apoyamos mucho mutuamente durante ese primer año”, me descubría Koke en el libro.
15 GOLES CONSECUTIVOS CON LA CABEZA... Y EL DEL CAMP NOU
Tras ese gol contra el Valladolid, Godín marcó de forma consecutiva la friolera de 15 goles con la cabeza. Quince (entre 2012 y 2015). Ocho de ellos los firmó en su mejor temporada goleadora con el Atleti, la 2013-14, la de la Liga. Le marcó al Oporto, al Valencia, al Levante, al Getafe, al Real Madrid en la final de Champions (también a Italia para dar a Uruguay el pase a octavos en el Mundial)... y el gol más importante de su carrera, al Barcelona en el Camp Nou. 
Un gol que valió una Liga, y con el que Diego había soñado dos noches antes: "Vi que marcaba en Barcelona y que ganábamos la Liga. Pero no les conté nada a mis padres, ni a nadie, porque eso son cábalas que tiene uno, un sueño, y se supone que no debe contarlas".
Seis años después, así recuerda el Guacho ese sueño cumplido: "El 17 de mayo es como otro cumpleaños para mí. Son los recuerdos más bonitos que pueda tener. No sólo por lo que ganamos, que fue muy importante, es por cómo lo ganamos, a  quiénes, y en qué época... Eso con el tiempo lo hace aún más grande".
Y CANTÓ EL GOL 50 EN MILÁN
El club no hizo un esfuerzo por su renovación y Godín se fue del Atleti a un gol de Arteche y a uno de su gol 50 como profesional. En Italia no ha tenido un año fácil. Nuevo equipo, nuevo país, nuevo esquema y un entrenador, Conte, con el que no es sencillo entenderse. Eso le ha llevado a ser suplente varios partidos esta temporada. Pero la semana pasada por fin pudo estrenarse como goleador con el Inter de Milan. Anotó el 2-1 contra el Torino a pase de Alexis Sánchez, tras una jugada ensayada en un córner, con un remate de cabeza, como no podía ser de otro modo.

SU ALMA DE DELANTERO SIGUE VIVA
Godín será siempre un defensa con alma de delantero. Todavía lleva dentro al goleador que era en las divisiones inferiores de su equipo natal, Estudiantes de Rosario, cuando cada año peleaba el Pichichi de la categoría. Ese diablillo que le susurra al oído cada partido "sube, sube". Un diablillo que el Cholo le obligó a desoír "porque no puedes hacerlo todo", pero que sí puede campar a sus anchas en las jugadas a balón parado, ésas que Diego vive como "su momento".
50 goles, sin haber tirado jamás ni una falta ni un penalti. No está mal para un defensa, ¿no? "Pocos, he hecho pocos. Tengo que hacer mas", me aseguraba Diego en su día.
¡Porque puedas disfrutar de muchos momentos más, Guacho! 

TODOS LOS GOLES DE GODÍN TEMPORADA A TEMPORADA
TEMP/EQUIPO/PART/GOLES (SEL)CABEZADCHAIZDA
2003AT. CERRO10000
2004AT. CERRO110000
2005AT. CERRO368521
2006AT. CERRO130 (+1)00 (+1)0
TOTAL>AT. CERRO618 (+1)52 (+1)1
2006-07NACIONAL502 (+2)0 (+1)11 (+1)
2007-08VILLARREAL341100
2008-09VILLARREAL380000
2009-10VILLARREAL443111
TOTAL>VILLARREAL1164211
2010-11AT. MADRID302200
2011-12AT. MADRID413201
2012-13AT. MADRID421010
2013-14AT. MADRID518 (+1)8 (+1)00
2014-15AT. MADRID484400
2015-16AT. MADRID461 (+4)1 (+3)00 (+1)
2016-17AT. MADRID473300
2017-18AT. MADRID451100
2018-19AT. MADRID394220
TOTAL>AT. MADRID38927 (+5)23 (+4)31 (+1)
2019-20INTER301100
****TOTAL646 (+135)50 (8)36 (5)8 (1)6 (2)