jueves, 16 de agosto de 2018

Tercera Supercopa de Europa para el Atleti, en el bar y sin VAR

SUPERCOPA DE EUROPA
REAL MADRID 2-4 ATLÉTICO
Goles: Diego Costa (2); Saúl, Koke
El día antes del partido comentaba con mi padre y unos amigos suyos que no habría VAR en la Supercopa de Europa. "¿No? ¿Seguro?", me cuestionaban sorprendidos. "Ni en la Champions tampoco", les contesté.
Después de haberse utilizado este año en el Mundial de Rusia, considero que con mucho éxito, llega a la Liga española. Ya antes, se ha venido usando en la Bundesliga alemana, el Calcio italiano o la Liga portuguesa. Pero la UEFA no lo quiere... Vaya usted a saber por qué.

BUSCANDO EL BAR QUE PONGA EL PARTIDO
Sin VAR, me fui a un bar a ver el gran partido. De vacaciones en un pueblecito de Cuenca, no tengo Movistar en casa. Uno llega con tiempo de sobra para evitar sorpresas y pasa unos primeros minutos de nervios hasta comprobar que, efectivamente, el camarero consigue sintonizar el partido, tras unos segundos interminables en los que la tele aparece en negro con un único mensaje "Encriptado"...
Pero se hace la luz, aparece en la pantalla el 'majestuoso' estadio Lillekula de Tallín, con menos de 13.000 espectadores de capacidad (otro capricho de la UEFA jugar este trofeo en Estonia...), y unos tipos haciendo bailes regionales.

ALEGRA VER A CHAVALES CON LA CAMISETA Y LA BUFANDA DEL ATLETI
En el bar, uno se alegra con la llegada de varios chavales adolescentes, uno con la camiseta del Atleti y otro con la bufanda. Por lo menos, ya tenía la garantía de que no estaría solo ante una marabunta madridista.
Y no tardo ni un minuto en comprobarlo. Sólo iban 50 segundos cuando Diego Costa, ante Ramos, prolonga de cabeza un pase largo de Godín, el defensa sevillano se confía pensando que llega Varane, pero el hispano-brasileño se anticipa con un nuevo autopase de cabeza y fusila a Navas con un zapatazo alto por su palo (0-1). Como medio bar salta de júbilo. "¡El Madrid todavía no se ha enterado de que ya ha empezado el partido!", repite varias veces entusiasmado el chico de la camiseta rojiblanca.

EL MADRID ENTRÓ TARDE AL PARTIDO... Y LUEGO BALE DIO GUERRA
Y tardó en enterarse. El primer cuarto de hora es de dominio colchonero, manejado por un Rodri (Don Rodrigo) imperial, que no pierde una bola. Su criterio a la hora de distribuir el balón es extraordinario. El Atleti va a ganar muchísimo en la parcela ancha con este chico.
Pero el Madrid despierta. Avisa con un centro de Marcelo, Asensio se saca un bonito taconazo y Oblak responde con una gran mano. "¡Qué paradón!", comentan unos y otros. El Atleti empieza a sufrir, pierde el dominio inicial, y los blancos empatan. Bale, que dio mucha guerra a Lucas en el primer acto, protagoniza una gran cabalgada, desborda a Lucas y pone un centro maravilloso al segundo palo, que Benzema cabecea cruzado a la red ganando la partida a Savic (1-1).

LOS TÍPICOS COMENTARIOS MADRIDISTAS: "ESTE TITULILLO PARA EL ATLETI"
Un tipo calvo, que apenas cinco minutos antes estaba comentando "este titulillo para el Atleti, a mí me la suda", ahora se abraza y choca las manos con el otro medio bar que se quedó mudo tras el gol de Costa.
Sólo un minuto después, Asensio se cuela sin oposición aprovechando un pasillo por la izquierda, Savic sólo recula, y el extremo mallorquín saca un derechazo que lame el palo... Y poco más tarde, en dos pases el Madrid se planta solo en el área: balón largo de Benzema a Bale, éste deja solo a Asensio, pero no controla bien y aparece Rodri, rapidísimo y salvador en la cobertura, para conjurar el peligro.
Los rojiblancos estaban sufriendo, y sólo una contra entre Griezmann y Costa que corta Asensio agarrando al hispano-brasileño da un pequeño respiro. Así que recibo el final de la primera parte como un descanso más que necesario.

"¿PERO GRIEZMANN ESTÁ JUGANDO?"
Tras un primer acto muy intenso, no ocurre nada en los primeros 15 minutos de la reanudación. Lo único reseñable, los cambios de Modric por Asensio y de Correa por Griezmann. "¿Pero Griezmann está jugando?", me preguntó sorprendida mi pareja cuando yo comentaba que el francés estaba desaparecido.
No pensaba que el galo fuera a ser titular y viendo su rendimiento, me reafirmé. Para 56 minutos así, mejor la última media hora.

EL "TITULILLO" EMPIEZA A TENER GRACIA
Entonces llegó el penalti. Juanfran (bastante sobrepasado en el primer tiempo) mide mal su salto para despejar un córner muy pasado, la pelota le pega en la mano y luego en la cabeza. No había VAR, pero el árbitro anduvo fino y señala la pena máxima. Oblak, que había parado siete de los doce penaltis que le habían lanzado (sin contar tandas), sigue sin suerte ante el Real Madrid. Ramos le superó con sangre fría tirando al lado contrario que eligió el esloveno (2-1). Los saltos y los golpes de pecho de "la otra mitad" del bar por un momento me hicieron pensar que ahora "el titulillo" les hacía algo más de gracia.
Mientras, Costa y Ramos siguen en su guerra particular. Cabezazos, codazos, el hispano-brasileño pisa al de Camas en un choque entre ambos. Se matan, pero sanamente. Lo que ha unido la selección española, que no lo separe el derbi.

EL TIEMPO SE AGOTA, LOS NERVIOS CRECEN... PERO ESTABA LA BESTIA
Los minutos iban corriendo y los nervios se apoderaban de mí. Ya no podía estarme quieto. La Supercopa se nos iba. Saúl salvaba de cabeza un remate de Varane y en el Atleti sólo Correa parecía aportar algo de chispa. Rodri, que al menos garantizaba el balón, daba paso a Vitolo. Y yo empezaba a verlo negro.
Pero estaba Diego Costa. La bestia seguía en el pasto y de ahí al final se desató. En el 78 controla con el pecho en el área e intenta ponerla de chilena, Carvajal despeja a la banda y allí Marcelo, en una jugada a la altura del córner "salvado" por Buyo en Tenerife hace 25 años (los que peinan canas sabrán de qué hablo), la mete de nuevo en el campo, Juanfran le roba la cartera, saca un pase raso al área, Correa se cuela entre Modric y Ramos en una baldosa y pone el pase de la muerte para que Diego Costa lo emboque a la red (2-2). Costa se señala su número y Juanfran no lo hace, pero me alegro infinito por esa jugada. Por aquel penalti (que nunca olvidará) y por aquellos comentarios del propio Marcelo ("le pesaban los huevos"...).

OTRA VEZ INTENTARON LA DEL 93...
No hubo sobresaltos hasta el final. Godín (muy serio toda la noche) despejó varios centros blancos y el Madrid intentó otra vez la épica... Pero Marcelo, de delantero centro, no enganchó un intento de chilena ante un bar enfervorecido... Era el minuto 93... Hay que ver cómo les gusta la sangre...
Thomas entró en el 89 por un notable Lemar y sería decisivo en la prórroga, junto al también recambio Vitolo.

LA CANTERA AL PODER: EL ARQUERO DE SAÚL Y EL PASE A LA RED DE KOKE
El Madrid encadenó varios córners consecutivos que la zaga rojiblanca solventó bien, y entonces llegó la explosión. Cinco minutos mágicos de los colchoneros le llevaron al título.
Costa gana en el cuerpo a cuerpo a Varane, se cuela en el área, la pierde, pero sigue luchando. Thomas le ayuda en la presión y roba a Varane en la frontal, Costa se la devuelve, centro atrás y golazo de Saúl con una volea con la zurda sencillamente magistral (2-3). El canterano hace el arquero, en homenaje al ídolo del que tanto ha sentido su marcha, Torres. Era el minuto 98, y en el 103, Diego Costa vuelve a ganar una carrera, esta vez a Carvajal, le deja tirado, encara a Varane, la pone atrás para Vitolo, éste de primeras a Koke y pase a la red del madrileño. ¡2-4! ¡La cantera al poder!
Entonces, el chico con la camiseta del Atleti cruza su mirada con la mía y levanta el pulgar hacia arriba con una cara de enorme felicidad.

Y GODÍN, QUE LO ESTÁ PASANDO MAL, LEVANTÓ LA SUPERCOPA
El Atleti había tumbado al Madrid. No es una Champions, pero era en Europa. En la última década, el campeón de la Champions siempre ha ganado después la Supercopa de Europa. ¿Siempre? No. Sólo hubo tres excepciones. 2010, 2012 y ahora 2018. Atleti, Atleti y Atleti.
Diego Godín, que lleva pasando unas semanas complicadas con su renovación (el club no le está tratando como merece), levanta la Supercopa (ya lo vaticiné en "Esto es Atleti") como orgulloso capitán y por fin puede esbozar una sonrisa de oreja a oreja. Esperemos que sea el primero de muchos. Esperemos que pronto pueda levantar otra... pero esta vez como campeón de la Champions. Es lo único que queda. Y la ambición es máxima. Road to Metropolitano. La primera parada ha comenzado fuerte.

miércoles, 8 de agosto de 2018

Sin noticias de la renovación de Diego Godín

Hace algo menos de un mes los atléticos nos sobresaltábamos con noticias venidas desde Italia que informaban sobre el interés de la Juventus de Turín por contratar a Diego Godín. Algunos, incluso, iban más allá y hablaban de un principio de acuerdo con el defensa uruguayo.
Posteriormente, también desde Italia, el portal sport.it de La Stampa apuntaba a que la renovación de Godín con el Atlético de Madrid estaba cerca y que se "esfumaba" el sueño juventino por el central charrúa.

LAS NEGOCIACIONES, EN PUNTO MUERTO
Sin embargo, la realidad es que las negociaciones entre el Atlético de Madrid y Diego Godín para renovar están en punto muerto. De hecho, en este momento no existen.
Al finalizar la temporada desde el club comunicaron al uruguayo que tras el Mundial y a su regreso de las vacaciones retomarían los contactos para prorrogar el contrato, que expira el próximo 30 de junio de 2019.
Pero Godín se incorporó a los entrenamientos en el Cerro del Espino hace ya diez días (el lunes 30 de julio volvió al trabajo) y no hay noticias del club.

GIMÉNEZ FUE RENOVADO UN DÍA ANTES DEL MUNDIAL
Por el contrario, su compañero y compatriota José María Giménez, que acababa contrato en 2020, fue renovado hasta 2023 a sólo un día del comienzo del Mundial.
Giménez tiene 23 años y Godín 32, pero no hace falta repasar lo que el Faraón ha dado al Atlético de Madrid en las ocho temporadas que lleva en la disciplina colchonera lo que, entre otras cosas, le ha hecho ganarse ser este año el primer capitán del equipo.

EL 1 DE ENERO GODÍN SERÍA LIBRE PARA SALIR A COSTE CERO
A partir del 1 de enero Godín sería libre de negociar con cualquier club del mundo y podría marcharse a coste cero, pero no parece la mejor salida para un hombre que ha inscrito con letras de oro su nombre en la historia del club (extranjero con más partidos y ya el 15º futbolista con más encuentros en todo el club).
Hace tres años, el Cholo Simeone dijo que para él los únicos intransferibles en el equipo eran Koke y Godín. Entonces ya estaban en el club Oblak y Griezmann, del que el Cholo dijo hace unos meses que si fuera hincha "haría todo lo posible paraque no se marchase". ¿Hará también todo lo posible para que no salga Godín?

EL CLUB LE OFRECE UNA RENOVACIÓN AÑO A AÑO
Por ahora, el mayor escollo parece que el club quiere seguir aplicando la política de renovar año a año a los mayores de 32 años, algo que ya hizo con Torres o con Gabi. Sin embargo, el Niño nunca fue titular fijo desde su vuelta y Gabi tiene tres años más que Godín. Y el uruguayo, lógicamente, querría más de una temporada de contrato.

¿Ofreceríais vosotros más de una temporada de renovación a Godín? Teniendo en cuenta que el club parece no mover ficha ¿la renovación del uruguayo sería una de vuestras prioridades?
He escrito también sobre ello y otros temas relacionados en "Esto es Atleti" donde me he preguntado si "¿No merecería el capitán Godín estar renovado antes de levantar la Supercopa de Europa?".

Queda una semana escasa para que la temporada oficial comience, con la Supercopa de Europa, y seguimos sin noticias. Les mantendremos informados...

domingo, 17 de junio de 2018

Otro título para el Atleti

No lo pueden entender. Está clarísimo. Aquellos aficionados que, aunque Griezmann se haya quedado, critican e intentan mofarse argumentando que se ha reído de nosotros, de la afición colchonera, no lo pueden entender.
CADA MAÑANA DE JULIO CON FERNANDO TORRES
Ellos no saben lo que es abrir el periódico cada mañana de julio, en la piscina, con la angustia de leer en qué equipo habrán colocado hoy a Fernando Torres (el Inter, el Manchester, el Chelsea, el Milan...), hasta que un verano de 2007 él mismo te confirma que se marcha al Liverpool, y te intentan convencer de que el club necesita el dinero, de que no hay un proyecto acorde a su proyección o de que, la única realidad irrefutable, el Niño se tiene que ir porque aquí no había pasado de jugar la Intertoto...

AGÜERO TE CUENTA QUE SE VA EN UN TUIT
Ellos no saben lo que es que te cuenten que Agüero se ha comprado un nuevo chalet de cinco millones de euros en La Finca porque quiere fichar por el Real Madrid; no saben lo que es que tu estrella en el último lustro, que ha marcado más de cien goles con la rojiblanca, publique un tuit el día después de terminar la Liga (y acabar séptimo) en el que sentencia: “Le expresé al Atleti mi decisión de salir. Le pedí que reciban, sin condicionamientos, las ofertas que lleguen de otros clubes”.

Y SUS RENOVACIONES, BAJANDO LA CLÁUSULA
Ellos no saben lo que es que con ambos futbolistas, las dos estrellas más carismáticas que ha tenido este club en lo que va de siglo, se hiciera una rueda de prensa por su renovación, que más bien parecía la antesala de su venta: en septiembre de 2006 se renueva a Fernando Torres y su cláusula baja de 90 a 40 millones de euros... en junio de 2007 Fernando Torres es traspasado; en enero de 2011 se renueva al Kun Agüero y su cláusula baja de 60 a 45 millones de euros... en junio de 2011 es traspasado.
Crónica de una venta anunciada. Y así titule precisamente el día de la renovación del Kun: "El acto de presentación de la venta del Kun Agüero".

Y DE GEA... Y FALCAO Y EL FONDO DE INVERSIÓN
Ellos no saben lo que es que tu portero salido de la cantera, De Gea, deje el club con sólo 20 años, y tras apenas dos en el primer equipo, porque en el Manchester United cobrará muchos millones más de los que tú puedes pagarle.
Ellos no saben lo que es que un hombre que ha marcado 70 goles en dos temporadas (¡¿Ellos qué van a saber?! Si Messi o Cristiano han llegado a marcar 70 ó 60 goles en un solo año...), que ha demostrado un compromiso admirable, que te ha dado tres títulos (UEFA Europa League, Supercopa de Europa y Copa del Rey), Radamel Falcao, se tenga que marchar entre lágrimas tras ganar una Final en el Santiago Bernabéu al Real Madrid porque un fondo de inversión es el dueño de sus derechos. Porque en un recién ascendido de la Liga francesa va a cobrar diez millones de euros más por temporada que en el Atleti, aunque aquí juegue la Champions...
Ellos no saben lo que es ver partir a Diego Costa, a Filipe Luis, a Courtois... cuando acabas de ganar una Liga y ser subcampeón de Champions, porque no puedes hacer nada por retenerles...

EN LA PRESENTACIÓN DE GRIEZMANN PENSÉ: ¿CUÁNTO NOS DURARÁ?
Echando la vista atrás, he encontrado también lo que publiqué el día de la presentación del fichaje de Antoine Griezmann en el Vicente Calderón. Y es que ellos no saben lo que se siente cuando en esos momentos, que deberían ser de felicidad por la llegada de un gran jugador, el pensamiento que se te pase por la cabeza sea: “¿Cuánto nos durará?”.

LUEGO SON "TRAIDORES" Y "RATAS"...
A los citados anteriormente (Torres, Agüero, Falcao, Diego Costa... después Arda Turan), en mayor o menor medida y en función de cómo se produjera su marcha, hubo quienes les tildaron de traidores o ratas...
Pero precisamente el día de la presentación de Griezmann hice un poco de trabajo de campo y me metí en un foro txuri urdin, www.mirealsociedad.com, donde pude ver varias fotos del atacante francés bajo el lema “las ratas siempre abandonan el barco”, en las que le llamaban traidor, recordaban que “poderoso caballero es don dinero” o incluso le dedicaban la canción “Que te den”, de Amparanoia.
Y es que ya lo decía el poeta Ramón de Campoamor: "Todo es según el color del cristal con que se mira".

NO ES LA CONTINUIDAD DE GRIEZMANN... ES MUCHO MÁS QUE ESO
El día que ganamos la Liga, en la celebración en Neptuno, el Cholo Simeone dijo dirigiéndose a su hinchada: "No es solamente una Liga, muchachos; no es solamente una Liga, mujeres. Es algo mucho más importante lo que estos chicos les transmiten a ustedes: que si se cree y se trabaja, se puede".
La renovación de Griezmann no es solamente la continuidad del delantero francés, de la estrella del equipo los últimos años, del futbolista que ha marcado 112 goles con la rojiblanca (ya es el 8º máximo goleador en la historia del club), del hombre que llevó en volandas al equipo a lograr su tercera UEFA Europa League. Es algo mucho más importante que eso.
La continuidad de Griezmann trasciende, con mucho, a Griezmann. La decisión de Griezmann va más allá de documentales, del show, de la puesta en escena, de dudoso gusto para un jugador de fútbol y no una estrella de cine, y cuya incertidumbre, que viene ya de hace más de un año, ha tenido en vilo e incluso sufriendo a muchos aficionados.


EL SALTO: "EL ATLÉTICO DE MADRID NO ES UN CLUB VENDEDOR"
La continuidad de Griezmann supone un salto enorme como club; el, por primera vez en más de una década, demostrar con hechos que "el Atlético de Madrid no es un club vendedor"; el que el "los jugadores juegan donde quieren", de Enrique Cerezo, se convierta por primera vez en que los jugadores quieren jugar en el Atleti... y el Atleti quiere que jueguen aquí; el que por primera vez tu estrella elige quedarse y rechazando ni más ni menos que a un trasatlántico como el FC Barcelona. Un paso, de gigante, para estar más cerca de competir realmente de tú a tú con Real Madrid y Barça.

CON AGÜERO O TORRES, LO SENTÍ COMO UN DESCENSO
El día de la marcha del Kun Agüero, que se sumaba a la dolorosa salida de Torres cuatro años antes, estuve muy, muy cerca de quitarme como abonado del Atlético de Madrid. Lo escribí entonces, sus ventas eran "la constatación de un secreto a voces del que sólo los atléticos no queremos darnos cuenta: Ya no somos un grande. Una noticia casi tan dolorosa como un descenso". El reconocernos como un club mediocre, incapaz de crecer al ritmo de sus grandes estrellas.
Por todo ello, puedo decir sin miedo a equivocarme que la continuidad de Antoine Griezmann supone otro título para el Atlético de Madrid. A la altura de la UEFA Europa League y necesario, muy necesario, como antesala del que está por llegar.
Aunque todo esto de lo que les hablo, muchos, no lo pueden entender. Por suerte, sé que tú sí.  

sábado, 5 de mayo de 2018

Cuando lo extraordinario se convierte en ordinario

SEMIFINAL- VUELTA
ATLÉTICO 1-0 ARSENAL
Goles: Diego Costa.
Hace justo ocho años, en la semana del lunes 3 de mayo al viernes 7 de mayo de 2010, pasé unos días de enormes nervios e ilusión, mezclados con angustia, incertidumbre y resignación.
El Atleti, por primera vez en 24 años, había llegado a una Final en Europa. La última, curiosamente, se había disputado en Lyon, en una Recopa perdida por los rojiblancos ante un potente Dinamo de Kiev.
A esto se le añadía una sequía de catorce años sin ganar títulos (desde el Doblete de 1996), por lo que la ocasión de viajar a Hamburgo para intentar ver in situ cómo el Atleti volvía a tocar metal se presentaba irrenunciable.
Pero las circunstancias no parecían las más propicias para mí. En primer lugar, por número de abonado a priori no me tocaban entradas. En segundo, y muy importante, mi padre no quería viajar (a día de hoy la Final más lejos a la que he conseguido llevarle ha sido al Bernabéu), y ni mi novia, ni ningún amigo atlético estaban por la labor de abordar esta aventura (sólo el vuelo costaba más de 400 euros). 

RENUNCIÉ A LAS ENTRADAS PARA HAMBURGO
El primer escollo lo salvé sin mucho problema (enseguida encontré dos entradas de un patrocinador que me dejaba por 130 euros cada una), pero tras varios días de "negociaciones" no encontré compañero de viaje. Así que la mañana del viernes 7 de mayo (a cinco días de la Final) llamé a mi contacto y le dije que renunciaba a las entradas. Viajar solo se me hacía muy cuesta arriba y, en cualquier caso, no iba a comprar yo las dos entradas.

PERO AL FINAL ME PASÉ POR EL CALDERÓN
Sin embargo, esa misma mañana cuentan en Radio Marca que todavía quedan entradas. Que, pasados los primeros días de venta asignados a los 15.000 primeros abonados, aún hay tickets en taquilla. Esa noche había dormido en Madrid en casa de mi novia, y un cosquilleo en el estómago me dice que como mínimo tengo que pasarme por las taquillas del Calderón a ver qué se cuece. Así que aparco el coche en el Paseo de los Melancólicos, pongo un ticket de la hora por 20 minutillos, y veo con asombro que no hay colas. Me acerco a ventanilla, pregunto, y quedan entradas de 55 euros... No me pregunten cómo fue, pero unos segundos después tenía la entrada en el bolsillo.

ERAN 24 AÑOS SIN LLEGAR A UNA FINAL EN EUROPA
En los días previos había intentado autoconvencerme de que viajar solo era una locura... Pero tampoco podía evitar pensar que el Atleti llevaba 24 años, 24, sin aparecer en una Final europea... y que si la historia volvía a repetirse, en la próxima Final tendría más de 50 años. ¡A saber cuáles serían mis circunstancias entonces! Así que me lié la manta a la cabeza, y allí empezó mi locura en solitario rumbo a Hamburgo.

3 DE MAYO DE 2018
Han pasado ocho años de la historia que acabo de narrarles, y pasadas las once de la noche del 3 de mayo de 2018 el Atlético de Madrid alcanza su quinta Final europea desde entonces. La de Hamburgo fue la primera (UEFA 2010), y desde esa temporada todos los años pares el Atleti ha vuelto a jugar una Final en Europa (UEFA 2012, Champions 2014, Champions 2016 y UEFA 2018). Muy pocos equipos en todo el continente pueden presumir de un palmarés similar.

AQUELLA IMAGEN DE LOS INGLESES RIÉNDOSE...
El rival a superar para llegar a esta nueva Final era un histórico como el Arsenal, con el que, paradójicamente, jamás nos habíamos enfrentado en partido oficial.
En la ida se había sufrido muchísimo. Vrsaljko fue expulsado a los nueve minutos (la expulsión más rápida en la historia de la UEFA... y probablemente también incluyendo la Champions) y tres minutos después era Simeone el que se iba a la calle. Las imágenes de televisión captaban a un grupo de aficionados gunners en la grada con una sonrisa de infinita felicidad despidiendo al Cholo mano al viento. Desde ese mismo momento yo ya estaba pensando en el partido de vuelta: "Hay que salir vivos de aquí, eliminarles en el Metropolitano, y que se traguen esas sonrisitas".
Y se sobrevivió. Y de qué manera. En un nuevo recital defensivo, con Oblak como protagonista, el Atleti volvió a hacer poesía de la resistencia y, tras encajar un único gol de Lacazette, Griezmann empató en el 81 para lograr un tesoro (1-1).

En la vuelta el Metropolitano presentó sus mejores galas. Lleno casi hasta la bandera y un ambiente que, sin llegar a la magia del Calderón (no sé si podremos alcanzar esas cotas), alcanzó niveles de ebullición bastante altos.

GODÍN, IMPERIAL
Esperaba un inicio fuerte de los colchoneros, pero no fue así. En los primeros minutos tan solo Costa dispuso de una buena ocasión, que mandó alta en un mano a mano con Ospina. De hecho, el Arsenal dominaba más la pelota, de manera muy intensa en algunos momentos. Su merodear el área no acabó en males mayores por un Godín imperial, a un nivel altísimo, que por alto, por bajo, al cruce o dominando el área, cortó o achicó todos los balones que amenazaban a Oblak (que en esta ocasión se marchó prácticamente con los guantes impolutos).

EL GOL LLEGÓ TRAS UN SAQUE DE OBLAK
En los minutos finales del primer acto sí apretó más el Atleti. Koke y Griezmann avisaron con dos zurdazos que se perdieron cruzados por centímetros, y en la jugada más inesperada, Diego Costa encontró el premio.
En un pelotazo largo de Oblak, tras un control largo que acongojó a algunos en la grada, Chambers sale a la banda a despejar de cabeza, la defensa se descoloca, Thomas gana el rechace para Griezmann, el galo encuentra profundo a Diego Costa, que gana la espalda a Bellerín y supera a Ospina (que va al suelo muy, muy rápido) por arriba. 1-0 y el Calderón (perdón, me sale solo...) enloquece. Gol al borde del descanso, mejor imposible.

DIEGO COSTA DIO MIEDO
No dio miedo el Arsenal en el segundo tiempo. Dominó, sí, pero Godín siguió anulando todo lo que oliera a peligro, Oblak apenas tuvo que intervenir una vez (en un disparo lejano de Xhaka) y arriba Diego Costa se multiplicó. El hispanobrasileño volvió a ser ese delantero potente que arrasa defensas allá por donde pasa. Dos recortes secos suyos, en ambos flancos del área, sembraron el terror y no acabaron en gol por muy poco. En uno se cruzó Chambers tras romper a Mustafi; en el otro, volvió a romper a los dos centrales, pero Chambers reaccionó rápido y taponó el tiro de Griezmann. La pantera hizo ese partido por el que tanto le hemos echado de menos estos tres años y medio, y se marchó acalambrado dejando al equipo a diez minutos de la Final.

Y VIVIMOS UN PASE A LA FINAL EN CASA
Y ya estamos allí, en Lyon. Convirtiendo lo extraordinario en ordinario. Logrando una temporada sí y otra no lo que otros tardaron un cuarto de siglo en poder repetir. Pero en esta ocasión hubo una diferencia en la antesala a la Final. Por primera vez, pudimos celebrar el pase en nuestra casa. La fiesta no tuvo que ser en Liverpool, Valencia, Londres o Múnich, sino aquí, en Madrid. Lástima que no pudo vivirla nuestro Calderón querido. La próxima, sí toca en campo neutral.

martes, 17 de abril de 2018

El último sueño con Fernando Torres

Hace once años, este mismo día, más o menos a esta misma hora, estaba sentado frente a mi ordenador de sobremesa (entonces no tenía portátil) escribiendo para mi blog, como ahora, sobre Fernando Torres.
La noche anterior, como anoche, el Niño había visitado los estudios de El Larguero para ser entrevistado, en esa época por José Ramón de la Morena. Curiosamente, como ahora, Torres venía de enfrentarse al Levante y de anotar un gol (el único), y los siguientes rivales eran la Real Sociedad y el Betis (ya les he hablado en otras ocasiones sobre la farsa del calendario).
HACE ONCE AÑOS TAMBIÉN LE PREGUNTARON SOBRE SU MARCHA
Y como anoche, en antena salieron preguntas sobre su marcha o sobre la posibilidad de ganar títulos. En ese año 2007, su salida sólo era una posibilidad (que cada año sonaba con más fuerza) y el levantar algún trofeo con la rojiblanca era una utopía (el Atleti estaba a nueve puntos del líder... pero era sexto; Osasuna le había eliminado en octavos de Copa; y lo de viajar por Europa quedaba para las vacaciones estivales).

"LO IMPORTANTE ES CONSEGUIR TÍTULOS DONDE MÁS LOS SIENTAS"
Anoche, su adiós al Atlético de Madrid ya era un hecho, confirmado por él la semana pasada, y el anhelo de tocar metal tiene una fecha subrayada en el calendario: el 16 de mayo en el Stade de Lyon (Arsenal mediante en semifinales).
Entonces, hace once años, Juan Antonio Alcalá apretaba al Niño cuando éste reafirmaba su amor por lo rojiblanco: “¿No crees que eres un futbolista para jugar Champions todos los años?”. Y Torres le respondió así: “Lo importante es estar donde estés realmente a gusto y conseguir títulos donde más los sientas. Estoy convencido de que voy a ganar títulos aquí y de que voy a jugar la Champions con el Atleti”.

TUVO QUE ESPERAR OCHO AÑOS PARA JUGAR LA CHAMPIONS CON EL ATLETI
Sin embargo, dos meses y medio después el club anunció su traspaso al Liverpool.
El Niño tuvo que esperar casi ocho años para jugar la Champions con el Atleti: saltó en el minuto 66 de un Bayer Leverkusen 1-0 Atlético de Madrid sustituyendo a Arda Turan, el 25 de febrero de 2015.
Y a la espera de ese 16 de mayo en Lyon, por desgracia aún no ha llegado el día en el que Fernando Torres (el quinto máximo goleador en la historia del Atlético de Madrid, 127 goles, y el octavo con más partidos, 395) haya levantado un título de rojiblanco colchonero.

Desde que anunciara, el lunes 9 de abril, que le quedaban como máximo once partidos en el Atleti (siete de Liga y cuatro de UEFA) he estado dándole vueltas a mis sentimientos, releyendo las decenas de crónicas, artículos de opinión, cartas de amor y desamor, felicitaciones de cumpleaños... que he escrito con Fernando Torres como protagonista a lo largo de estos años.

AQUELLA CARTA A FERNANDO TORRES
Pocos días antes de que se hiciese oficial esa venta al Liverpool, escribí una carta a Fernando Torres. Una carta en la que comenzaba diciéndole que "cada domingo que hago el camino junto a mi padre para ir al Vicente Calderón lo hago con la ilusión de verte a ti. Al único futbolista por el que somos envidiados y conocidos mundialmente. Voy con el sueño de verte marcar el primer gol. Con las ganas de verte correr por la banda. Driblando contrarios. Con el anhelo de que nos hagas saltar de nuestras butacas de júbilo. Como tantas y tantas otras tardes".
Este domingo, cantamos tu gol 100 en Primera con el Atleti.
Ha tardado en llegar once años más porque no me hiciste caso entonces: "Si te quedas pasarás a la historia del Atlético de Madrid, probablemente, como su jugador más grande. Como tú siempre has dicho, te quedan muchos años de fútbol por delante. En apenas cinco llevas 75 goles. Rebasarás sin duda los 109 de Gárate. Y los 123 de Luis. Y los 150 de Escudero".

EL FUTBOLISTA QUE MÁS ME HA HECHO SUFRIR
Son muchas las veces que me has hecho salir feliz del estadio y que me has dibujado una sonrisa infinita. Pero, echando la vista atrás, y repasando nuestra trayectoria juntos, creo que puedo afirmar que también eres el futbolista que más me ha hecho sufrir. Supongo que son las cosas del querer.

Muchas veces no fue por tu culpa, como cuando cada verano desayunaba con una portada distinta que te colocaba en el Inter, el Manchester, el Chelsea, el Milán... una "eterna incertidumbre" que se alimentó insaciable cuando en septiembre de 2006 te renovaron... por un año... y bajando tu cláusula de 90 a 40 millones de euros.

O como aquella noche en Riazor, hace apenas un año, en la que nos paraste el corazón a todos los atléticos tras un choque brutal con Alex Bergantiños.

AQUELLA GÉLIDA MAÑANA DE JULIO EN LA QUE NOS DIJISTE ADIÓS
Otras veces sí que contribuiste a nuestro padecimiento. Como aquel 4 de julio de 2007 que nos
convocaste con el club en la Sala VIP del Calderón para comunicarnos que te marchabas. Jamás una mañana de julio fue tan gélida.
La noche anterior, me pasé hasta las tres de la mañana sin dormir, recopilando tus últimas entrevistas y redactando una decena de preguntas (Finalmente sólo pude hacerte una). Todavía recuerdo esa noche con angustia. Y como desconecté en aquella rueda de prensa cuando me respondiste: "Yo creo que nunca he mentido. Siempre he dicho que mi idea era seguir aquí y que cuando tomara la decisión de marcharme lo diría y aquí estoy".

Pese a que fueran guiños hacia nosotros, también sufrí viéndote celebrar la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010 con una bandera, una bufanda o una camiseta con nuestros colores... porque entendía que tú, pudiendo, donde debías lucir ese escudo era en el pecho.

TAMBIÉN HAN SIDO INCONTABLES LAS NOCHES DE ALEGRÍA
Pero también han sido incontables las tardes y noches de alegría. Como ese primer gol al Real Madrid del infranqueable Casillas que celebré con mi padre como si hubiéramos ganado algo; los únicos atisbos de grandeza convertidos en tantos con victoria en el Camp Nou; el gol en la Final del Ernst Happel de Viena; o ese doblete en el Bernabéu según reapareciste; aquel abrazo con tu descubridor, Manuel Briñas, cuando por fin marcaste el gol 100; o los dos últimos goles del Vicente Calderón (¿quién dice lo contrario?) besando nuestro escudo...

Te lo dije en aquella carta: "Tú sabes lo que es ser atlético. Pero no sabes lo que es defender a Fernando Torres. Algo que llevo haciendo con fervor desde que te convertiste en estrella".
Cada uno de esos días, era una batalla vencida, una reivindicación en voz alta, un argumento en contra de todos aquellos que proclamaban que estabas sobrevalorado, que no eras 9 para la selección española o, más recientemente, que estabas acabado.

"TORRES, HAZNOS UN FAVOR Y NO TE VAYAS NUNCA DEL ATLETI"
Hace once años, tras aquella entrevista, te hice un ruego: “Torres, haznos un favor y no te vayas nunca del Atleti”.
Me dijiste que no me preocupara, aunque después te marchaste.
Está todo olvidado. Cada gol desde tu vuelta ha sido como quitarnos quince años de encima, como volver al pasado, como si el Niño hubiera vuelto al campo y el niño que yo era, a la grada.
Pero ahora te marchas. De nuevo. Definitivamente. Y esta vez el hasta luego se hace difícilmente digerible, porque ya nunca volveremos a empujarte en cada carrera, a girar el cuerpo contigo para que nos salga ese control, a levantarnos del asiento para alcanzar ese remate... a llegar a casa con una sonrisa y decirle a mi madre, que tanto cariño te tiene: "Mamá, hoy marcó Torres".

QUEDA UN SUEÑO POR CUMPLIR
Cada vez que pienso en ese último partido, el 20 de mayo contra el Eibar, se me hace un nudo en la
garganta que tiene mala disolución.
En el fondo, creo que el destino no ha sido justo con nosotros. Después de once años juntos, los títulos (siete) vinieron en las siete temporadas que te marchaste. La vida te debe ese título. Nos debe ese título. Y aunque todos sabemos que al Torres leyenda, al Torres mito, al Torres futbolista bandera no le hace falta ese trofeo, sí que se lo merece, y mucho, ese Niño que con doce años fue a Neptuno a celebrar el Doblete del 96 y soñó con volver algún día como jugador. Y yo, ese día, quiero estar ahí contigo.  

miércoles, 4 de abril de 2018

Cuando los peores presagios se cumplen #QueVuelvaNuestroEscudo

Mucho se ha escrito y hablado ya en los últimos días sobre la reivindicación de buena parte de la afición del Atlético de Madrid (no se engañen, no es sólo el Frente Atlético por una "rabieta". En Change.org ya van más de 25.000 firmas) para #QueVuelvaNuestroEscudo, el clásico, el histórico, el de toda la vida, al menos a alguna de las equipaciones oficiales del Atlético de Madrid.

La Semana Santa y una importante carga de trabajo (ahora en Parla nos quieren hacer una moción de censura) me han hecho difícil escribir unos párrafos con mis ideas sobre este debate. Y puede que ya llegue tarde, pero me gustaría soltar varias ideas que abotagan mi cabeza.
La primera de ellas me vino al recordar que hace ya años que "pronostiqué", sin quererlo, ni creerlo, que podría ocurrir algo parecido a lo que estamos viviendo ahora.
Lo plasmé en este mismo blog, con el título "Hasta el oso del escudo".
En concreto fue un 28 de junio de 2007, hace ya más de diez años... Con lo que, al final, puede incluso que llegue pronto... Con casi una década de adelanto.

Comparto con ustedes aquel post, que escribí con el corazón en un puño, días antes de que se hiciera oficial el traspaso de Fernando Torres al Liverpool.
En este enlace pueden leer el artículo completo: "Hasta el oso del escudo"

HASTA EL OSO DEL ESCUDO
Aquí les copio la parte final, que hace referencia principalmente al estadio, a la venta de los derechos de la camiseta a Nike, y al oso del escudo:     

"Desde hace algunos años, los rumores de la venta del Vicente Calderón son tan fuertes que empiezan a convertirse en noticia con mayúsculas.
Ahora, parece muy próxima la venta de Fernando Torres. Nuestro icono, nuestra bandera, nuestro emblema, el único jugador por el que somos mundialmente conocidos. El señero por el que sentirnos orgullosos de ser atléticos. El único futbolista por el que los madridistas nos critican por envidia, porque fantasean con verle en sus filas.
Nuestro estadio. Nuestra casa durante más de cuatro décadas. Nuestra historia. Todo ello será vendido por un buen puñado de millones de euros.
Hasta las rayas rojiblancas de la camiseta fueron vendidas a principio de temporada a la marca deportiva Nike, a la que también se concedió la licencia de que jugara con nuestra identidad.
¿Qué será lo próximo? ¿El oso del escudo si nos dan un buen precio?
El principal problema que hemos padecido en estos últimos años ha sido nuestra pérdida de identidad, el olvido de nuestra historia...
Con decisiones de esta índole la directiva fomenta nuestros defectos, continuamos con la destrucción de lo que es (o era) el Atlético de Madrid.
Y todo por unos cuantos millones de euros. Seremos los más ricos... los más ricos del cementerio".

AL FINAL VENDIERON EL OSO
He de reconocerles que cuando releí el post me sorprendí a mí mismo, principalmente con frases como que habíamos vendido las rayas rojiblancas de la camiseta, precisamente este año rasgadas... por el oso.
Cuando me preguntaba qué sería lo próximo, si la venta de nuestro emblemático oso del escudo, lo hice desde la rabia, desde el resentimiento, pero desde la exageración más absoluta, como quien intenta marcar un límite insospechado ante lo que ya considera un cúmulo de atrocidades: la venta del ídolo (Torres), del estadio, de la identidad...

SI ME LO HUBIERAN DICHO ENTONCES...
Si alguien me hubiera dicho entonces que diez años más tarde apartarían al oso del madroño, le cambiarían de lado, le pondrían haciendo equilibrismos, y le pintarían de azul... le habría mandado a tomar... viento.
Y si me hubieran añadido que el propio madroño sería teñido con el mismo color, fusionándolo con el borde del escudo de tal modo que (como bien me apuntaba un amigo) pareciera una chimenea echando humo... En fin, creo que lo habría tomado por una broma de mal gusto.
Ya lo escribí entonces, decisiones de este tipo destruyen lo que siempre fue el Atlético de Madrid... destruyen nuestra historia... nos cambian la identidad. Nos la quitan.
Y la propuesta que se ha lanzado desde el Frente Atlético no es rupturista ni impositiva. No propone defenestrar el nuevo escudo para volver al antiguo, sino que respeta esta nueva seña, pero pide que conviva con nuestro escudo.

ATLETI, ESCUCHA A TU AFICIÓN
Algunos de los mejores momentos de mi vida van ligados a ese escudo: cuando Koke lo acarició tras empatar al Real Madrid el año de la Liga (fue emblema del carnet de abonado del año siguiente...); cuando Fernando Torres lo besó en los cuartos de Champions ante el Barça; cuando Diego Godín lo besó el día que nos hizo campeones en el Camp Nou...
En cambio, lo siento pero así fue, cuando Keidi Bare lo besó al marcar la pasada pretemporada su primer gol con el Atlético de Madrid... sentí lástima.
Hagan lo que quieran, señores, para eso son los soberanos, pero si creen que están haciendo lo correcto, si no hay nada que temer... ¿Una encuesta entre los abonados sería tanto pedir? 
Atleti, escucha a tu afición. 

martes, 6 de marzo de 2018

Y otra vez no pudo ser

JORNADA 23 
BARCELONA 1-0 ATLÉTICO
Resignación. Ése es el sentimiento que he percibido en muchos aficionados colchoneros tras una nueva derrota en el Camp Nou. Lo queramos vestir con los argumentos que más nos consuelen, son doce temporadas sin ganar allí (tres empates y nueve derrotas). Demasiadas.
"No es una obligación ganar la Liga"; "Es imposible competir contra este Messi"; "Son mejores"; "Tienen suplentes de 140 millones"; o "Jamás voy a matarles por perder con Barça o Madrid, es lo normal", son algunas de las frases que leí o escuché a mis hermanos de sangre rojiblanca.

ALGUNOS SE REBELAN CONTRA ESA RESIGNACIÓN
Otras voces (en algunos casos incluso las mismas) se rebelaban contra esa resignación y lamentaban que ya son varias las citas en las que se falla cuando toca dar "el paso definitivo". Varios, apuntaban a que siendo "más atrevidos" nos ha ido mejor contra el propio equipo culé, y que no debíamos asumir tan claramente nuestra innegable inferioridad, en algunos aspectos, encerrándonos como hizo el equipo en la primera parte.
Todas estas reflexiones son válidas, aunque yo comparto más las del segundo grupo. Creo que un Atlético de Madrid que llega al Camp Nou jugándose la Liga (lo que ya es un mérito incalculable) debe salir a morder al césped, y no mostrarse tan contemplativo dejando el 100% del mando del partido al conjunto blaugrana.

SIMEONE: "NO ESTAMOS TAN LEJOS DE LO QUE QUEREMOS"
Sin embargo, mi confianza en Diego Pablo Simeone es infinita, y son sus meditaciones las que más me importan. "Fue un partido parejo. No estamos tan lejos de lo que queremos. Son seis años que seguimos intentando mejorar y no vamos a detenernos mientras yo siga en el club", manifestó a los medios tras el partido.
"No estamos tan lejos de lo que queremos...". Pero mi pregunta es, con piezas clave como Gabi, Juanfran, Filipe Luis o Godín en el ocaso de su carrera, ¿este equipo tiene margen de mejora?
Dependerá de los relevos, está claro. Vrsaljko, como ejemplo, ya está sentando de forma habitual al bueno de Juanfran. Pero configurar un bloque con la fortaleza y el espíritu ganador de aquel que levantó la Liga de 2014 y nos llevó a la Final de Champions, será complicado.
Los ciclos se agotan, y quién sabe si el nuestro está llegando a su fin. Esperemos que no. Desde luego, mientras Simeone continúe, las posibilidades de que este animal competitivo siga vivo son muchas.

UNA PRIMERA PARTE DECEPCIONANTE
Volviendo al Camp Nou, la primera parte de los del Cholo fue decepcionante. Los minutos pasaban y la posesión del Barça era total, rondando el 70%. Por habitual, lo preocupante no era esto, sino que en ese 30% en que el Atleti tenía la pelota era incapaz de hilvanar más de tres o cuatro pases. Y de tirar a puerta ya ni hablamos. Parecía que estábamos con diez...


MÁS VALIENTES NOS FUE MEJOR
Como comentábamos al principio, con un planteamiento más atrevido le fue mejor a los rojiblancos en ocasiones precedentes. En la primera vuelta, en el Metropolitano, una presión alta ahogó al Barça en los primeros 20 minutos, hasta que llegó el gol de Saúl.
Hace dos temporadas, en el propio Camp Nou, ocurrió algo similar, con un comienzo arrollador en el que Griezmann y Carrasco iniciaban la presión hasta el área blaugrana. Ese día Koke nos adelantó a los diez, pero el Barça nos remontó antes del descanso.
Por no hablar de los cruces en las eliminatorias de Champions.  

LA PRESIÓN FUE DESORDENADA Y EL BALÓN ERA DE INIESTA
Sin embargo, esta vez cuando se intentó presionar arriba no fue en acciones coordinadas, y hubo ocasiones en las que Diego Costa y Griezmann iban los dos a presionar al mismo, u otros momentos en los que un atacante rojiblanco presionaba y nadie le acompañaba.
Así que la pelota era del Barça, y en gran medida de Iniesta... que se lesionó. Eso sí, los blaugranas apenas probaron a Oblak, más que en un tiro blando de Messi y un remate en un córner de Busquets.

TERCERA JORNADA CONSECUTIVA CON GOL DE FALTA DE MESSI
Hasta que llegó la falta. En el minuto 25, Thomas golpeó a Messi en la frontal, y el argentino colocó la pelota en la escuadra con un lanzamiento perfecto (1-0). El rosarino lleva ya tres goles de falta en tres jornadas consecutivas, cifra de la que desconozco si hay precedentes.

THOMAS, EL ÚNICO CENTROCAMPISTA VERTICAL
Algunos han sacrificado a Thomas por la infracción que a la postre costó el único gol del encuentro. Para mí, junto a un Giménez que se multiplicó en defensa, fue el mejor de los nuestros. El único que rompió líneas desbordando a algún contrario y el único que dio algo de verticalidad al juego rojiblanco. Eso sí, asume riesgos que en ocasiones pueden provocar sustos. Pero perdiendo 1-0, los pases de seguridad en horizontal generan poco peligro.


LA SEGUNDA PARTE MEJORÓ; Y LOS CAMBIOS, OFENSIVOS
La segunda parte fue mejor. Por primera vez en el partido, el Atleti jugó en campo culé, sí se tuvieron posesiones prolongadas, y se acechó el área con alguna falta lateral o córner. Los cambios fueron netamente ofensivos, tanto, que cuando Gameiro entró por Gabi me asusté, ya que el trabajo de contención que el capitán hace en medio campo sólo se valora realmente cuando no está. Correa en sus primeros minutos dio sensación de mordiente, pero los ataques colchoneros no llegaban a concretarse. No era el día.
Griezmann la pegó muy arriba en una buena dejada de Saúl, pero ni el francés ni Costa aparecieron en ataque. Mientras, Saúl, Gabi y Koke naufragaron en la zona ancha, especialmente el vallecano, que falló varios controles y pases fáciles.
En una cita como ésta, ante un rival de esta entidad, si tus mejores futbolistas no están enchufados es imposible ganar.

JUGADA MUY SINTOMÁTICA EN EL MINUTO 72...
Para mí, una de las jugadas más sintomáticas del partido se produjo en el minuto 72. Griezmann baja hasta su propia línea de fondo para tapar una internada de Sergi Roberto, y en su ayuda aparece para cortar el pase atrás... Diego Costa. Con los dos delanteros luchando en la posición de lateral izquierdo, se hace muy difícil llegar arriba.
En cualquier caso, el Atleti tuvo la suya. Correa hace un gran recorte, la cuelga desde la derecha, Diego Costa la gana de cabeza ¡entre dos defensas! y Gameiro fusila con la zurda a la red.
DEBERÍA CAMBIAR LA NORMA DEL FUERA DE JUEGO ¡¿POR UNA PIERNA?!
Salto de mi asiento para cantar el gol, pero de inmediato compruebo la bandera en alto del linier. ¡Una pierna! Por una pierna estaba adelantado Diego Costa. Una jugada que me recuerda al gol de Ramos en la Final de Milán... que subió al marcador.
No soy ventajista ahora, ya que entonces reconocí que se trataba de un "ligero" fuera de juego. "Con las reglas del juego en la mano debió ser anulado... Pero no lloraré una Champions perdida por una decisión arbitral que cuanto menos era complicada", dije entonces.
Ahora, voy más allá. Creo que la norma debería cambiarse. Si su objetivo es que un delantero no tome ventaja por su posición adelantada, estos fueras de juego por medio cuerpo, o por una pierna, no deberían ser fuera de juego. ¿Qué ventaja obtuvo Costa, si tuvo que saltar rodeado de Sergi Roberto y Piqué? 
De hecho, viendo las repeticiones, Sergi Roberto ni abre la boca (Diego Costa le gana claramente la posición) y Piqué, Rakitic o Umtiti sólo levantan la mano a raíz de ver la bandera levantada del linier... Fuera de juego de libro, vamos.

AL ATLETI LE FALTA UN POCO MÁS
Pero de poco vale llorar. Los tres puntos se quedaron en Barcelona y la distancia vuelve a ser de ocho más el goal average, con lo que la Liga, siendo honestos, está perdida.
Como ya dije en la primera vuelta, a este Atleti le falta un poco más para luchar de poder a poder con Barça y Madrid. En el caso concreto de los azulgrana, ya no son sólo las doce temporadas sin ganar allí, sino que también se suman ocho años sin derrotarlos en casa (2-1 en la 2009-10).
Queda la UEFA Europa League, sí. Pero yo, personalmente, tengo ya demasiadas ganas de volver a ganar un título en el que Madrid y Barça estén de por medio. ¿No estamos tan lejos?