viernes, 24 de abril de 2015

Un cumpleaños con final amargo

CUARTOS DE CHAMPIONS- REAL MADRID 1-0 ATLÉTICO
Este 22 de abril, el Real Madrid eliminó con justicia al Atlético de Madrid de la Champions. Transcurridas más de 24 horas y digerida la dolorosa derrota, revisadas las jugadas principales, y soportadas las mil y una mofas de los madridistas (que obviamente nos tenían muchas ganas) es honesto y coherente decir que perdimos con justicia.
No hubo el juego fluido, la presión asfixiante arriba y el ímpetu incontenible del día del 4-0; ni las contras fulminantes y sencillamente perfectas del 2-2 en Copa; ni jugadas trenzadas de la belleza del 1-2 en Liga.
Nada de eso. Hubo garra, intensidad, competitividad (eso en el Atleti del Cholo ya jamás faltará), pero carecimos de acierto en las entregas, de chispa, y el equipo se echó demasiado atrás.

ENCERRADOS
Este 22 de abril se jugó en el Bernabéu como visitantes, donde se puede admitir retrasar más las líneas, pero la foto que les adjunto debajo la hice hace una semana en el Vicente Calderón y refleja cómo Mandzukic y Griezmann, los dos delanteros, trabajan encerrados junto al resto del bloque a escasísimos metros de la frontal del área. Me gustaría decirles que el Real Madrid acababa de sacar un córner o una falta ofensiva. Pero no. Era un ataque estático de los blancos. Y ésa fue también la tónica general del partido de este 22 de abril.
Pero este 22 de abril, sobre todas las cosas, era mi cumpleaños. Ése fue uno de los motivos por los que, por segunda vez en toda mi vida, decidí comprar una entrada para asistir en directo al derbi del Bernabéu. Y no me pregunten por qué, pero entre que era mi aniversario y el hecho de que la única vez que había visto al Atleti in situ en Chamartín fue en la final de Copa del Rey de 2013 (victoria en un derbi casi catorce años después) estaba convencido de que íbamos a pasar. Es irracional, lo sé, pero así me sentía.

LA PREVIA Y LOS CONTROLES
En la previa, mi amigo Santi Riesco tuvo el detalle de invitarse a una botella de Chivas para conmemorar tan señalada fecha. E hicimos el brindis de la victoria, convencidos de que esta vez nada podía fallar. En este viaje nos acompañó también su amigo Alberto, gran atlético tan seguro como yo del triunfo en los prolegómenos.
Acompañamos al grupo de hinchas rojiblancos escoltados por la Policía desde una distancia prudencial, ante el asombro de los vecinos de la zona por el colorido, los cánticos, y por semejante dispositivo de agentes.
Un dispositivo exagerado en la entrada al estadio. Si no pasamos por seis controles en los que si no te cacheaban, te pedían el DNI, la entrada, te miraban la bufanda o te preguntaban de qué era el bocata… no pasamos por ninguno.
Una vez ya dentro del Bernabéu, ya en la grada, mi asombro no cesaba cuando uno de los Steward de la UEFA volvió a pedirme el DNI. “Pero si ya he pasado tantos controles que hasta me habéis hecho el antidoping”, le dije con ironía.

EL SUFRIMIENTO EN EL CAMPO
Y comenzado el partido, empezó el sufrimiento. El meritorio Chicharito se mostró súper participativo desde los primeros compases, y ya amenazó en los primeros minutos con un disparo al lateral de la red y con un cabezazo buscando la escuadra.
El Atleti apenas pasaba de medio campo y su ocasión más peligrosa fue un disparo desde fuera del área que blocó Casillas realizado por ¡Jesús Gámez!
Incapaces de hilvanar más de tres o cuatro pases, Saúl se mostró especialmente nervioso e impreciso, y una pérdida suya cerca de nuestro área provocó un disparo de Cristiano Ronaldo buscando el palo corto que salvó Oblak con una gran parada.
Entre la afición colchonera el descanso llegó como un bálsamo, aunque el optimismo se mantenía intacto, ya que el Real Madrid tampoco estaba provocando un agobio excesivo.
Pero las ocasiones blancas siguieron llegando. Un genial pase interior de Isco terminó con un disparo cruzado de Chicharito que lamió el palo y que yo, sinceramente, vi dentro.
Lo mismo me ocurrió más tarde con otro tiro del mexicano, tras ganar la posición a Miranda, que volvió a desviar Oblak por centímetros.

LA EXPULSIÓN DE ARDA
Para esta segunda ocasión el Atleti ya estaba con diez. Arda Turan, que ya tenía una tarjeta por una falta clara a Kroos, llegó tarde y con la planta muy levantada a un balón dividido con Sergio Ramos. Segunda amarilla y expulsión. “¡Así, así, así gana el Madrid!”, gritó la afición atlética. Pero la roja fue justa. Como dijo el propio Ramos, “cuando tienes una amarilla hay que echar el freno”.
Una roja que fue como una condena de muerte. Con nuestro jugador más capaz para aguantar la pelota y crear expulsado, con Griezmann sustituido hacía diez minutos, con Torres en el banquillo, y con Mandzukic como único argumento ofensivo (su mejor jugada en todo el partido fue un balón que aguantó en la banda en medio campo yéndose de dos...) sólo faltaba por ver cuánto tardaría en marcar el Madrid.
Y mejor que fuera en el 87, porque una prórroga habría sido muy larga y, quizá, demasiado dolorosa.
Simeone dio entrada a Giménez por Tiago en el 85 y fue precisamente el uruguayo quien no tapó el disparo de Chicharito tras una gran internada de Cristiano (1-0).
Entonces el Bernabéu, cuyo mayor nivel de sonoridad lo había alcanzado con la megafonía que animó la salida de los jugadores al campo, estalló.

UN FINAL DURO DE SOPORTAR
Fue duro soportar dentro del estadio los constantes cortes de manga de la afición de alrededor, los recordatorios con los diez dedos extendidos de las Champions que atesoran, y los insultos. Supongo que del lado contrario es exactamente igual. Y especialmente triste fue ver una tangana importante entre un par de grupos de seguidores de ambos bandos en el Metro.
La vida sigue y, al fin y al cabo, esto es sólo fútbol. Nuestra Champions sigue esperando en un lugar en el tiempo no muy lejano. Mientras tanto, ver los gestos de rabia y las celebraciones eufóricas de los jugadores blancos, que saltaron una segunda vez al campo para celebrar el pase con los suyos, indican que hace tiempo que hemos dejado de ser un rival más para ellos. Y eso ya es algo. Como siempre fue, por cierto. Como siempre debió ser.   

3 comentarios :

Mauricio dijo...

Suscribo punto por punto tu crónica. Cuesta reconocerlo pero esta vez no fuimos superiores. No asustamos. Y así era complicado. El Madrid tampoco es que jugara de perlas. Y tardaron 177 minutos en marcarnos un gol. Algo a tener en cuenta.
Lo de las mofas también lo sufrí. Aunque cada vez me la resbala mas lo que una afición llena de advenedizos que solo son de ese equipo cuando llegan a cuartos de la Champions (estoy seguro que hubo gente que veía su primer partido del Madrid en la tempora) digan. Los atléticos estamos por encima de eso.
Ahora tenemos que mirar hacia adelante, como siempre hemos hecho. Tenemos que quedar terceros, planificar bien la próxima temporada y optar, como este año, a todo. Quedan 6 finales.
Forza Atleti!!!

Anónimo dijo...

Buenas tardes, al igual que Mauricio suscribo punto por punto tu cronica, y te felicito porque desde mi punto de vista, nadie sabe explicar tan bien como tu el sentimiento atletico ante cada partido o noticia que nos ocurre. Debo decirte que yo tambien tenia un gran palpito y estaba casi cinvencido de que pasariamos la eliminatoria, pero lamentablemente son los vecinos los que avanzan entre enhorabuenas de la aficion rojiblanca (otro detalle que demuestra como somos unos y como son otros). Ya en frio me gustaria analizar con todos vosotros, que es lo que hizo que esta plantilla no fuera tan eficaz como la pasada. Desde mi punto de vista, con el fichaje de Mandkuzic creo que Simeone esperaba la llegada de un mediapunta tipo Cazorla o Reus, sino no me explico porque no optaron por un delantero con potencia, que se creara mas sus opciones. Asimismo el Capi, el pulmon del año pasado que se imponia sobre cualquier mediocentro rival, marcando el tiempo del partido que mas le convenia al Atletico, este año se ha visto superado en la parcela ancha. Un saludo y gracias por pertenecer a la familia atletica ORGULLOSO SIEMPRE F/A CAMPEON
Oscar15

watain dijo...

El punto de vista que expones en tu conclusión apareció en mi mente desde las primeras líneas del artículo: es buena cosa que el Madrid dé tanta importancia a su victoria y la celebre tanto, porque eso significa que al mismo tiempo reconoce la importancia del rival y lo significativo de su trabajosa victoria. No hay que avergonzarse pues, ya habrá más posibilidades, y mientras tanto, sin duda se seguirán ganando más títulos.