lunes, 26 de octubre de 2015

Victoria para creer

JORNADA 9- ATLÉTICO 2-1 VALENCIA
Goles: Jackson Martínez, Yannick Carrasco. 
Coincidían en los mentideros de tono rojiblanco en que el Atlético tenía la mejor plantilla en años. Se hablaba de que Jackson era superior a Mandzukic; que el desborde de Carrasco era endiablado; que Correa tenía magia en sus botas; o que Oliver podía hacer las veces de Arda.
Sin embargo, las jornadas pasaban y muchas de esas afirmaciones estaban lejos de cumplirse o apenas se atisbaban con cuentagotas.

Especialmente se había comenzado a generar cierto runrún en torno a Jackson Martínez y había quien se acordaba de su predecesor croata (a estas alturas el año pasado Mandzukic sumaba seis goles: cuatro en Liga y dos en Copa). En cuanto a Yannick Ferreira Carrasco algunos empezaban a considerarlo como un champán barato: muy efectista y ruidoso al inicio, pero vacío de contenido.
Respecto al equipo en su globalidad, era innegable que tenía más alternativas (especialmente en el ataque), pero el inicio no había sido el mejor. Cada vez que se había medido con un equipo fuerte (a excepción del Sevilla) no había sido capaz de ganar (Barcelona 1-2; Villarreal 1-0; Benfica 1-2; Real Madrid 1-1), y parecía haber perdido algunas de sus señas de identidad de los últimos años, como una presión asfixiante, una enorme intensidad y una defensa sin fisuras.

NO SE PODÍA VOLVER A PINCHAR CON UN GRANDE
Por ello, el partido contra el Valencia se me antojaba fundamental para, primero, seguir la estela de Madrid y Barça y, segundo y primordial, no volver a sumar un revés contra un conjunto puntero.
Y se cumplieron los objetivos, con los mentados Jackson y Carrasco enarbolando la bandera de la victoria.

EL VALENCIA PERDIÓ TIEMPO DESDE EL MINUTO CINCO
Con sólo cinco minutos disputados, el reaparecido (y tan necesario) Koke puso en apuros a Jaume tras una buena combinación con el propio Jackson. Esa jugada ya marcó las intenciones de uno y otro contendiente: mientras el Atleti buscaba la meta rival con determinación, el portero ché ya se cambiaba de esquina del área pequeña en los saques de puerta para perder unos segundos más en cada uno de sus parsimoniosos saques. Jaume se ganó ya la amarilla en la primera media hora, aunque, por supuesto, Gil Manzano no se la mostró.

CARRASCO, JUANFRAN, TIAGO, GABI... ENTONADOS
Pero sólo se jugaba en un campo. Carrasco y Juanfran desbordaban con fluidez por la derecha; Gabi y Tiago (especialmente el segundo, al que echaremos mucho de menos cuando su físico no dé para más) cercenaban cualquier intento de contra valencianista; y Griezmann y Jackson eran los primeros en presionar la salida del rival.
Sin embargo, las ocasiones rojiblancas sólo llegaban con disparos desde fuera del área (de Griezmann o de Carrasco). Hasta que llegó Jackson. En un error garrafal de Santos (partido pésimo el suyo) dio una patada al aire que permitió al colombiano plantarse solo ante Jaume y lo que otras veces habían sido imprecisiones o torpezas, esta vez se transformó en un sutil disparo ajustado a la cepa del palo con la frialdad propia del depredador del área que es (1-0).

UN CUARTO DE HORA BRILLANTE
El gol envalentonó al Atleti y dejó totalmente noqueado a un Valencia que ya nunca se levantó.
En menos de cinco minutos una mano salvadora de Jaume evitó el doblete de Jackson, y Gayá sacó en la línea un cabezazo cruzado de Godín que ya se colaba (ya le toca volver a marcar al uruguayo).
"Hay que rematar al Valencia ahora. Está muerto", le exhortaba a mi padre, como si él pudiera hacer llegar mi deseo al césped. Y él no podía. Pero Yannick Carrasco sí.

CARRASCO EFERVESCENTE
Algún buen amigo colchonero, como es el caso de Borja (@Borja_Aranda_), llevan defendiendo el Carrasquismo como si fuera una religión casi desde el primer día. Yo, hasta ahora, era más cercano a los de la teoría del "champán". Contra el Astana el chico estuvo bien. Pero era el Astana. Sin embargo anoche, las burbujas del belga si efervescieron como el mejor anuncio de Freixenet.
En el minuto 40, Carrasco recogió un balón en medio campo, inició una veloz cabalgada con el apoyo de Griezmann por siniestra y el de Jackson por diestra, pero decidió jugársela él. Rompió a Danilo (de forma literal) con un quiebro con la pelota pegada al pie y se sacó un derechazo seco pegado al poste derecho de Jaume (2-0). Golazo. Y el Calderón enloquecía.
Hasta el descanso, el Atleti encerró en su área a un Valencia amilanado y completó su mejor primera parte de toda la temporada. Era tiempo de brindar en las gradas durante el intermedio. Pero la segunda parte no dio para más celebraciones.

EL ATLETI PUDO SENTENCIAR...
Y eso que empezó como terminó la primera. Con un cabezazo fuera de Godín (muy forzado) y con un disparo de Koke que desvió Jackson y que obligó a Jaume a hacer uso de su agilidad (ya estaba en el suelo).
Mientras tanto, Carrasco estaba en su noche. Primero se encontró la cabeza de Santos cuando buscaba el palo largo, y después asistió a Griezmann tras robar un balón en ataque, pero el disparo del galo se perdió en el lateral de la red. El Calderón era una fiesta. Y Carrasco salió por la puerta grande con un público enfervorecido que pidió las dos orejas y el rabo.
Pero la fiesta no pudo ser completa.

...PERO UN PENALTI DIO SUSPENSE AL FINAL
A 20 minutos del final, Godín encimó demasiado a un Mustafi que se habría ahogado en la orilla del área, y terminó cayendo sobre el defensa alemán y derribándole. El Valencia, que no había disparado a puerta en 70 minutos (tampoco lo haría después) se encontró con un penalti que Paco Alcácer aprovechó para meterles (artificialmente) en el partido.
Pero no fue real. Juanfran pudo sentenciar poco después para coronar su gran partido, pero Jaume volvió a evitarlo, y los ché sólo agobiaron con un par de faltas laterales y con un córner (apenas sacó dos en todo el encuentro).

TERMINAR LA PRIMERA VUELTA EN LO MÁS ALTO
Al final, el Atleti puede felicitarse. Volvió a ganar a un grande, recuperó rasgos definitorios, Jackson se liberó y Carrasco se consagró, y, disputadas nueve jornadas, y habiéndose enfrentado ya a Real Madrid, Barcelona, Villarreal, Valencia y Sevilla, el equipo es tercero a sólo dos puntos de los dos transatlánticos. Si recorrido lo recorrido está donde está, mirando el calendario que queda por delante sueño con poder terminar la primera vuelta en la cima de la tabla. Motivos hay para creer.  

4 comentarios :

Paquete dijo...

Buenos días.
Lo primero es comentarte que tengo ganas de pillar de una vez esa biografía sobre el faraón.
Y lo segundo es que este equipo tiene que llevar al Atleti a lo más alto. Como suena.
Y se van soltando. Cuando desarrollen automatismos y sigan sacando ese desparpajo creativo cada vez que sea necesario, va a ser difícil pararlos. Y que afinen la puntería, porque el acierto es fundamental.
Acostumbrarse a la victoria y mantener la voracidad en los dieciocho hombres clave.
Eso, y que la suerte acompañe el buen trabajo de esta plantilla. Porque trabajan como los mejores, de eso no hay duda.

watain dijo...

La temporada promete, y la plantilla tiene un nivel tan alto como hace dos años, si no más. Por supuesto que se puede creer :D ¡Un abrazo!

Mauricio dijo...

El partido fue completísimo. Y la verdad, el mejor de lo que va de temporada. Y eso que creo que el Atlético, excepto el partido del Barcelona y el del Benfica, ha dado la talla. Incluso en la derrota en Villarreal puedo sacar algo positivo.
Como dices parece que los fichajes de campanillas están empezando a conectar. Que dure.
El calendario ahora nos favorece y acabar la primera vuelta lo más alto posible es fundamental. Sobre todo porque cuando empiece la segunda vuelta tenemos otra vez una cuesta. Barcelona y Real Madrid, ahora en Camp Nou y Bernabeu, Sevilla y Villarreal en el Calderón y el Valencia en Mestalla. Y, como se intuye, vendrá los 1/8 de la Champions. Enero y febrero serán, una vez más, los meses claves.
Yo tengo mucha ilusión y estoy seguro que el equipo va a dar la talla.
Y no sé, pero creo que nos vamos a ver en Neptuno. No hay que ser triunfalista, pero si tener mucha ilusión.
Un fuerte abrazo

Unknown dijo...

Delicioso post de un grande como tu, no puedo estar más de acuerdo en estas líneas y sobre todo, que me menciones me ha hecho escabullirse un par de lágrimas, eres un grande como periodista y como persona.

FDO. Borja Aranda