martes, 13 de noviembre de 2012

Eso era antes

Minuto cinco de partido en el Vicente Calderón. El Getafe bota un corner en el fondo norte. Valera, un ex atlético, aparece en el primer palo para rematar de cabeza... ¿Cómo termina la película?

Hace años, la película habría acabado con el balón en la red y el Atlético probablemente habría perdido en casa ajusticiado por un ex jugador rojiblanco.
Ahora, el testarazo del murciano acabó fuera y ésa fue la ocasión más clara del Getafe en todo el partido. Courtois apenas tuvo que intervenir. Así que no me cuentes películas...
Las cosas han cambiado, aunque el chiste (Se abre el telón y aparecen en el escenario Enrique Cerezo y Miguel Ángel Gil) termina todavía con el “se vende el telón”. Aún eso es algo que tendremos que padecer en el Manzanares por tiempo indefinido.
Pero las derrotas deshonrrosas ante rivales endebles parecen haber pasado al catálogo del “eso era antes”.

SABOR COLOMBIANO EN EL CALDERÓN
Tenía el Calderón una decoración especial, con seis mil colombianos llenando las gradas invitados por su Embajada, Radamel Falcao y no sé en qué medida por el Atlético (hubo quien se sintió ofendido. Aunque entiendo que nada ocurre por un partido...) y el Tigre quiso brindarles un gol.
A los ocho minutos de juego, se internó pletórico de fuerza y clase por la diestra, dejó atrás a Rafa y Juan Rodríguez y su centro al segundo palo lo remató fuera por poco Raúl García.
El partido entró en una fase anodina en la que el Atleti no creba peligro y el Getafe se dejaba dominar sin agobios. Pero en el ecuador del primer acto llegó el 1-0. Un balón colgado por Gabi fue cabeceado por Adrián, quien encontró una buena parada de Moyá. El asturiano este año no mete una de primeras (su primer gol fue ante el Jaén en Copa), pero se encontró un rechace tan franco que ni él podía desperdiciarlo y consiguió estrenarse como goleador en Liga (el décimo jugador en hacerlo, a los que se unen Emre y el Cebolla en Europa).

EL SEGUNDO LLEGÓ DE CASUALIDAD
Esperaba que el gol pudiera venir bien para cambiar el escenario del choque. Que el Getafe se abriera un poquito sin el objetivo del 0-0 y que el Atleti pudiera aprovechar esos espacios para mostrar un fútbol más vistoso. Pero ni lo uno ni lo otro.
Los rojiblancos apenas llegaban más que con disparos lejanos de Gabi o Raúl García y el gol llegó fruto de la casualidad.
Una falta regalada arriba por Miranda (hasta tres jugadores del Atlético pasaron por encima de la bola en vez de sacar en corto), Arda Turan consigue llevarse (con la mano) un despeje de Juan Rodríguez y se mete hasta la cocina. Falcao le dobla por la izquierda y entonces tuve claro que, generoso, se la daría para que la empujara el colombiano. Pero Moyá pensó lo mismo y se giró lo suficiente para que Arda optara por un sutil recorte y “no le quedara otro remedio” que depositarla en la red. 2-0 antes del descanso y el Atleti apenas había roto a sudar.

EL ATLETI DESCONECTÓSi la primera parte fue soporífera, la segunda fue aún peor. El Atleti estaba un tanto ausente, como viene ocurriéndome a mí de un tiempo a esta parte.
-“El Getafe ya ha hecho los tres cambios”, me dijo mi padre.
-“¿Ah sí, cuándo ha hecho el tercero? Uno en el descanso y ahora otro ¿no?”, le contesté.
-“Acaban de hacer un doble cambio”, me replica mi padre un tanto molesto por mi desidia ante la salida de Xavi Torres y Álvaro Vázquez por Lafita y Paco Alcácer.
-“Jornada propicia. El Sevilla, el Málaga y el Betis han perdido, el Valencia empata...”, comenta mi padre.
-“¿Cuándo perdió el Betis?”, le pregunto ignorante.
-“Jugó el viernes con el Granada, hijo”, me informa asombrado por mi desconexión.
Y es que últimamente ando un poco desencantado con el fútbol, por mucho que el Atleti pueda superar esta jornada en Granada el mejor inicio de su historia. Si gana en Los Cármenes, sumará 31 puntos por los 30 que tenía en la jornada 12 el Atleti del Doblete (95-96). Hay veces que es mejor quedarse anclado en el pasado, para no haber vivido algunas de las experiencias traumáticas como el paso por el infierno de los rojiblancos.
Pero el presente del Atleti es alentador y, pese a que Madrid y Barça no bajan el ritmo (vi entero el partido de los blancos en Levante y ganaron con muchísima fortuna), son ya diez los puntos de ventaja respecto al quinto.

COMPARACIONES POSITIVAS
La segunda parte tuvo muy poca historia. La parroquia colombiana se quedó sin ver un gol de su ídolo, que lo más cerca que estuvo fue en un intento de remate con la espuela tras buena internada de Arda; y la madrileña lamentó que vaya a haber que buscarle sustituto a Courtois (se ha hablado esta semana de que el Chelsea quiere cederlo a un equipo Premier) sobre todo cuando en el 93 voló para hacer una bonita palomita en una falta de Pedro León.
Pero lo importante es que algunos “eso era antes” comienzan a repetirse en el Calderón. Pero de la época positiva de este club. Y los colchoneros hilvanan, con seis triunfos consecutivos en casa, el mejor inicio en el Manzanares desde 1991... Ese año se fue subcampeón. Todas las comparaciones son positivas. Y hay que creer en lo que se ve. Y lo que se ve es esperanzador. Muchos fantasmas del pasado parecen esfumarse Paseo de los Melancólicos arriba. Ojalá se queden allá de donde nunca debieron salir.

1 comentarios :

Gerardo Fernández dijo...

Al menos este año no nos dejamos puntos contra equipos pequeños.. Lo preocupante es lo que pasó con el Valencia. El primer equipo grande al que nos enfrentamos y fiasco... Veremos ahora que vienen las grandes citas. Eso sí, este año promete!