martes, 17 de septiembre de 2013

Como si el tiempo se hubiera parado

Mis seguidores más añejos (que conozcan mi blog desde hace al menos cinco años: Fernando, Ángel, Tomi, Julio, Santi...) quizá recuerden el post que a continuación voy a reproducirles. Se perdió con mi viejo blog (que me lo borró Google en 2009 por un error...), pero el documento que le dio origen (casi un manuscrito) aún pervive. Se trata de la pequeña crónica que escribí, con sólo 14 años, del Atlético de Madrid-Steaua de Bucarest. Era nuestra vuelta a la Copa de Europa 19 años después. Mi primera vez... Mis primeros pinitos como “periodista”.
En aquel post (de 2008), uní mis recuerdos de esa primera gran cita (4-0 al Steaua en 1996, con doblete de nuestro actual entrenador) con mis sensaciones al regresar a la Champions tras once años de ausencia (0-3 al PSV).
Ahora, tras tres temporadas sin Champions (aunque repletas de títulos), quiero rememorar esos sentimientos en este nuevo retorno. Porque volver a escuchar la musiquilla de la Champions siempre invita a echar la vista atrás... como si el tiempo se hubiera parado.

EL DEBUT EN LA CHAMPIONS EN 1996
Es 11 de septiembre de 1996. Estoy jugando al tirar faltas con unos amigos del instituto (Gorka, Rocha y Raúl), cuando me percato de que la hora se me ha echado encima. Son casi las 20:30 y no quiero perderme ni un minuto del partido. No en vano, es la primera vez que voy a ver al Atleti jugar la Copa de Europa. Voy corriendo a casa y escucho el himno de la Champions por fin con mi equipo en el televisor. Merece la pena, el Atleti disputa un gran partido, gana y golea: 4-0 al Steaua de Bucarest, con doblete de Esnaider y Simeone.

Es 16 de septiembre de 2008. El instituto e incluso la universidad quedan lejos ya. He pedido salir una hora antes del trabajo para reunirme con mi novia y mi padre en un bar de Carabanchel. Son casi las 20:10 y no quiero perderme ni un minuto del partido. No en vano, es la primera vez en once años que voy a ver al Atleti jugar la Copa de Europa. Voy corriendo al Metro y, una vez en el bar, vuelvo a escuchar el himno de la Champions por fin con mi equipo en el televisor. Merece la pena, el Atleti disputa un gran partido, gana y golea: 0-3 al PSV Eindhoven, con doblete de otro argentino, como antaño, el Kun Agüero, y un gol de un apátrida que ha vuelto a casa, Maniche.

Ese 11 de septiembre de 1996 no había miedos. El Atleti había sentado cátedra en España el año anterior y con Radomir Antic el fútbol rojiblanco era siempre valiente. Además, como único representante español en la añeja Copa de Europa (ya con el formato Champions), nuestro país no tenía otro remedio que “contar” con nosotros para lograr el éxito continental.

EN 2008,  MIEDO, PERO CONFIANZA
Ayer, si había miedos. Aunque confianza. A los pocos segundos, un centro desde la derecha hace intervenir por primera vez a Leo. Uno se teme un nuevo planteamiento timorato de los de Aguirre. Pero a los 30 segundos un pase de Luis García deja solo al Kun, aunque el argentino falla y detiene Issakson. Era sólo un aviso.
Apenas transcurridos unos minutos el Atleti suma otro par de ocasiones. Y en el nueve, el 0-1. Simao se interna por la izquierda, Maniche aparece desde atrás como sólo él sabe hacerlo y el balón cae a pies de Luis García, que la pone a boca de gol donde Agüero lo canta. La Champions y el Kun empiezan con buen pie.
El público que abarrota el Philips Stadium pronto se muestra desangelado. Luis García hoy parece inspirado. Aparece, busca los espacios e incluso lucha. Tanto él como Simao llegan con soltura desde segunda línea y arriba, Kun y Forlán también parecen sueltos.
Pero a la media hora llega la primera y única mala noticia. El uruguayo se rompe en una carrera y tiene claro que no puede seguir. Tres semanas de baja y pronto vienen curvas.
Sin embargo, Sinama sale enchufado y pronto explota su mejor virtud: su velocidad. Humilla en banda izquierda al defensa holandés con un autopase y la pone al primer palo. Allí aparece Agüero y según hace el control se sabe que acabará en gol. Fusila con la zurda y 0-2. Muy mal se tiene que dar.

HABRÁ QUE GANAR ALGO
Europa ya sabe de primera mano quién es el Kun Agüero. Le comento a mi padre que este año habrá
que volver a meterse en Champions y ganar algo si queremos retener a este chaval.
Es pura dinamita. Y tierna inocencia. De momento... Después en El Larguero declara sentirse “muy contento aquí” y ratifica su deseo de “seguir”.
La primera parte termina con una rápida salida de Leo Franco fuera del área con la que vuelve a reivindicar su puesto. Una Liga entera para Coupet es mucha Liga.
La segunda es otra historia. Con una clara ventaja los de Aguirre se echan atrás y la estrella local, Afellay, demuestra su pegada. Pero todos son intentos lejanos que Leo Franco resuelve con suficiencia. Y no hay tiempo para temores. En el nueve de la segunda (como en la primera) Simao inicia la contra, la pone para Luis García, que cede de primeras, con caño incluido, y quién aparece. ¿Kun? No, Maniche. El portugués vuelve a demostrar ser el mejor mediocentro de la plantilla y pone el 0-3. Un centrocampista de área a área de los que predica Aguirre.

BANEGA ESTRENA CAMISETA, BONITA, POR CIERTO

El partido ya está resuelto y, aunque muchos esperamos el cuarto (las malas costumbres), es el PSV el que lo intenta de todas las maneras. Pero la mayoría son pelotazos desde cualquier distancia. De ahí la estadística: 21 tiros, sólo cinco a puerta.
En uno de los disparos entre los tres palos Leo se la saca a Lazovic. No era el día de los rojiblancos (de Holanda), sino de los azul intenso de la Ribera del Manzanares (me encantó la nueva equitación, con ese contraste con el rojo fuego). Incluso Banega pudo estrenar camiseta.
El Atleti ha vuelto a la Champions y ha demostrado que tiene nivel para estar allí. Una victoria ante el Olympique de Marsella dará medio billete a octavos. Después vendrá la montaña rusa. Disfrútenlo. Se lo merecen.

8 comentarios :

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

A continuación, recupero también los comentarios que algunos de vosotros hicisteis aquel día:

Fernando dijo...

Yo viví el partido del Steaua en el campo y fue la leche. Esto es el Atleti, no el equipucho que ha deambulado por España en los últimos años. Un abrazo.

Angel dijo...

Buenísimo el detalle de la crónica. ¿Las hacías por gusto o era algún tipo de trabajo para el instituto?.

La verdad es que fue emocionante el volver a ver al Atleti en Champions y encima jugando en plan imperial, dejando claro que si fuimos grandes, podemos volver a serlo.

Un saludo!

PD: Si, la camiseta, preciosa...

Tomi dijo...

José I., estoy hablando de memoria, pero ... ¿No fue en ese partido cuando 1 día antes de jugarle no teníamos césped, que nos lo habíamos traído importado de no se dónde y, de hecho, tuvimos que alquilar un helicóptero y todo que sobrevolara el Calderón para que el mismo cuajara y agarrara? :-DDDDD

Juraría que fue vísperas de ese. Si no te acuerdas tu, le pongo una consulta a Fernando, que fijo que él lo tiene anotado por ahí.

Por otro lado, de lo de Liverpool me he enterado de que el Club en este viaje, como hay mucha demanda, no piensa subvencionar nada, y ha dejado todo el tema en manos de la Asociación de Peñas, que tiene 6 chárters preparados o algo así. De vergüenza lo del Club, por un lado, y no me fio un pelo del reparto que haga dicha Asociación de las entradas, por otro. En fin. El sueño de mi vida es ir a Anfield, y espero conseguirlo como sea. A ver si tengo suerte.

Un saludo.

Atletista sin solución (Julio) dijo...

¡Qué emoción debe de ser volver a releer esa crónica tan maravillosa que escribiste!

Yo estuve en el partido del Steaua en el Calderón.

Saludos.

Santi Riesco dijo...

Absolutamente increíble tu crónica del Atleti con 15 años. Tú sí que tienes vocación periodística, y no el Lou Grant que me convenció a mí a medidados de los ochenta.

Un saludo rojiblanco.

Santi.

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

Espero vuestros nuevos comentarios, cinco años después. Saludos a todos :)

Marian Navarro dijo...

Ya tenías madera... Desde los 9 años tuviste claro lo que querías ser. Besos.