lunes, 23 de septiembre de 2013

Un equipo fiable

Cada vez que veo al Atlético de Madrid del Cholo Simeone un adjetivo me viene de forma más recurrente a la cabeza: fiable.
Dice la Real Academia Española de la lengua que fiable es: 1- una persona digna de confianza; 2- que ofrece seguridad o buenos resultados; 3- creíble, fidedigno, sin error.
Y cuando leo la definición pienso: falta la foto del Cholo Simeone con el escudo del Atleti al lado.

LA FIABILIDAD DEL CHOLO
En estos casi dos años Simeone ha demostrado ser una persona digna de la mayor de las confianzas. Convirtió un equipo desecho, en mitad de tabla y eliminado de la Copa bajo el mando de Manzano, en un bloque campeón que batió todos los registros en la UEFA Europa League. En ese primer medio año el camino por la Liga fue titubeante, pese a lo que estuvo a sólo dos puntos de entrar en la Champions (5º).
Pero en su primera temporada de inicio comenzó goleando en la Supercopa de Europa al Chelsea; fue capaz de convertir al Atlético de Madrid en el tercer clasificado con más puntos en toda la historia de la Liga (76, cifra con la que muchos equipos han sido campeones en las dos últimas décadas); y, sobre todo, volvió a colocar al Atlético de Madrid como campeón de España, de la Copa del Rey, 17 años después, derrotando al Real Madrid tras 14 años.
Con estos datos queda bastante claro que es un hombre “que ofrece seguridad o (y) buenos resultados”.
Es creíble y fidedigno, con su forma de hablar transmite a la perfección los valores de este club, y este año más que nunca ha conseguido llegar al último término de la tercera acepción y ha convertido al Atlético de Madrid en un equipo “sin error”.
Como me dijo mi amigo Ger, “el Atleti con el Cholo ya no tiene cagadas con equipos como el Racing (5-1 en 2009) o el Hércules (4-1 en 2011)”, como ocurría en años recientes.
Ahora, cuando se enfrenta a equipos inferiores como Rayo (5-0), Almería (4-2) o Valladolid (0-2), los supera. Y además lo hace con autoridad y solvencia.

FLOJA PRIMERA PARTE
Da igual que el partido sea un sopor durante la primera parte. Como aficionado sabes que el Atleti tendrá su oportunidad y que, si la aprovecha, lo más probable es que gane, ya que es un conjunto al que es muy difícil hacer goles (encajó 31 goles en 38 jornadas el año pasado, y éste lleva cuatro tantos en cinco partidos).
Da igual que la primera llegada al área sea a la media hora, en un buen pase en profundidad de Gabi para Manquillo (estuvo muy incisivo el chaval, sobre todo en la segunda parte), cuyo envío atrás lo saca la defensa del Valladolid; da igual que el único tiro a puerta de la primera parte se lo haga el rival, muy peligroso eso sí, en una gran falta colgada al área por Koke que Rueda despeja contra su larguero; y da igual que Villa se marche al descanso sin tocar bola o que el único al que haya encarado Diego Costa sea al linier (¡Menudo cara a cara en los primeros minutos que el árbitro asistente le aguantó! Pero como siga con esa actitud, un día nos va a costar un disgusto).

PASO AL FRENTE EN LA SEGUNDA
Todo da igual, porque sabes que en algún momento el Atleti del Cholo dará un paso al frente y que no se conformará con el empate. Ese paso adelante llegó nada más iniciarse el segundo acto.
Un buen centro de Koke al que no llegó Villa fue el primer aviso. La certeza de que algo había cambiado la dio Raúl García con un testarazo en el 55, de nuevo a corner de Koke, que salvó Mariño a bocajarro. Un minuto después, el navarro la mandó a la red.
Koke la pone desde la esquina, la zaga pucelana despeja, el rechace cae de nuevo a pies de Milinko Koke, que de volea la devuelve al corazón del área y allí, de cabeza, Raúl García la prolonga a la red ante la impotencia de un Mariño que esta vez sólo puede acompañar la parabola con la mirada (0-1).
Gran gol de Raúl García que sigue acallando a sus detractores con tres goles en tres partidos de titular. Aunque ayer no fuera especialmente un buen encuentro el suyo.

PICHICHI DIEGO COSTA
El que ya no tiene detractores, y si los tiene les pisa el cuello, es Diego Costa. El Valladolid se quedó grogui con el gol, y sólo dos minutos después el brasileño recibió un regalo de la defensa pucelana, en posición franca para el disparo rompió a Rueda con un bonito recorte, pero en el mano a mano con Mariño se la tiró al cuerpo.
A la segunda no fallaría el carioca. Gran pase a la espalda de la zaga pucelana de, quién si no, Koke, y Diego Costa, veloz, se planta solo ante Mariño y esta vez se la cruza perfecto con la derecha (0-2).
Cinco goles en cinco partidos de Diego Costa (lleva ya la mitad de goles en Liga que el año pasado, 10) que se sitúa a sólo uno del intratable Messi.

Y CONTROL ABSOLUTO
De ahí al final, con Arda Turan (que descansó) ya en el campo, el Atleti controlaba el partido con una suficiencia pasmosa, que engrandecía aún más el adje
tivo de fiable.
Otra de las virtudes de Simeone, es que ha convertido en real la frase de que en este equipo todos se sienten importantes. En los minutos finales saltaron el Cebolla Rodríguez y Leo Baptistao, y en una jugada entre ambos, el uruguayo estuvo a punto de marcar en un potente disparo (con la derecha) que repelió Mariño. Todos tienen hambre.
El Valladolid sólo pudo acercarse al gol en una ocasión. En una gran jugada personal del colombiano Osorio, que recortó de lujo a Miranda (enorme el partido del brasileño, que debió ser la única ocasión en la que fue superado), dribló también a Courtois, pero se encontró con la intervención salvadora de Manquillo, que se lanzó al suelo para salvar su disparo, en una acción parecida a la de Juanfran en la final de Copa.

MEJOR INICIO DESDE 1991
El Atleti suma 15 de 15. No es líder porque el imparable Barça le metió cuatro al Rayo, pero iguala su mejor inicio de Liga desde 1991 (superando al del Doblete, que en la quinta jornada empató).
Esa temporada (91-92) Valderrama jugaba en el Valladolid. Y ahora lo hace Valdet Rama (me hizo mucha gracia leer el nombre del centrocampista kosovar).
Y esa temporada, el Atleti era un equipo plagado de canteranos con Aguilera, López, Solozabal o Toni como titulares. Anoche, cuatro canteranos, Manquillo, Gabi, Mario y Koke, fueron de la partida. ¿Sólo casualidad? Lo dudo. Sobre todo por lo de Valdet Rama.

1 comentarios :

Gerardo Fernández dijo...

La verdad es que la mejora es increíble. Para empezar el 'Cholo' ha sabido inculcar al equipo garra. Se acabó el arrastrarse por el campo.
Además, como bien dices, muchos jugadores que no son titulares también se sienten importantes, lo cual teniendo en cuenta que el banquillo no es muy profundo nos vendrá bien.
Y por último creo que apostar por gente de la cantera ha sido un acierto. La camiseta se suda mejor cuando la sientes.

Pd. Lo de Diego Costa y Koke es para un artículo aparte