jueves, 21 de noviembre de 2013

LA ENTREVISTA II (VÍDEO): Thibaut Courtois: “Con once años pensé en dejar el fútbol. Por suerte, no lo hice”

Tras el entrenamiento en el Cerro del Espino, el paseo hasta el Ifema, y el inicio de la entrevista con el halcón India y el halconero del Atlético de Madrid, Jorge, (avatares que relaté el lunes en la primera parte de esta entrevista) por fin, nos quedamos a solas con Thibaut Nicolas Marc Courtois (11-05-1992, Bree, Bélgica).
SUS COMIENZOS, DE LATERAL IZQUIERDO
Como diría aquel, comienzo por el comienzo, preguntándole por sus inicios en el mundo del fútbol, ya que un dato que algunos desconocen es que Courtois empezó en este deporte como lateral izquierdo.
“Cuando era pequeño en mi equipo regional (el Bilzerse), como aquí en Majadahonda, empecé a jugar como lateral izquierdo. Cuando me ficha el Genk, donde jugué 11 años (de los ocho a los 19), lo hice como lateral y jugué así tres años. Pero también tenía talento de portero y me dijeron que si quería jugar de portero en un torneo. Se me dio muy bien y me dijeron: te vemos más futuro en la portería que en el campo, y yo dije que por mí no había problema, porque me gustaban los dos puestos. Y aquí estoy”, nos cuenta riendo, con toda la naturalidad del mundo.
Le apunto que para ser lateral habría sido un poco alto con su 1,99, aunque me recuerda que, obviamente, con once años “aún no era para tanto”.

LA HABILIDAD CON LAS MANOS, DEL VOLLEY
Pero a Thibaut le iba más practicar un deporte al que se jugara con las manos. No en vano, sus padres han sido profesionales del voleibol, y actualmente lo son su hermana y su hermano.
“De pequeño jugaba al beach volleyball (voley playa) en la arena. Me gustaba mucho y teníamos un campo en casa. Así que yo jugaba mucho y creo que por eso tengo también el talento de las manos y de saltar y esas cosas”, nos explica.

CON ONCE AÑOS PENSÓ EN DEJAR EL FÚTBOL
De hecho, fueron varios los deportes que compaginó Courtois en sus inicios: “Empiezo como futbolista con cuatro o cinco años. A los seis o siete también hacía baloncesto y volleyball. Y cuando llegué al Genk fue cuando tuve que decidir y me decidí por el fútbol”.
Y esa faceta polideportiva, llegó a crear dudas en el vigente Zamora de la Liga española.
“Con once años tuve un momento difícil. No sabía... no me apetecía jugar al fútbol... quería ir al volley. Pensé en dejarlo. Pero al final no lo hice, por suerte, ya que ahora estoy aquí... Aunque en el voley también tenía futuro, creo que no tanto como aquí”, nos confiesa con una sonrisa cuando pronuncia ese “por suerte” que podemos repetirnos todos los aficionados atléticos.

DEBUTÓ EN PRIMERA CON 16 AÑOS
Pero lo que nunca imaginó fue llegar tan lejos, ya que nos cuenta cómo el sueño de su niñez era simplemente
debutar en la Primera División belga, algo que consiguió con sólo 16 años...
“Estar donde estoy ahora con el Atlético, haber ganado dos títulos europeos, estar en otra final (la Copa ganada al Madrid). Eso son cosas que nunca esperaba. Son sueños”, enumera.
Pero su temprano debut, a una edad que para un portero tiene todavía una repercusión mayor, nos relata que vino rodeado de varias casualidades: “Estaba en el segundo equipo. En el primero había tres porteros, y yo estaba con otro chico de mi edad como los dos porteros del filial. En invierno salieron dos de los porteros y nos subieron a mí y a mi compañero porque teníamos talento y futuro. Pero ficharon a otro portero con experiencia como segundo. Sin embargo, en una semana, el primer portero había sido expulsado, y al que habían fichado iba a debutar, pero se lesionó y entonces me tocó a mí jugar”.
Un chico de sólo 16 años, bajo los palos de la portería de uno de los equipos más fuertes de la liga belga (ganó el campeonato en 2011) y en un estadio ante 25.000 personas.
“Fue un día muy especial y lo hice bastante bien. Es importante jugar bien el primer partido. Si juegas mal, no pasa nada, pero pueden pensar que a lo mejor no soportas la presión, y yo en cambio lo hice bien”, nos cuenta orgulloso de ese primer día.

LA LLAMADA DEL CHELSEA... Y EL ATLETI
Su meteórica carrera hace que con 19 años recién cumplidos el Chelsea acometa su fichaje. El club londinense aboga por cederle al menos un año más en el propio Genk para que continúe su progresión, pero Courtois nos desvela cómo acaba en el Atlético de Madrid.
“Venir al Atlético cedido fue decisión mía. Además del Chelsea, el Atlético también me quería fichar. Yo decido fichar por el Chelsea, pero después yo tenía que ir a otro equipo para jugar y el plan del Chelsea era dejarme cedido en el Genk en Bélgica, pero yo no quería, porque pensaba que podía jugar en un equipo mejor y el Atlético me quería cedido. Así que decido venir aquí y de momento han sido dos años fantásticos”, nos detalla con satisfacción.

APRENDIÓ ESPAÑOL SIN PROFESOR...
A sus 20 años y tras dos temporadas en España, Courtois se maneja con gran fluidez con el español. De hecho, le recuerdo que con pocos meses en este país ya concedía entrevistas en nuestro idioma y le consulto si había dado clases antes.
“No aprendí español con un profesor. Sólo en el vestuario, hablando y escuchando. Si hubiera estudiado con un profesor, lo hablaría un poco mejor y con menos fallos. Pero lo aprendí hablando con los compañeros en el vestuario. Escuchar y sobre todo intentar hablar, y si haces fallos, aquí te ayudan, te corrigen, y eso es importante”, nos descubre.

...BUENO, SIN CONTAR A REYES
Pero, en realidad, sí que tuvo un maestro. Quien le puso los motes de palomo y tortuga citados en la primera
parte de la entrevista, José Antonio Reyes.
“Es normal que Reyes me hiciera de profesor. Si llegas nuevo a un país donde no conoces el idioma, lo primero que hacen es decirte cosas para que tú se las digas a otra gente. De bromas, de palabrotas... y eso lo hicieron también conmigo. Fue muy gracioso. Pero también otros jugadores me enseñaron, los brasileños sobre todo (Assunçao, Miranda, Filipe), en portugués”, nos cuenta riendo.

“HOSTIA, ¿QUÉ DECISIÓN HE TOMADO?”
Para un chaval de apenas 19 años, verse en un nuevo equipo, un nuevo país, un idioma que desconocía... es una situación que le generó cierto vértigo en los primeros momentos en Madrid.
“Las primeras semanas fueron duras. Al principio llegué con mis padres, pero en el primer momento que te ves solo, en el hotel, porque todavía no tenia casa... Ffffff (expira aire). Es complicado, es duro. Estás lejos de casa, de tus amigos, de las personas que conoces. No hablas el idioma. Y encima aquí en España que habla muy poca gente inglés, es más difícil”, nos detalla, resaltando un aspecto al que pocos españoles dan relevancia, como es nuestra falta de manejo de los idiomas.
“Al principio piensas: hostia ¿qué decisión he tomado? Pero al final ha ido todo bien, sobre todo porque la integración en el equipo ha sido muy buena, los compañeros son todos muy buenos, son todos amigos. Cuando viene un jugador cedido, a lo mejor no te aceptan en el grupo. Pero sí lo han hecho y por eso me quedé muy bien en el equipo. Y también por suerte había algunos que hablaban inglés y eso lo hizo más fácil”, nos explica con satisfacción.

¿CÓMO ES UN DÍA DE COURTOIS?
¿Y cómo es el día a día de Thibaut Courtois? ¿Qué hay aparte del fútbol? ¿Cuál es su rutina? ¿Cuáles son sus hobbies?: “Soy una persona a la que le gusta levantarse tarde (reconoce entre risas). En invierno entrenamos a las 10:30 u 11 y yo, si tengo que estar ahí a las 10, me levanto a las 9:30 para dormir más. Pero eso depende, porque a veces tengo que trabajar en el gimnasio y me levanto antes”.

“Después del entrenamiento, como algo, y si estoy cansado me echo en el sofá algo de siesta. Y si no, a veces voy de compras, juego a la Play Station, leo algo deportivo”, nos enumera.
¿Y de cara al futuro?: “A lo mejor al siguiente año quiero estudiar algo, pero ahora lo veo un poco difícil en este momento. Algo de Management (Estudios en Business Process Management -BPM-, gestión o administración por procesos de negocio para mejorar su eficacia y su eficiencia). Es algo que tengo que ver. A mí me gusta estudiar y hacer algo más que estar en casa y en el equipo. Sé que puedo hacer algo más, porque lo hice en Bélgica, que estaba en el Genk y en el colegio sin problemas. Por eso a lo mejor me pongo a hacer algo, porque en el futuro cuando acabe mi carrera tendré que hacer otra cosa. Entrenador de porteros, entrenador... o algo de Management. Son cosas que tengo que ver”, reflexiona, y uno se sorprende viendo cómo un chico de 20 años piensa ya en su vida cuando cuelgue los guantes, y mira al futuro más allá del mundo del fútbol.

¿Y CON QUIÉN SE LLEVA MEJOR?
¿Y con quién se lleva mejor en el vestuario Thibaut Courtois?: “Me llevo bien con muchos, pero naturalmente es más fácil quedar con los que no tienen hijos. Por ejemplo, Koke tiene la misma edad que yo y dormimos juntos en las concentraciones. Después también me llevo bien y juego a la Play con Adrián o con Pulido”.

La entrevista tiene que terminar. Pese a los tres meses de espera y al viajecito hasta el Ifema, el jefe de prensa del Atlético de Madrid te hace gestos de que hay que cortar. Todavía te quedan muchas preguntas en el tintero: cómo surgió la idea del “Thibauting”; si es verdad que su ídolo era Íker Casillas; los rumores que apuntan al Barça como sustituto de Víctor Valdés; qué consejos le da el Mono Burgos, como ex portero del Atleti que ha sido...

EL FUTURO
Pero algunas son obligatorias, y aprovecho que me habla de la Play Station para preguntarle por su futuro. ¿Estará Thibaut Courtois en la portería del Atlético de Madrid en el Fifa 2014?: “El tema sigue. Todo el mundo sabe que estoy contento aquí y veremos qué pasa en las próximas semanas (recuerdo, la entrevista fue el 16 de marzo). El tema está igual que el año pasado. Yo me quiero quedar, pero hay que verlo con el Chelsea. No depende sólo de mí. Deben hablar el Atlético y el Chelsea”.
Y al final se quedó. Pese a que nunca ha mentido sobre sus intenciones, le cambia el gesto cuando le toca hablar sobre su futuro. Es ahí cuando acciona el “piloto automático” que tantos futbolistas usan a la hora de enfrentarse a los medios.
Para distender el ambiente, le pregunto que a quién pone de titular cuando juega al Fifa, si a él, o a Sergio Asenjo: “Yo siempre juego con el equipo que está ahí de titular y ahora mismo soy yo, naturalmente (me dice con una sonrisa pícara). Es muy gracioso verte en el juego. Hace unos años era un sueño estar en un juego así, y ahora el FIFA ha ido a vernos a la ciudad deportiva para hacernos fotos de la cabeza, que están nuestras cabezas representadas en el juego. Y eso va a ser muy gracioso”.
Y cuando te habla del Fifa, ves florecer en sus ojos la figura del niño que todavía es. 

Y LA FINAL EN EL BERNABÉU
La última pregunta es sobre el derbi de la final de la Copa del Rey. Ese derbi que por fin consiguió ganarse, casi 14 años después, y que cuando escuchas a Courtois, ves en la fuerza y la ilusión de un joven que acababa de nacer cuando el Atleti ganó la última Copa al Madrid en el Bernabéu (junio de 1992, 0-2, Schuster y Futre) una de las razones del éxito que se cosechó ese imborrable 17 de mayo.
“Queremos ganar esa Copa porque es una final y es contra el Madrid y es más especial. Es un derbi y esperamos ganarlo. Jugamos contra el rival de siempre, en su campo y poder ganar ahí la Copa y poder quedarnos celebrándolo en el campo del rival. Eso puede ser muy bonito”, me asegura con un brillo convencido.
¿Y lanza alguna promesa Courtois si consigue levantar esa Copa?: “No sé qué haría (responde con una mueca). Pero seguro que va a ser una fiesta de locura con los aficionados porque va a ser contra el rival de siempre”.
COURTOIS YA ES HISTORIA DEL ATLETI
Y a buen seguro que fue una fiesta de locura. Y fue un espectáculo ver a Courtois celebrar, eufórico, el triunfo en el fondo norte del Santiago Bernabéu, después de sus memorables paradas para la historia ante Higuaín u Ozil.
Courtois ya suma tres títulos de rojiblanco (UEFA Europa League, Supercopa de Europa y Copa del Rey) y un Zamora, algo que sólo habían conseguido antes con el Atlético cinco porteros: Fernando Tabales (1939-40), Marcel Domingo (1948-49), Miguel Reina (1976-77), Abel Resino (1990-91) y José Francisco Molina (1995-96).
Será difícil retener al meta belga un cuarto año en el Manzanares, pero pase lo que pase, monsieur Courtois pasará ya a la historia del Atlético de Madrid. ¡Un placer, Thibaut! 

 
*Quiero agradecer a mi compañero Cristian R. Sánchez su colaboración para la grabación y el montaje del vídeo (cuyos fragmentos han sido emitidos en Cuatro y en Marca TV). Sin él, no habría sido posible.

5 comentarios :

Juan dijo...

Buena entrevista!! Se ve a Courtois como un tio cercano. Ojala pudiera seguir algun año mas. Aunque la cosa esta complicada, mas con los de arriba que no se rascaran el bolsillo.

Un saludo!

Amin dijo...

Gran entrevista!!! esperemos que Courtois se quede más tiempo y pueda seguir demostrando en el Atleti lo crack que es!

Mario García dijo...

Muy buena entrevista Jose.

Se nota que Thibu es un chavalín que sigue creciendo y adaptándose.

Desconocía que había debutado con solo 16 años como fruto de una casualidad. Es una historia parecida a la de De Gea entonces.

Un saludo desde Paseo Melancólicos.

Gerardo Fernández dijo...

Qué buen la entrevista Jose! Supongo que te habrá llevado mucho tiempo prepararla, conseguirla y luego maquetarla, pero el resultado ha merecido la pena.
Lo que te digo. Faltan periodistas deportivos como tú.

Por cierto, esperemos que este porterazo se quede muchos años en el atleti porque es seguridad garantizada.. y con futuro.

Carlos Peraza dijo...

Buena entrevista, que grande es Courtois y solo tiene 21 años!
Ojalá se quede más tiempo en el atleti, es todo un porterazo.