viernes, 8 de enero de 2016

Al mal juego buena cara

JORNADA 18- ATLÉTICO 1-0 LEVANTE
Goles: Thomas.
Andan los atléticos un tanto atribulados con el juego del equipo. Que si Jackson no juega un pimiento; que si Torres cumplirá los cien antes de marcar el gol cien; que si Óliver en la banda es jugar con diez; que si desde que Arda se fue no hay que creé fútbol en el Calderón...
No les falta razón en sus afirmaciones, pero yo, qué quieren que les diga, miro la clasificación y veo al Atleti líder... y se me pasa todo.
El sábado pasado los rojiblancos consiguieron encaramarse en lo más alto de la tabla aprovechando el tropiezo del Barça en Cornellá (tercer empate culé en cuatro jornadas), pero tras ganar con muchísimo sufrimiento al colista Levante.
Y eso que me las prometía yo felices al inicio. Había vaticinado un 4-0, y cuando vi en los cinco primeros minutos a Saúl cabecear lamiendo el larguero, y cómo Mariño se veía obligado a sacar una buena mano a un disparo seco de Jackson, estaba convencido de que mi pronóstico iba en buen camino.  
Pero no. La noche se fue torciendo con el paso de los minutos y el Atleti ya sólo llegaba con cuentagotas. Un disparo a la madera de Savic en un córner; una contra de Griezmann mal ejecutada por decidir pasar en vez de tirar; un trallazo de Koke que sacó astillas a la escuadra... Pero los minutos corrían, y parecía difícil que se repitieran los milagros acaecidos contra el Sporting (1-0 en el 93') y el Rayo (0-1 en el 88' y 0-2 en el 89').

EN LA FIESTA SE COLÓ UN INVITADO INESPERADO...
Pero se repitió. De pronto, en la fiesta apareció alguien que no había sido invitado al cumpleaños de inicio. ¿Adivinan quién...? Thomas Partey. Con ese apellido normal que se sume a las fiestas aunque no le inviten. Hace sólo dos meses el aficionado medio del Manzanares ni siquiera conocía de su existencia, pero hoy se ha convertido en alguien con mucha presencia en el equipo. Desde su debut, el 28 de noviembre ante el Espanyol, se vio su desparpajo y su llegada al área rival cuando estuvo a punto de marcar con un disparo colocado que rechazó Pau.
Un mes después, ha sido decisivo en las victorias ante el Reus (en Copa), el Rayo y ahora el Levante.
A falta de sólo diez minutos, Thomas recibió en línea de tres cuartos, y con una decisión y una potencia extraordinarias se coló entre cuatro zagueros del Levante con apenas un regate y batió con la puntera a un Mariño al que el balón, y el tan trabajado punto para los suyos, se le escapó entre las manos (1-0).

TORRES: OTRA VEZ, EL SENTIMIENTO FRENTE AL POSTUREO
Fue una derrota dolorosa para un Levante que había estado trabajando 80 largos minutos por salvar ese resultado, y un hombre que apenas llevaba siete minutos en el campo se llevaba toda la gloria.
Pero especialmente hermoso y gratificante fue ver por encima de todos en la piña de jugadores rojiblancos a un hombre que tampoco había sido invitado a la fiesta, y que (al contrario que Thomas) ni siquiera tuvo la suerte de poder entrar en escena un solo minuto: Fernando Torres. Una vez más, pese a que le dejaron en la puerta, el Niño demostró con este gesto que el corazón y el sentimiento valen mucho más que el postureo o los millones de otros. A la larga, esos gestos son los que perduran. Y los que se echan de menos.

COPA DEL REY- OCTAVOS- RAYO 1-1 ATLÉTICO
Goles: Saúl.
 
Sólo cuatro días después, con un equipo plagado de suplentes, aunque también ante un Rayo B, los colchoneros nuevamente protagonizaron en mal encuentro en el que lo mejor fue el resultado. Como en ese mismo estadio en Liga, y como ante el Levante, Simeone podrá presumir de que los cambios surtieron efecto. Aunque se echa de menos un once inicial que resuelva desde el inicio.
Dos jugadores salidos desde el banquillo, Vietto y Saúl, protagonizaron la jugada del 1-1 para igualar el trallazo de Nacho que puso en ventaja al Rayo en el primer acto.
Los franjirrojos, bastante superiores durante muchas fases del juego, acusaron el mazazo del golpe y el resultado ya no se movió.
Dice mi compañero de fatigas Miguel Ángel Peris que Saúl (que definió con un gran derechazo de primeras) acabará jugando de delantero en este equipo. Y no lo descarten. De primeras, lleva ya cinco goles esta temporada (sólo por detrás de los trece de Griezmann), mientras que delanteros como Jackson (3), Correa (3), Vietto (3) y Fernando Torres (2), no pasan de los tres tantos.

LA CRISIS PASARÁ; Y SALDRÁ EL ESPÍRITU LUCHADOR
Pero pese al juego tedioso, la falta de gol, el aburrimiento y la ausencia de ideas, el Atlético de Madrid es líder en Liga; tiene bien encaminado el pase a cuartos de Copa; y en Champions tiene un cruce asequible en octavos contra el PSV.
Si con esta crisis de juego está así, cuando los del Cholo saquen su carácter ganador, su espíritu indomable, su gen de lucha y la raza que les caracteriza, mirar el futuro con optimismo es inevitable. Lo auténtico, siempre triunfa.
Otros en cambio, tendrán que conformarse con ver su reflejo, cada vez más caduco y marchito, en el resplandor de unos Balones de Oro que cada día son más pasado y que ya no permiten más ampliaciones en la estantería de trofeos. La apuesta por lo de siempre, por lo superficial, por lo que vende, llega un momento en el que ya no alcanza para ser feliz. Pero a veces, nos damos cuenta demasiado tarde.
Mientras tanto, en el Atleti, al mal juego, buena cara.