viernes, 2 de septiembre de 2016

Al Cholo lo que es del Cholo. El falso teorema del cuatrivote

Cuenta la Biblia, en el capítulo 22 del Santo Evangelio según San Mateo, que un grupo de fariseos se dirigió a Jesucristo y le planteó la siguiente cuestión, buscando ponerle en un aprieto: "Maestro, ¿es o no es lícito pagar tributo al César?  A lo cual Jesús, conociendo su malicia, respondió: ¿Por qué me tentáis, hipócritas?  Enseñadme la moneda con que se paga el tributo. Y ellos le mostraron un denario. Y Jesús les dijo: ¿De quién es esta imagen y esta inscripción? Respóndenle: del César. Entonces les replicó: Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Con esta respuesta quedaron admirados, y dejándole, se fueron".  

ALGUNOS EMPIEZAN A CUESTIONAR AL CHOLO
En algunos mentideros a orillas del Manzanares se comienza a poner en tela de juicio al Cholo. Se cuestiona su estilo "amarrategui" y se osa decir que la "tropa" empieza a dudar de su liderazgo.
No en pocas ocasiones he escuchado decir que "las dos finales de Champions contra el Real Madrid las pierde el Cholo, por cagueta". Y siempre que se me invita a participar en ese debate respondo con contundencia que "también se llegó a esas dos finales gracias al buen hacer de Simeone". 
No hace tanto, sólo diez años, el simple hecho de participar en la Champions para el Atlético de Madrid era una quimera. Y no hace tanto, sólo cinco o seis años, alcanzar unos cuartos de final en la máxima competición continental (no se pasó de octavos en 2009 y 2010) se consideraba un éxito.
Simeone nos ha llevado a rozar con los dedos por dos veces la Liga de Campeones y, aunque no se ganó, veremos cuántos entrenadores más son capaces de poner al Atlético de Madrid a ese nivel de potencia mundial.
Pero el fútbol no tiene memoria. Se vive del hoy. Y más si no llegan nuevos títulos que alimentar el granero. Como diría Luis Aragonés, "del subcampeón no se acuerda nadie". Por ello, con una nueva temporada recién iniciada, dos empates consecutivos contra dos recién ascendidos han hecho saltar las alarmas.

LEGANÉS 0-0 ATLÉTICO
Contra el Alavés se mereció ganar con mucho. 27 disparos contra dos, ó 20 córners a dos hablan a las claras de lo que fue el partido.
Sin embargo, contra el Leganés no fue la misma historia. El Atleti fue mejor (porque es mejor), dominó con claridad (porque sus jugadores tienen más calidad), y el portero leganense Jon Serantes (a algunos tardará en olvidársenos el nombre) fue decisivo para evitar el triunfo rojiblanco. Pero, en honor a la verdad, sólo fueron cuatro ocasiones claras las que acumularon los colchoneros en todo el partido (una volea de Griezmann en la primera; un trallazo de Gameiro tras colarse entre dos defensas con un recorte, al inicio de la segunda parte; y un disparo al palo corto de Carrasco; y un cabezazo de Torres en la recta final). Poco para hacerse claramente acreedor de los tres puntos.

EL CUATRIVOTE DE LA IRA
Además del resultado y de que el rival era un equipo que el año pasado militaba en Segunda, ambos partidos tuvieron otro factor común, que ha despertado las críticas contra Simeone: el uso del cuatrivote. Cuatro mediocentros (Saúl, Gabi, Tiago, Koke, contra el Alavés; y Saúl, Gabi, Augusto, Koke, frente al Leganés) han hecho coger el hacha de guerra a todos aquellos que sufren con el talante conservador de Simeone.
Sin embargo, como dije unas líneas más arriba, el fútbol no tiene memoria. Y se acusa al Cholo de haber usado el cuatrivote contra dos equipos modestos como si no fuera capaz de abandonar este esquema en el que se encuentra tan arropado, como si lo hubiera usado toda la vida. Y nada más lejos de la realidad.

LA TEMPORADA PASADA, 16 PARTIDOS DE 57 CON CUATRIVOTE
El fútbol no tiene memoria, pero sí estadísticas, y rebuscando en los 57 partidos oficiales que disputó el Atlético de Madrid la temporada pasada (2015-16) ¿quieren saber en cuántos usó el cuatrivote? En 16. En los otros 41, o bien Carrasco, u Óliver, o Correa, o incluso Griezmann actuando como extremo, formaron parte de un dibujo más ofensivo en el centro del campo. ¿Quieren saber cuáles fueron los números en esos encuentros?
Sin cuatrivote, los rojiblancos vencieron en 27 de los 41 partidos (un 65,85%); igualaron en siete (17,07%); y salieron derrotados en otros siete (17,07%).
Con cuatrivote, el equipo ganó diez de los 16 encuentros (un 62,5%); empató tres (18,75%);  y perdió otros tres (18,75%).
Es decir, la diferencia porcentual de triunfos con un sistema u otro es mínima. 

NO ESCUCHÉ CRÍTICAS CUANDO SE GANÓ A BARÇA Y BAYERN
Sin embargo, hay que recalcar que con ese cuatrivote (conformado en 14 de las 16 ocasiones por Saúl, Gabi, Augusto y Koke) se lograron importantes triunfos como contra el Real Madrid (0-1), el Valencia (1-3) o el Athletic (0-1) en Liga; e históricas victorias en Champions como las cosechadas ante el Barcelona (2-0) y el Bayern (1-0). Entonces, no escuché quejarse a nadie del uso del cuatrivote. Un cuatrivote que también fue utilizado contra equipos más modestos, logrando contundentes victorias (0-3 a Las Palmas o 5-1 al Betis). Es decir, el sistema de los cuatro mediocentros puede funcionar tanto contra potencias, como contra adversarios más humildes.

EL CUATRIVOTE NO ES SEÑA DE IDENTIDAD DEL CHOLO
Pero dejando los números a un lado, lo del cuatrivote no es "marca de la casa" de Simeone, como defienden algunos que aseguran que "lleva jugando así desde que llegó". De hecho, Simeone no usa el cuatrivote el año pasado hasta la jornada 19, precisamente a raíz de la llegada de Augusto, y coincidiendo con otro gran partido de los colchoneros (0-2 en Vigo). Hasta entonces, jamás había apostado por los cuatro mediocentros, y los referidos Carrasco, Óliver o Correa siempre habían tenido algún hueco en la franja ancha.
Y si nos remontamos más atrás, el cuatrivote no existe. Hay que recordar que un jugador de la importancia supina de Arda Turan ha sido titular indiscutible en el centro del campo de este Atlético durante cuatro temporadas (2011-2015). Y el turco de mediocentro defensivo tenía poco. De esta forma, en la 2014-15 el cuatrivote sólo pudo verse en cinco únicos partidos. Con Saúl, Gabi, Tiago, Koke, y la aparición de Mario Suárez en algún encuentro.

EL AÑO DE LA LIGA, JAMÁS USÓ EL CUATRIVOTE
Pero es que el año anterior, el de la Liga (2013-14), sin Saúl en el equipo, no hubo cuatrivote ni en un sólo encuentro. Salvo que queramos considerar a Raúl García como mediocentro, cuando en sus últimas temporadas era más otro delantero...Además de Arda Turan, Óliver, José Sosa, Adrián o Diego Ribas, todo hombres muy ofensivos, aparecieron de forma habitual en el centro del campo colchonero. De hecho, en su primera temporada (2011-12), Diego Ribas y Arda Turan eran ambos titulares en un centro del campo ofensivo y con clase.
Así las cosas, aunque sea cierto que ante la duda Simeone elige la opción más conservadora, el cuatrivote no es seña de identidad del Cholo, como el "patapum parriba" sí lo era de otros entrenadores...

EL CHOLO TAMBIÉN SABE JUGAR BONITO
El Cholo también sabe jugar bonito. La grandísima primera vuelta del año que nos dio la Liga es gran prueba de ello. 
Si ha podido equivocarse con los esquemas ante Alavés y Leganés es probable, siempre bajo el yugo del frío resultado. Que el inicio de Liga ha sido malo, y que remontar esos puntos perdidos será costoso, es innegable. Pero que Carrasco, Gaitán o Correa aparecerán pronto en los onces titulares, es algo de lo que no me cabe la menor duda. Porque, si algo no es el Cholo, es tonto. Y el derecho a equivocarse y el respeto a sus decisiones, hace mucho que se lo ganó. Al Cholo lo que es del Cholo.

1 comentarios :

Oscar Hernandez Rodriguez dijo...

Totalmente de acuerdo con lo escrito en el Post Jose, solamente les pido a los resultadistas que crtitican al cholo, que recuerden el partido que hizo el equipo en Stamford Bridge contra el Chelsea de Mourinho, en un alarde de fútbol ofensivo y vertical y no exento de toque, de verdad de forma positiva a todo aquel que dude y tenga un rato que observe esa segunda parte. Un saludo y ánimo que esto acaba de empezar!