martes, 17 de abril de 2018

El último sueño con Fernando Torres

Hace once años, este mismo día, más o menos a esta misma hora, estaba sentado frente a mi ordenador de sobremesa (entonces no tenía portátil) escribiendo para mi blog, como ahora, sobre Fernando Torres.
La noche anterior, como anoche, el Niño había visitado los estudios de El Larguero para ser entrevistado, en esa época por José Ramón de la Morena. Curiosamente, como ahora, Torres venía de enfrentarse al Levante y de anotar un gol (el único), y los siguientes rivales eran la Real Sociedad y el Betis (ya les he hablado en otras ocasiones sobre la farsa del calendario).
HACE ONCE AÑOS TAMBIÉN LE PREGUNTARON SOBRE SU MARCHA
Y como anoche, en antena salieron preguntas sobre su marcha o sobre la posibilidad de ganar títulos. En ese año 2007, su salida sólo era una posibilidad (que cada año sonaba con más fuerza) y el levantar algún trofeo con la rojiblanca era una utopía (el Atleti estaba a nueve puntos del líder... pero era sexto; Osasuna le había eliminado en octavos de Copa; y lo de viajar por Europa quedaba para las vacaciones estivales).

"LO IMPORTANTE ES CONSEGUIR TÍTULOS DONDE MÁS LOS SIENTAS"
Anoche, su adiós al Atlético de Madrid ya era un hecho, confirmado por él la semana pasada, y el anhelo de tocar metal tiene una fecha subrayada en el calendario: el 16 de mayo en el Stade de Lyon (Arsenal mediante en semifinales).
Entonces, hace once años, Juan Antonio Alcalá apretaba al Niño cuando éste reafirmaba su amor por lo rojiblanco: “¿No crees que eres un futbolista para jugar Champions todos los años?”. Y Torres le respondió así: “Lo importante es estar donde estés realmente a gusto y conseguir títulos donde más los sientas. Estoy convencido de que voy a ganar títulos aquí y de que voy a jugar la Champions con el Atleti”.

TUVO QUE ESPERAR OCHO AÑOS PARA JUGAR LA CHAMPIONS CON EL ATLETI
Sin embargo, dos meses y medio después el club anunció su traspaso al Liverpool.
El Niño tuvo que esperar casi ocho años para jugar la Champions con el Atleti: saltó en el minuto 66 de un Bayer Leverkusen 1-0 Atlético de Madrid sustituyendo a Arda Turan, el 25 de febrero de 2015.
Y a la espera de ese 16 de mayo en Lyon, por desgracia aún no ha llegado el día en el que Fernando Torres (el quinto máximo goleador en la historia del Atlético de Madrid, 127 goles, y el octavo con más partidos, 395) haya levantado un título de rojiblanco colchonero.

Desde que anunciara, el lunes 9 de abril, que le quedaban como máximo once partidos en el Atleti (siete de Liga y cuatro de UEFA) he estado dándole vueltas a mis sentimientos, releyendo las decenas de crónicas, artículos de opinión, cartas de amor y desamor, felicitaciones de cumpleaños... que he escrito con Fernando Torres como protagonista a lo largo de estos años.

AQUELLA CARTA A FERNANDO TORRES
Pocos días antes de que se hiciese oficial esa venta al Liverpool, escribí una carta a Fernando Torres. Una carta en la que comenzaba diciéndole que "cada domingo que hago el camino junto a mi padre para ir al Vicente Calderón lo hago con la ilusión de verte a ti. Al único futbolista por el que somos envidiados y conocidos mundialmente. Voy con el sueño de verte marcar el primer gol. Con las ganas de verte correr por la banda. Driblando contrarios. Con el anhelo de que nos hagas saltar de nuestras butacas de júbilo. Como tantas y tantas otras tardes".
Este domingo, cantamos tu gol 100 en Primera con el Atleti.
Ha tardado en llegar once años más porque no me hiciste caso entonces: "Si te quedas pasarás a la historia del Atlético de Madrid, probablemente, como su jugador más grande. Como tú siempre has dicho, te quedan muchos años de fútbol por delante. En apenas cinco llevas 75 goles. Rebasarás sin duda los 109 de Gárate. Y los 123 de Luis. Y los 150 de Escudero".

EL FUTBOLISTA QUE MÁS ME HA HECHO SUFRIR
Son muchas las veces que me has hecho salir feliz del estadio y que me has dibujado una sonrisa infinita. Pero, echando la vista atrás, y repasando nuestra trayectoria juntos, creo que puedo afirmar que también eres el futbolista que más me ha hecho sufrir. Supongo que son las cosas del querer.

Muchas veces no fue por tu culpa, como cuando cada verano desayunaba con una portada distinta que te colocaba en el Inter, el Manchester, el Chelsea, el Milán... una "eterna incertidumbre" que se alimentó insaciable cuando en septiembre de 2006 te renovaron... por un año... y bajando tu cláusula de 90 a 40 millones de euros.

O como aquella noche en Riazor, hace apenas un año, en la que nos paraste el corazón a todos los atléticos tras un choque brutal con Alex Bergantiños.

AQUELLA GÉLIDA MAÑANA DE JULIO EN LA QUE NOS DIJISTE ADIÓS
Otras veces sí que contribuiste a nuestro padecimiento. Como aquel 4 de julio de 2007 que nos
convocaste con el club en la Sala VIP del Calderón para comunicarnos que te marchabas. Jamás una mañana de julio fue tan gélida.
La noche anterior, me pasé hasta las tres de la mañana sin dormir, recopilando tus últimas entrevistas y redactando una decena de preguntas (Finalmente sólo pude hacerte una). Todavía recuerdo esa noche con angustia. Y como desconecté en aquella rueda de prensa cuando me respondiste: "Yo creo que nunca he mentido. Siempre he dicho que mi idea era seguir aquí y que cuando tomara la decisión de marcharme lo diría y aquí estoy".

Pese a que fueran guiños hacia nosotros, también sufrí viéndote celebrar la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010 con una bandera, una bufanda o una camiseta con nuestros colores... porque entendía que tú, pudiendo, donde debías lucir ese escudo era en el pecho.

TAMBIÉN HAN SIDO INCONTABLES LAS NOCHES DE ALEGRÍA
Pero también han sido incontables las tardes y noches de alegría. Como ese primer gol al Real Madrid del infranqueable Casillas que celebré con mi padre como si hubiéramos ganado algo; los únicos atisbos de grandeza convertidos en tantos con victoria en el Camp Nou; el gol en la Final del Ernst Happel de Viena; o ese doblete en el Bernabéu según reapareciste; aquel abrazo con tu descubridor, Manuel Briñas, cuando por fin marcaste el gol 100; o los dos últimos goles del Vicente Calderón (¿quién dice lo contrario?) besando nuestro escudo...

Te lo dije en aquella carta: "Tú sabes lo que es ser atlético. Pero no sabes lo que es defender a Fernando Torres. Algo que llevo haciendo con fervor desde que te convertiste en estrella".
Cada uno de esos días, era una batalla vencida, una reivindicación en voz alta, un argumento en contra de todos aquellos que proclamaban que estabas sobrevalorado, que no eras 9 para la selección española o, más recientemente, que estabas acabado.

"TORRES, HAZNOS UN FAVOR Y NO TE VAYAS NUNCA DEL ATLETI"
Hace once años, tras aquella entrevista, te hice un ruego: “Torres, haznos un favor y no te vayas nunca del Atleti”.
Me dijiste que no me preocupara, aunque después te marchaste.
Está todo olvidado. Cada gol desde tu vuelta ha sido como quitarnos quince años de encima, como volver al pasado, como si el Niño hubiera vuelto al campo y el niño que yo era, a la grada.
Pero ahora te marchas. De nuevo. Definitivamente. Y esta vez el hasta luego se hace difícilmente digerible, porque ya nunca volveremos a empujarte en cada carrera, a girar el cuerpo contigo para que nos salga ese control, a levantarnos del asiento para alcanzar ese remate... a llegar a casa con una sonrisa y decirle a mi madre, que tanto cariño te tiene: "Mamá, hoy marcó Torres".

QUEDA UN SUEÑO POR CUMPLIR
Cada vez que pienso en ese último partido, el 20 de mayo contra el Eibar, se me hace un nudo en la
garganta que tiene mala disolución.
En el fondo, creo que el destino no ha sido justo con nosotros. Después de once años juntos, los títulos (siete) vinieron en las siete temporadas que te marchaste. La vida te debe ese título. Nos debe ese título. Y aunque todos sabemos que al Torres leyenda, al Torres mito, al Torres futbolista bandera no le hace falta ese trofeo, sí que se lo merece, y mucho, ese Niño que con doce años fue a Neptuno a celebrar el Doblete del 96 y soñó con volver algún día como jugador. Y yo, ese día, quiero estar ahí contigo.  

1 comentarios :

Marian Navarro dijo...

Ese atlético de 9 años que celebró el doblete a los 15 y sigue emocionando con su espíritu colchonero puede ser de sentimientp puro porque no hay intereses detrás más que la pasión por un club.
Es cierto que el "niño" me ha `parecido siempre del Atleti hasta en el extranjero, pero ese "no" de Simeone hay muchos que no lo perdonaremos.
Yo también creo que Torres merece terminar su sueño en su club.