lunes, 1 de octubre de 2018

La Némesis

JORNADA 7
REAL MADRID 0-0 ATLÉTICO

El concepto comúnmente extendido de “Némesis” se entiende como el mayor enemigo de uno, su opuesto, lo que se encuentra de frente. 
En la ficción, la Némesis es el principal adversario del  héroe, un personaje fuerte y malvado, que conoce sus puntos débiles y que siempre aguarda el momento para intentar hacerle caer.
El Joker sería la Némesis de Batman; Israel la de Palestina; o Marco Bruto la de Julio César.

EN EL ANFITEATRO ROMANO DE MÉRIDA HABÍA UN LUGAR PARA LA NÉMESIS
Este fin de semana he estado en Mérida, en la boda de uno de mis mejores amigos de la carrera y ya de la vida (Francis), y tuve la oportunidad de visitar (otra vez) el Anfiteatro romano. Siempre que piso un lugar de estas características me dejo embriagar por la impresión que me produce el saber que en ese mismo suelo, hace más de 2.000 años, se estaba escribiendo la historia.
Precisamente en el Anfiteatro romano de Mérida (inaugurado en el año 8 antes de Cristo) había un habitáculo para rendir culto religioso a Némesis. La Némesis romana era la diosa de los gladiadores (en Grecia era la diosa de la justicia retributiva, del castigo o la venganza a aquellos que no obedecían). Esos gladiadores que se batían el cobre en la arena, en sus diferentes tipologías: Hoplomachus, Myrmillo, Dimachaerus, Secutor, Reciarius, Venator… que se distinguían por las armas, vestimenta y utensilios que empleaban para su defensa. Gladiadores que se jugaban la vida (y en muchos casos la perdían) para el entretenimiento del pueblo romano. Hasta 15.000 personas llegaban a congregarse en el anfiteatro de Mérida. Pan y circo.


EL CIRCO DE NUESTROS DÍAS: EL FÚTBOL
El circo más multitudinario de nuestros días es el fútbol. Pero los gladiadores ya no se juegan la vida, ni se mueren de hambre. Ya no son precisamente esclavos, criminales condenados o prisioneros de guerra, sino jóvenes multimillonarios con la vida resuelta. Hasta 80.000 espectadores se dieron cita en el Bernabéu para ver el último espectáculo de lucha, un nuevo derbi en el que el Atlético de Madrid visitaba a su Némesis de siempre: el Real Madrid.

LA NÉMESIS INDISCUTIBLE DEL ATLETI
No existe mejor ejemplo de Némesis para un atlético. Ese enemigo cruel e implacable que te persigue hasta la eternidad buscando machacarte. En el colegio, en la universidad, en el trabajo… uno siempre ha estado rodeado de seguidores de la Némesis que intentan quedar por encima con la excusa del fútbol. Y los derbis eran el momento perfecto para encontrar la confrontación directa y buscar humillar al héroe colchonero.

TRECE AÑOS MACHACADOS POR LA NÉMESIS Y SUS SEGUIDORES
Uno de los mayores exponentes de esa Némesis es mi amigo Mario, mi otro amigo del alma de la carrera y madridista recalcitrante. Mario, Francis y yo formábamos el Triunvirato de la Carlos III de la promoción de Periodismo de 2003. Nuestro primer derbi juntos fue aquel Real Madrid-Atleti en el que Ronaldo (el bueno) nos marcó a los 16 segundos tras hacerle un caño a Simeone Hasta un alocado vikingo se subió a una mesa para celebrarlo en el bar de Getafe en el que lo vimos… Difícil de digerir.

Pero no era la excepción. Así, año tras año. Partido tras partido. Goles en contra en el primer medio minuto, inferioridades manifiestas, trece años sin ganar un derbi, y teniendo que aguantar las constantes bromas de mi amigo Mario sobre “Fernando Forrest” cada vez que malograba un control.

HASTA QUE SIMEONE LEYÓ AQUEL ANUNCIO EN SEGUNDA MANO
Así, hasta que Simeone llegó al banquillo del Atlético de Madrid. Justo un mes después de la famosa pancarta del Bernabéu, el 26 de noviembre de 2011: “Se busca rival digno para derbi decente. Razón aquí”. Se ve que el Cholo debió interesarse por aquel anuncio y llamó...  


Desde entonces, todo ha cambiado. Todavía nos han clavado dos dagas dolorosísimas que ahora son sus principales lemas ofensivos (el minuto 93 y el Juanfran al palo), en dos finales de Champions con las que antes ni podíamos soñar, pero entre tanto se les ha metido un 4-0, se les ha ganado una Copa del Rey en el Bernabéu, una Supercopa de España, una Supercopa de Europa... y con el de este sábado ya son seis temporadas en Liga sin perder en el Santiago Bernabéu. Desde 2012, siendo el primer equipo en la historia de la Liga que encadena seis años consecutivos puntuando en el Bernabéu.

UN ESCENARIO IDÍLICO PARA VER EL DERBI
Con Mario a mi ladito me tocó ver el partido; en Casa Nano (el bar-restaurante de los padres de Francis), donde luce un gran escudo del Real Madrid al fondo de la barra; y rodeado de otros invitados a la boda, algunos de ellos que se creen progres y podemitas, pero luego dicen ser del Real Madrid, aunque después no sepan ni que Isco está de baja o contra quien ha jugado el Barça.
En ese escenario idílico me tocó ver el derbi, con lo que tenía miedo, para qué negarlo. Sin embargo, este Atleti de Simeone nada tiene que ver con aquel en el que el Cholo daba sus últimos coletazos todavía dentro del campo. Han pasado 15 años, los mismos que hace que conozco a Francis y a Mario.

LAS PALABRAS DE MI AMIGO MARIO HAN CAMBIADO MUCHO
Y las palabras que Mario nos dedica hoy tampoco pueden asemejarse mucho a las de entonces. Ahora Mario afronta los derbis sin tener "nada claro que el Madrid vaya a ganar”, y definiendo al Atleti como “un equipo muy hecho, muy duro y al que es difícil meterle mano”.
En la primera parte, incluso salió de su boca el reconocer que “el Atleti está siendo mejor” o que, "aunque el Madrid tenga más posesión, es el Atleti el que está tocando más cerca del área rival". Y así estaba siendo.
La primera parte del Atleti me dejó un extraordinario sabor de boca, con Lemar, Rodri y Koke tocando de primeras y con fluidez en medio campo, con Saúl soltando dos latigazos en los primeros compases, y con Griezmann y Diego Costa ganando la espalda a la zaga blanca en sendas ocasiones en las que sólo el acierto de Courtois nos privó de celebrar el gol.

DOS MANOS A MANO DE LOS QUE NO SE FALLAN
En la primera, Koke metía un extraordinario pase en profundidad para el francés, que salía en línea con un Ramos que rompía el fuera de juego, pero en el mano a mano con Courtois estuvo algo lento a la hora de definir y la picó demasiado suave, sacándola el meta belga… con la cara.
En la segunda era Griezmann el que asistía a Diego Costa con un gran envío a la espalda de Varane, pero el disparo del hispano-brasileño lo salvaba Courtois en su salida con el brazo izquierdo, y la pelota se perdía lamiendo el palo. 16 partidos sin marcar en Liga lleva Costa. Demasiados para el delantero centro del Atlético de Madrid, por mucho que en ese periodo sí haya visto puerta en Europa (En Europa League, Supercopa y Champions).
Esa mayor cercanía a la puerta rival también se tradujo en un par de manos en el área de castigo del Real Madrid, especialmente una muy clara de Casemiro a centro de Koke. Pero según dicen, el VAR no se aplicará en el área del Real Madrid hasta la temporada que viene...

Tras los fallos citados, no podía evitar pensar en el tópico de “el que perdona, lo acaba pagando”… Ya que, por su parte, el Madrid sólo se acercó con peligro en un remate cruzado de Bale tras una falta al segundo palo en la que Filipe perdió su marca; y en un increíble fallo de Oblak (nunca visto) al borde del descanso, que dejó un despeje corto que interceptó Asensio en dirección a portería, por suerte, al alcance de las manos de Oblak.  

CEBALLOS CAMBIÓ AL MADRID; GIMÉNEZ SOSTUVO AL ATLETI
Así las cosas, llegué al descanso con la esperanza de que si el partido transcurría igual en el segundo tiempo, nos llevaríamos la victoria.
Pero poco se parecieron las cosas tras la reanudación. Ceballos saltó al campo por un lesionado Bale (mucho estaba tardando...) y dio a los blancos mayor posesión de peligro, velocidad y mordiente.
De los rojiblancos no hubo más noticias en el otro área, y en la suya Giménez se agigantó. Lo cortaba todo: al cruce en la banda, ganando unos contra uno, imperial por arriba...
Gracias a su buen hacer, y a la seriedad habitual del resto de la retaguardia, el Madrid sólo dispuso de una ocasión realmente clara: en una contra por la izquierda, Kroos asistió a Asensio dejándole totalmente solo en el área, y cuando ya me lamentaba viendo el balón en la red, una salida providencial del Zamora Oblak conjuró el peligro con su manopla derecha.

Y EL PADRE DE FRANCIS DABA ÁNIMOS
Entre tanto, el padre de Francis alertaba al medio bar de progres y del Madrid que no hacían ni caso al fútbol para que miraran la pantalla cuando los blancos atacaban: "¡Ahora viene, ahora viene!". O nos comentaba en alguno de sus paseos por el bar "nada, que no marcamos", y yo pensaba: pues es verdad, no marcamos.
Menos mal que siempre me quedaba Francis y sus "en ésta la metemos, capitán". Un hombre al que el fútbol nunca ha dicho demasiado, hasta el punto de que le descubrí hace unos días que había tenido el honor de estar en el Bernabéu el partido de la despedida de Míchel, cuando me contó, el día que le llevé a que conociera el Metropolitano (con el Eibar), que la última vez que había ido al fútbol "fue en un Real Madrid 4-0 Mérida, en el año 96 o así".

Y así se acabó un derbi que no pasará a la historia por su fútbol, el primer 0-0 en el Bernabéu desde 2005. El sexto derbi liguero consecutivo en Chamartín en el que los colchoneros salen de la arena sin morder el polvo.
Un derbi en el que, tras la visita al Anfiteatro romano esa misma tarde, tuve claro cómo titular cuando el gladiador francés Griezmann se encaró en un uno contra uno con un gladiador belga de pasado indio, y al parar éste su embestida con la cara, el mensaje que apareció en las vallas de publicidad electrónica era el siguiente: Nemeziz (ver la primera foto).
La Némesis, la sempiterna lucha entre el bien y el mal.  

3 comentarios :

Rubén dijo...

Perdóneme pero pasaba por aquí y no he podido evitar el dejarle un comentario. Le agradezco la oportunidad de ejercer mi libertad de expresión de antemano. Sin más dilación, comienzo:

Siendo usted Jefe de Comunicación del Ilustrísimo Ayuntamiento de Parla, se me hace embarazoso tener que admitir que, en general, su estilo de escritura me recuerda más al nivel de redacción de una adolescente (o incluso un prepúber) que al de un profesional de la comunicación con la experiencia de la que usted goza y presume. Disculpe la osadía, en parte debida a mi poca vergüenza y en parte por haber realizado estudios de Comunicación en la misma universidad de la que usted fue alumno. Huelga decir que no me cabe duda que los profesores que encontró en su periplo académico superior fueron exigentes (pero justos) con usted, y que los títulos que puede disfrutar a día de hoy, y que le han proporcionado el cargo público que ostenta, han sido obtenidos en buena lid. ¿Se imagina el escándalo que supondría el que una universidad pública concediera diplomas "a la carta" a alumnos privilegiados? No quiero ni pensarlo. Menos mal que estoy convencido de que no se trata de su caso. Me alegro de ello, enhorabuena, de verdad. Ser honrado, en el partido para el que usted trabaja, es algo de lo que sentirse orgulloso.

Vamos a ser sinceros: mis impresiones sobre su estilo no son más que opiniones estéticas meramente personales sin ninguna validez crítica o académica. Su blog es un proyecto personal que generosamente hace público para informarnos sobre los quehaceres de su azarosa vida (cosa que seguro que sus amigos, conocidos, e incluso desconocidos agradecerán). No obstante, hay algo que no puedo dejar pasar: Siendo como usted es un cargo público, y reitero, a pesar de que este sea su blog personal, no deja de sorprenderme la manera en la que usted habla sobre los otros (sí, ese infierno). En concreto, parece ensañarse con gente a la que usted identifica por tener afinidades políticas diferentes a las suyas. Por poner un ejemplo, es curiosa la expresión que usted elige para describir a algunas de las personas con las que vio el partido de fútbol que representa el leitmotiv de su relato: "progres y podemitas, pero luego dicen ser del Real Madrid". Imagino que su intención no era despectiva, porque usted sabe con certeza que el respeto a diferentes opiniones políticas es uno de los pilares de cualquier intento de democracia. Seguro que lo sabe, ya que el cargo que usted ostenta requiere una gran responsabilidad en ese sentido. Sobre la antítesis propuesta entre ser "progresista" o "podemita" y ser seguidor del Real Madrid he de reconocer que me deja usted en fuera de juego (por utilizar un término futbolístico). Me gustaría conocer un poco más su razonamiento.

Estimado José Ignacio, me encantaría seguir contándote tantas cosas... (voy a terminar tuteándote porque me pareces un gran tipo y te estoy tomando cariño). Vamos al grano, que no quiero parecer un desequilibrado. Otro día podemos hablar del concepto de némesis que comentas al comienzo de tu relato. Me llama la atención. He de admitir que los ejemplos que elegiste se podrían haber mejorado (te recomiendo encarecidamente la lectura de "The Death of Ceasar", un libro publicado hace un par de años por el magnífico latinista Barry Strauss, si quieres mejorar tus conocimientos sobre la oposición a Julio César y las conspiraciones que llevaron a su asesinato). Sobre tu comparación entre Israel y Palestina, prefiero correr un tupido velo sobre la osadía.

Sin más, y como dicen en México, quedo de usted como su amigo y seguro servidor.

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

Estimado Rubén (suponiendo que así se llame), permítame que le dé tal tratamiento, ya que se despidió de mí como amigo.
Antes de nada expresarle mi más insondable decepción al comprobar su cobardía. Esconderse amparándose en el anonimato que concede Internet sí que es de un estilo adolescente o prepúber.

Podría zanjar aquí mi respuesta, ya que para ser merecedor de ella debería haber tenido al menos el valor de escribir con su nombre y apellidos, como lo hace el interlocutor al que se dirige, del que sin duda conoce más de lo publicado en este blog, que no ha encontrado precisamente por casualidad. En cualquier caso, voy a contestar a sus dudas.

¿La ingeniosa idea de que haya obtenido mis títulos "a la carta" se le ha ocurrido a usted solo o la ha sacado de alguna moción tipo de Podemos? Me resulta especialmente gracioso lo de "alumno privilegiado". Me saqué mis dos licenciaturas mediante mi esfuerzo y mis propios medios, sufragando la primera (Humanidades) gracias a las becas que iba obteniendo por aprobar todas mis asignaturas y la segunda la costeé con un trabajo en el McDonalds durante tres años. ¿Cómo pagó usted la suya?

Entrando en la materia que ha sido objeto de su impulsivo comentario, siempre pensé que Podemos se fundó como oposición al poderoso, al acaudalado, al capitalista, a "la casta"... y opino que el club de fútbol que acumula un mayor número de estos adjetivos es el Real Madrid... De ahí que me choque cuando van unidos. Espero haberle sacado un poquito del fuera de juego sin necesidad de recurrir al VAR. Pero sin duda usted sabrá mucho mejor que yo lo que significa ser de Podemos.

Como cargo público que soy, ya que usted lo mezcla aunque no venga al caso, para nada albergaba la intención de "ensañarme" o ser "despectivo" con ninguna opinión política. Respeto todas ellas sobremanera y sé lo que es una democracia. No la inventaron ustedes.

Me temo que está usted un tanto confundido, porque, aunque de soslayo mencione su formación política, el único partido del que se habla en este blog es siempre el mismo: EL DEL ATLETI. Me temo que le ha cegado el leer "progres y podemitas", pero de todas las características que enumero si a alguna me refiriera de forma despectiva sería a la de ser del Real Madrid. Sobre todo cuando uno demuestra un supino desconocimiento de la actualidad de "su" equipo y de todo lo que le rodea.

Pero insisto, como cargo público no existe nada más lejos de mi intención que tratar con desprecio a ideología política alguna. En cualquier caso, hay cargos públicos que hacen cosas peores, como comentar que les gustaría pegar a otro por el simple hecho de ser del PP. Eso está feo.
Algunos llevan la política al límite del sectarismo y hasta de la violencia. Yo soy más de hablar de fútbol, de esto versa mi blog, no de los quehaceres de mi azarosa vida, pese a que en ocasiones pueda haber alusiones banales.

Me encantaría seguir contándole tantas cosas, pero me voy a despedir concediéndole una única razón en su perorata: los ejemplos de la Némesis son mejorables, sin lugar a ningún género de duda.

Le agradezco la recomendación literaria, sé que Julio César tuvo múltiples y variopintos enemigos (hay hasta listas sobre ello), pero elegí a Bruto simplemente por ser el que le asestó la última puñalada mortal (he leído que le dieron hasta 23...). En cuanto a Israel y Palestina, en mi opinión Israel oprime al pueblo palestino y podría ostentar la catalogación de Némesis. Pero estoy muy lejos de ser un experto en este conflicto.
Me alegro de que no tenga nada que objetar en la confrontación entre Batman y el Joker.

La que considero irrefutable es la de que el Real Madrid es la Némesis del Atlético de Madrid. Sobre esa dicotomía estaré encantado de debatir con usted si está dispuesto a hacerlo desvelando su identidad, mi estimado Rubén.

PD: Me sorprende que como colofón haya empleado usted una frase de México. Conociendo su argumentario, habría sido más propia una cita de Venezuela

Rubén dijo...

Querido José Ignacio,

Me alegro de leer tu respuesta (especialmente porque está mucho mejor escrita que tu artículo). Tu esfuerzo me llena de orgullo y satisfacción.

Me doy por satisfecho. La próxima vez que visite España te lo haré saber. Quizás podremos entonces comentar la vida de Marco Bruto cara a cara.

Un saludo desde Nueva York,