lunes, 7 de febrero de 2011

"En el Camp Nou sólo se gana siendo valiente"

Es difícil hablar sólo de lo deportivo en el Atlético de Madrid actual. Pero voy a intentarlo.
Los rojiblancos comenzaron a perder el partido del sábado desde el momento en el que se conoció la alineación. Forlán en el banquillo, un solo punta, y Filipe Luis de extremo izquierdo por delante de Antonio López, supuestamente, para tapar a Alvés.
Dice un tópico del fútbol que cuando un equipo juega en función del rival, acaba perdiendo. Pero es que pensar que el Atlético de Madrid pueda puntuar en el Camp Nou saliendo a defender es algo que causaría carcajadas en cualquier aficionado colchonero. Sin embargo, ésa fue la opción de Quique.
En los últimos años, siempre que el Atlético ha ganado al Barça en el Calderón ha sido resultado de partidos locos en los que el equipo madrileño terminó teniendo más pegada (07-08: 4-2; 08-09: 4-3; 09-10: 2-1). Encuentros con mayor posesión para el Barcelona, como marca la lógica aplastante de su poderosísimo medio campo, pero con un Atlético que no renunciaba al ataque y que aprovechaba las contras con la velocidad y la pegada de sus puntas.
Sin embargo, en las últimas temporadas, el Atleti no ha afrontado de igual manera sus visitas a la Ciudad Condal. Ha salido medroso, timorato, y como consecuencia de ello nunca ha llegado al descanso con menos de dos goles de desventaja (07-08: 2-0; 08-09: 5-1; 09-10: 4-1; 10-11: 2-0).
La frase del título es de Milinko Pantic, grandísimo jugador que sabe lo que es ganar allí y entrenador de brillante futuro, que lleva muchos años a la sombra sólo por cumplir un sueño: entrenar al Atlético de Madrid.

QUIQUE NO ES VALIENTE
Pero la valentía no es la característica principal de Quique, y el Atleti salió a ver qué pasaba. Y lo que pasó fue que en los primeros 15 minutos los rojiblancos no olieron ni el balón (80-20 en posesión).
Si los culés no marcaron antes fue porque Villa disparó desviado en un par de ocasiones, porque a Messi le pitaron falta sobre Ujfalusi la primera vez que ganó la espalda a la zaga, y porque el argentino no estuvo fino en algunos de sus primeros controles. Por entonces pensaba que quizá ésta no sería su noche...
Pero a los 16 minutos, como si fuera invisible, Messi se mete entre la línea de cinco centrocampistas y de cuatro defensas rojiblancos, recibe solo, y con un simple recorte hacia afuera se quita a tres contrarios, Assunçao, Filipe Luis y Ujfalusi (que para colmo chocan entre sí), y con su clásico zurdazo seco bate a De Gea (1-0).

SÓLO VEÍA AL BARÇA
Como era de esperar, el Barcelona siguió haciendo funcionar su máquina bien engrasada al mismo ritmo y con idéntica mecánica. Así, Messi volvió a plantarse solo ante De Gea cinco minutos después, pero la cruzó en exceso, y, poco más tarde, el portero rojiblanco evitó con su pierna derecha que Pedro alcanzara el récord de siete partidos seguidos marcando.
No pudo hacer la propio a la media hora, cuando una jugada de 21 toques del conjunto barcelonista la cortó Antonio López en el suelo, pero en su intento de despejar, mientras caía, le mandó la pelota a Leo Messi, que por supuesto no desaprovechó el regalo y supero a De Gea (2-0).
Por el cariño que le tengo a Antonio López, me limitaré a reproducir las palabras que emitió mi padre: “Pero así no se puede, hombre. ¡¿Ese tío qué hace, cómo despeja así en vez de mandarla a tomar por saco...?!”.
Cuando el Barça no tenía el balón... es que le faltaban cinco segundos para recuperarla. Cuando los culés disparaban fuera, a la vuelta de repetición, ya tenían de nuevo la bola. Si había falta a favor del Atleti, cuando el realizador volvía al directo, los blaugranas ya habían recobrado el balón.
Cada futbolista del Atleti se veía rodeado de cuatro azulgranas que apretaban como lobos y no vi a los de Quique hilvanar más de dos pases en los primeros 30 minutos.
Para colmo, este ímpetu no era castigado por el colegiado Turienzo cuando era excesivo, como ocurrió en una fea entrada de Pedro a Antonio López en la que ni vio amarilla. O en la posterior del amigo Dani Alves...

RESPIRO DEL BARÇA: ALVES Y EL GOL DE TIAGO
El Barça decidió tomarse un merecido respiro en los últimos diez minutos y el Atleti pudo disfrutar durante un rato del balón. Tiago pudo hacer intento de mover al equipo, y Agüero protagonizó un extraordinario eslalon que acabó en corner tras irse de cuatro (¿Saben cuántos balones tocó Messi y cuántos el Kun? 89 por 29...).
Pero al filo del descanso, el argentino desbordó a Alves, apuró línea de fondo y centró. Ya fuera de plano, con lo que la entrada fue bastante posterior al pase, Alves cazó al Kun. La acción no mereció el mismo castigo que el penaltito de Perea hace una semana. Para colmo, mejor que no hubiera visto ni amarilla, ya que en un alarde de picardía desconocido a orillas del Manzanares Tiago sacó rápido y directo a portería... y marcó. Sin embargo, Turienzo lo anuló porque estaba apuntando la tarjeta. Lo refleja el reglamento, pero duele ver cómo nunca nos sonríe la suerte, cuando sólo hace dos temporadas Messi nos marcó un gol idéntico. Por cierto, las cámaras de La Sexta estaban con la repetición, por supuesto. Necesitaron todo el descanso para mostrarnos la imagen del tanto...

SIN SUERTE; SIN PERDÓN
En el segundo acto Forlán saltó por Fran Mérida, que supuestamente salió para dar pausa al equipo, pero a mí al menos fue de los pocos que me gustó. Sin embargo, su aparente oportunidad estaba sentenciada a los 45 minutos si el resultado no acompañaba.
Con Forlán en el campo los rojiblancos dieron visos de reacción en los primeros 20 minutos. El uruguayo se ofreció, se movió bien entre líneas, y en ese tiempo llegó una grandísima ocasión de Filipe Luis que salvó sobre la línea Piqué. Pero el Barça decidió que esa noche no tocaba montaña rusa, sino un relajante tiovivo, y pronto adormeció el partido con su hipnotizador tiqui-taca.
De Filipe Luis decir que ni corre cuando defiende (en la primera parte Pedro le ganó una bola esprintando mientras él iba andando), ni aporta nada cuando ataca. Doce millones tirados a la basura.
Al final, Messi sentenció aprovechando un nuevo rechace en el que Godín tampoco estuvo lo suficientemente contundente y De Gea se llevó grabados los tacos de Villa (3-0).
En los minutos de la basura, Godín y Agüero, ambos de cabeza, pudieron maquillar el resultado. Pero ni con ésas.

PRESENTE NEFASTO; FUTURO ATERRADOR
Cero puntos; cero goles a favor y seis en contra en nuestro balance de la segunda vuelta.
A catorce de la Champions y a siete de la UEFA. Aunque tranquilos, que el séptimo va a Europa y la temporada se venderá como aceptable.
Ahora, vienen Valencia, Sevilla, Villarreal y Madrid consecutivamente al Calderón. Y mientras, Agüero aparece en fotomontajes con la camiseta del Madrid, Forlán espera el 30 de junio para decidir su futuro y Quique... Quique compara a Messi con Di Stéfano, cuyo récord, por cierto, anoche pasó a mejor vida. El mejor jugador del mundo; la peor Liga del planeta...

7 comentarios :

Ger dijo...

Yo no se como lo sigues viendo. Yo vi la primera media. En cuánto íbamos 2-0 y el ridículo atlético volvió a hacer acto de presencia apagué la tele y a otra cosa. Es lo que hay jose. Este equipo por mucho que os empeñeis es de segunda división salvo por el kun. Forlán no debería volver a vestir la camiseta hasta que le larguemos y para hacer el ridículo mejor que jueguen los canteranos a ver si al menos vemos a hombres jugar al fútbol y no a maricones.

Un abrazo

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

GER, pues lo veo porque, todavía hasta hoy, cuando está jugando el Atleti me es imposible estar haciendo otra cosa.
Además, si quiero seguir con este blog y dejo de verlo, definitivamnete me tendré que abrir uno de cocina...

El sábado perdimos porque este Barcelona es un equipo intratable y porque tenemos un entrenador cobarde. Aunque yo seguiría ya con él hasta final de temporada y, se hunda el barco o no, empezaría el año que viene con un entrenador al que se depositara toda la confianza. No un parche como fue Abel o ha sido en cierto modo el propio Quique.
A ver si siguen dando confianza a gente como Koke.
Y como tampoco se puede jugar es cada partido pensando que tu mejor jugador no va a estar el año que viene...

Un triste abrazo

Santi Riesco dijo...

Me pasé el partido cagándome en Quique, en el cerrojazo, en la alineación, en la falta de huevos... los tres goles se pudieron evitar, pero seguro que nos habrían metido otros tantos con ese planteamiento. Da pena ver a este equipo.

Tomi Soprano dijo...

Yo ya he entrado en la dinámica de que prefiero que palmen cuanto más partidos mejor. Lo de ilusionarse por el séptimo puesto suena a chiste, vamos ... Por favor.

Mi única ilusión para lo que queda de temporada es el 24 de Abril. Es en lo único que ando centrado. Lo demás me importa un bledo.

Y si. Me pacha como a tÍ: veo al Atleti porque cuando juega no puedo hacer otra cosa en la vida (ni aunque le Schiffer se me pusiese en pelota picada viva, vamos, además que ya está muy mayor), y por el puto bloq de los huevos, aunque, si te soy sincero, me canso cada día más de repetir siempre lo mismo. Que estoy harto, hasta la polla, hasta el nardo, hasta el pirulí, hasta los huevos, etc ...

En fin. Esto es una pena, macho. Lo que más me ha jodido del todo, Jose, han sido las palabras de Guardiola al acabar el partido:

"Si jugamos así contra el Madrid en la final de Copa la perdemos fijo".

Como ves, el descrédito que ha sufrido el Atleti es brutal. Ya está considerado como uno más. Un mediocre más. Lo que somos, vamos.

En fin. Que un abrazo, colega.

Gontxo dijo...

Quique cada día me recuerda más a Manzano. Cobarde, cagón, sin mentalidad, con experimentos suicidas y absurdos.

Wario dijo...

Cargáis contra Quique que la temporada pasada cogió un equipo hecho una mierda y lo hizo campeón. Con casi total seguridad, Quique se irá después del nuevo ridículo contra el Valencia. Según se rumorea, vendrá "alguien de la casa" (yo he oído ya los nombres de Simeone y Pantic). ¿Servirá para algo? Para quemar a alguno que, en otra época, con otra directiva y otros jugadores, podría haber hecho historia dirigiendo al Atleti.

Pero hasta que no cambiemos las cosas, seguiremos viviendo del pasado y de los sueños, y así nos va.


Saludos desde Paseo Melancólicos

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

GONTXO, lo peor es que hoy leo en Marca que se está pensando en Manzano para el año próximo... Yo no entiendo nada. ¿Tan difícil es traer a un entrenador de corte ofensivo? Aunque sea por equivocación...

WARIO, lo de Quique el año pasado tuvo mucho mérito, pero se debió a que el propio equipo se extramotivó conforme pasó rondas de UEFA, supo competir seriamente en los partidos grandes, y tuvo dosis de suerte con el doble valor de los goles frente a Valencia o Liverpool.
Yo creo que el Atleti ganará al Valencia, aunque de poco valdrá. Pero, pase lo que pase, yo ya aguantaría a Quique hasta final de temporada. Que se queme él, y no otro, como apuntas.
Simeone acaba de coger al Catania, pero yo sí daría la oportunidad a Pantic, que la lleva esperando muchos años (como apunto). Pero para la temporada que viene, no como parche con fecha de caducidad.

Un saludo a todos!