sábado, 22 de octubre de 2011

El Atlético sí seguirá atentando

En el día en el que el pueblo español recibió una de las mejores noticias que podían darse, la declaración del fin de la violencia por parte de ETA, el Atlético de Madrid demostró que seguirá atentando... contra el fútbol, por suerte.
Los rojiblancos volvieron a hacer un partido muy plano contra un equipo que salió a contemporizar y que se permitió el lujo de sentar en el banquillo a tres de sus mejores hombres (Di Natale, estrella y Pichichi sin discusión, Isla y Asamoah). Sin embargo, como ya ocurriera con el Rennes, que el rival plante a un equipo B no es suficiente para que el Atlético gane.

SIN DOS DELANTEROS, NO HAY GOL
Antes del partido, reivindique la necesidad de que Manzano alineara dos puntas. Los únicos que tiene, por desgracia (Falcao y Adrián). Sin embargo, el jienense volvió a dejar al colombiano solo como un baboso a las seis de la mañana en una discoteca.
Por detrás, Diego estuvo muy acelerado, y en las bandas, Pizzi puso mordiente (encara siempre, aunque no siempre con acierto) y Juanfran perdió otra oportunidad (tengo fe en este jugador, pero estuvo mejor de lateral que en su posición).
Esta vez, en la zona ancha “sólo” hubo doble pivote, con un Assunçao (el que menos juega) que fue el mejor, robando, tocando fácil y bien, y anticipándose al rival en varias jugadas comprometidas.
Como ya me ocurriera con Quique, cuando fuera del Calderón sacaba solo arriba a Agüero o a Forlán, o tiempo atrás con aquellos que decidían dejar como un náufrago a Torres, el fútbol con un solo delantero me repugna. Es imposible ganar.

ESTE FÚTBOL NO FAVORECE A FALCAO
Es cierto que no por jugar con más delanteros (como ocurre con algún técnico que a la desesperada coloca cuatro delanteros al final) es más fácil marcar. Cada zona debe estar compensada para conseguir llegar al gol. Pero en el Atlético Falcao es la única referencia, y el Atlético no juega a colgársela, sino a tocar, tocar y tocar, hasta marearla en la frontal. Los desmarques de Adrián, o el Kun si estuviera (ay el Kun) serían más válidos para aprovecharse de este juego, pero con tanto toquecito, el único recurso que saben usar los de Manzano para llegar a puerta es el disparo lejano.
Así lo intentó Gabi en varias ocasiones (ya le entrará alguna), Pizzi, o el propio Falcao. Pero la mayoría de intentonas acabaron en las nubes o muy centradas.

UN 60% DE POSESIÓN ESTÉRIL
El Atlético de Madrid acumuló casi un 60 por ciento de posesión ante un Udinese que buscaba sólo salir a la contra con la velocidad de Armero (que se la lío más de una vez a un Perea que de nuevo estuvo mal...) o intentaba aprovechar las jugadas a balón parado.
El primero robó la cartera en el segundo acto a Perea, y una indecisión en el despeje de Godín a punto estuvo de escribir una nueva página brillante en nuestro catálogo de “goles del humor”. Antes, en una falta lateral, Benatia se sacó un cabezazo que repelió Courtois en una excepcional parada.
Entonces pensé, que si el Atleti venía quedando 0-0 en los últimos choques es en buena parte gracias al belga, ya que, de lo contrario, los anodinos empates sin goles se convertirían en derrotas. Pero aún no había acabado el choque.

LO MISMO QUE UN 0-0
Hasta aquí, mi crónica es idéntica a la que habría escrito con un 0-0, resultado que esperaba y que, por otra parte, hubiera sido el justo. No haré leña del árbol caído como han hecho algunos, por el hecho de que el Udinese marcara dos goles al final. No se equivoquen, el Atlético no hizo méritos para perder. Como tampoco los hicieron los transalpinos para ganar.
El problema no fueron los dos goles italianos en el 88 y el 93, el problema es la alarmante falta de gol que, por mucho que digan, no proviene de la ausencia de puntería, sino de la sequía de ocasiones.
Dicen que el Atleti es el que más remata después del Barça. Pero a mí los tiros de Gabi desde 25 metros que acaban en las manos del portero, no me valen.
Yo sólo vi dos oportunidades claras. Una volea alta de Godín cuando estaba totalmente solo (55') y un centro-chut de Diego que Falcao esperaba para embocar en la línea, pero que salvó un zaguero. Esta última, se produjo en el minuto 91...

EL UDINESE MARCÓ COMO PREVEÍA
Mientras tanto, el Udinese marcó de la única forma que podía hacerlo. En una jugada a balón parado. Una falta lateral que Filipe Luis despeja mal. Rechace para los italianos. Pelota que cae a pies de Benatia al borde del fuera de juego y su disparo lo envenena Perea a la red (1-0). El marroquí Benatia, defensa central, el más peligroso de los suyos. Esto lo resume todo.
Con el Atleti volcado (a buenas horas...) Reyes pierde un balón en línea de tres cuartos, el recién entrado Adrián se queda mirando en vez de bajar, mientras su compañero Assunçao se pega una carrera de 80 metros (se pongan como se pongan, el brasileño tiene que jugar más) y Floro Flores, que no mete un gol al arco iris, se la cruza a la perfección a Courtois. 2-0 que para colmo complica más el liderato del grupo y un equipo y una afición que celebraron el triunfo con más euforia de la que demostraban las gradas (20.000 espectadores).
Este domingo viene Caparrós, entrenador que no me ilusionaba, pero que al menos vendría con aires renovados. Veremos qué resistencia le ofrece el “viejo” Manzano. Veremos si llega un gol... 275 minutos después...

2 comentarios :

Gontxo dijo...

Yo siempre he pensado que Manzano es un inutil. En tema rotaciones, tarda 30 jornadas en dar con la alineación, se inventa excusas absurdas, no ve los cambios y no sabe com lidiar las cosas. Muchas veces, sanciones y lesiones le acaban recolocando las cosas. en el atleti le va a pasar lo mismo.

el glorioso dijo...

Sacará a Koke y Pulido de una vez? Manzano un tuercebotas... como sigamos así en navidades ni en puestos U.E.F.A y pasar la ronda de grupos de milagro... y la copa, espera que el Albacete nos de un susto como en la temporada 94-95... en fin. No ví nada y me alegro porqueme iba a enfadar- Y mañana a ganamos o qu e dimita alguien joerrrrrrrrrrrrrr =(