lunes, 3 de septiembre de 2012

El precio de la grandeza

Era el Chelsea un modesto equipo londinense con escaso palmarés con el que Abramovich, a base de talonario, ha conseguido lograr su sueño: levantar una Champions.
Si antes del encuentro uno repasaba los títulos de uno y de otro sólo nos ganaban en ese ansiado cetro conseguido el pasado mes de mayo. Cuatro Premiers del Chelsea, por nueve Ligas del Atleti; siete FA Cups, por nueve Copas del Rey; una Copa de la UEFA, por dos rojiblancas; y desde el viernes, una Supercopa de Europa, por las dos nuestras...
Sin embargo, en otras estadísticas no había discusión a favor de los de Londres: 90 millones de euros en fichajes (40 Hazard, 32 Oscar, 10 Azpilicueta y 8 Marin); por uno del Atlético... (Cata Diaz).
El fútbol desde hace años es sólo dinero. Y no se engañen, el Atleti ganó porque sus once hombres derrocharon más coraje y corazón (como dice el himno), pero porque uno de ellos vale 45 millones de euros y fue él quien resolvió el partido...

INICIO ARROLLADOR
Minuto tres de encuentro, Adrián pone un buen pase profundo al que llega Filipe Luis en línea de fondo. Saca un centro al área donde hay una nube de defensas azules. Parece imposible que nadie remate, pero Radamel Falcao se come a Cole y estrella la pelota en el larguero.
“Ya les hemos metido el miedo en el cuerpo”, le comento a mi padre. Eso no era nada...
Minuto seis de juego, balón largo para Falcao, la pelota se le queda atrás, se frena, se para, toque sutil para superar la salida de Cech y la bola junto al palo izquierdo (0-1), inalcanzable para David Luiz (el hermano futbolista de Daniel Diges, el de “Algo pequeñito”).
Pequeñito, muy pequeñito se quedó David Luiz al lado de Falcao, al igual que todo el Chelsea ante la aplastante superioridad atlética. La cara de Fernando Torres tras el tempranero tanto, un poema...
No existió en ningún momento el equipo blue, ni Lampard, ni Mata, ni Obi Mikel... tan sólo Hazard justificó sus 40 millones con algún disparo desviado y algún pase profundo que fue siempre bien cortado por Godín y por Miranda. Impecables ambos, sobre todo el brasileño, anticipándose a cada balón que buscaba a Torres.

EL ATLETI ATACABA EN TROPEL: BATALLÓN DE COMBATE
Al cuarto de hora, Adrián se topó con Cech y Arda Turan cabeceó fuera un centro de Filipe. A los 19, llegó el segundo.
El Atleti atacaba en tropel, como cuando éramos niños y las jugadas ofensivas consistían en un batallón de combate avanzando metros todos alineados. Estilo Oliver y Benji. Nadie defendía, y era bueno ir en línea porque rara vez te la pasaba tu compañero, así que había que estar cerca por si se le escapaba...
Así que en tropel la llevaba Koke, junto a él Adrián, y un pase que nuevamente se come David Luiz le llega a Falcao, de nuevo se para, se coloca, y lo vi claro: ¡Lo va a volver a hacer! Y lo hizo. Una rosquita perfecta con la zurda, idéntica a la que le colocó a Iraizoz por la escuadra tres meses y medio antes en la final de la UEFA. 0-2. Sólo cambiaba el equipo rival. Pero la rosca de Falcao siempre se aloja en la escuadra.

COMO MOTOS
La cosa pintaba bien. Más que bien. Y el Chelsea era incapaz de acercarse a la portería del que se supone será su futuro portero.
Los ingleses intentaban moverla, pero el Atleti recuperaba con facilidad, con Mario y Gabi como gladiadores, y cuando se robaba, de nuevo toque de corneta y batallón de combate.
Adrián se cruza todo el campo con su zancada característica, le acompañan tres rojiblancos, entre ellos Gabi, que aparece por la derecha como si se hubiera tomado tres Red Bulls. “¡Van como motos!”, comenta mi padre fascinado. Pero Gabi no es Falcao y su tiro lo tapa Cech. “Si meten el tercero esto sí que se acaba”, sentencia.
Y el tercero tenía que llegar. Arda da un pase de la muerte para Adrián, que de forma sorprendente remata contra sí mismo (creo que jamás vi algo igual) y Falcao, que devora cada balón que ronda el área, remata no sé cómo y no sé cuándo contra el poste. Apoteósico.

¿DÓNDE ESTÁ FALCAO...?
Pero el éxtasis aún estaba por llegar. Minuto 45, corner en contra. “Es muy importante estar concentrados ahora”, dice el Mami Quevedo. El Atleti despeja... y de nuevo sale el batallón. Esta vez comandado por Arda Turan. Koke y Juanfran a su derecha, Adrián a la izquierda. “No le ha dado tiempo a llegar a esta contra a Falcao”, le advierto a mi padre.
Pero Arda también se ha dado cuenta. Llega a la frontal, se frena, se gira hacia la izquierda, y la suelta... ¿Quién llega por ahí? Sí, Radamel Falcao García, que con la zurda bate por bajo a Peter Cech (0-3). ¡Un, dos, tres! Nos recuerda con sus dedos. ¡Increíble! Un hat trick y dos palos contra el campeón de Europa. ¡En sólo 45 minutos! El Atleti ya era Supercampeón.

IMPOSIBLE REACCIÓN
En el segundo acto no hubo reacción inglesa. Era imposible. Tan sólo un par de tiros desviados de Hazard y de Torres (el único que hizo), y pudimos ver a un Niño impotente, bajando a la posición de lateral izquierdo incluso a intentar robar balones. Hasta dos faltas cometió el de Fuenlabrada en su desesperación, en un encuentro en el que por fin pudo ver in situ a su Atleti ganar un título... lástima que desde el lado contrario.
Y los de rojiblanco, corriendo y peleando cada balón como si fueran 0-0. Falcao el primero.
En el 60 un rechace de una falta acabó en los pies de Miranda, que contagiado por Falcao se la picó por encima a Cech. 0-4, y parecía que esto no iba a parar.
Pero paró. Por suerte para el Chelsea, que con fortuna también encontró el gol del “honor” en un balón suelto con el que fusiló Cahill (1-4). Fue el único disparo a portería de los blues.
Todavía pudo llegar el quinto, en un despeje al palo de David Luiz tras una nueva contra eléctrica. Tampoco hacía falta. El “We are de champions” volvió a sonar por el Atlético de Madrid por cuarta vez en dos años. Escuchar hablar a Mario Suárez de “ya tenemos otro título más” le hacía a uno frotarse los oídos ante palabras impensables hace muy poco tiempo. Otro título más. Efectivamente. Y ya van 25... (9 Ligas, 9 Copas, 1 Supercopa; 1 Intercontinental, 1 Recopa, 2 UEFAS y 2 Supercopas de Europa).

LA ROJIBLANCA DEBE SALIR EN LA FOTO
¿Saben lo único que no me gustó? Que nada más acabar el partido Falcao ya se había quitado la camiseta del Atlético de Madrid para lucir su habitual mensaje de agradecimiento a Dios. Igual que hizo en Bucarest, donde si se fijan es el único que aparece en la foto de los campeones sin la rojiblanca.
Alguien, no sé quién, debió advertirle del detalle y volvió a ponérsela para, esta vez sí, recoger la copa con la camiseta de su club. Como debe ser.
Las copas las gana él, es innegable, pero las gana con y gracias al Atlético de Madrid. Y ese escudo debe salir junto al trofeo en la foto. Después, que se ponga o se quite lo que quiera.
Supongo que es lo que nos merecemos. Un club con estrellas sin camiseta. Siempre con futuro incierto. En cualquier caso, gracias Radamel. Volveremos a ser campeones.

7 comentarios :

Amin dijo...

Pue sí esto empieza muy bien,esperemos que no se tuerza
Grande Falcao!!

Gabriel dijo...

Hombre, modesto equipo y escaso palmares en el Chelsea con dos Recopas y con jugadores de cache habiendo vestido su camiseta...

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

Hola Gabriel.
Tienes razón, tienen dos Recopas de Europa y ninguna UEFA. Consulté mal el dato y pensé que tenían una UEFA y una Recopa.
En cualquier caso, es un equipo que hasta la llegada de Abramovich sólo había ganado una Premier. Una en toda su historia.
Un palmarés de equipo grande estarás de acuerdo conmigo en que no tenía.

Un saludo

Angel dijo...

Hola Jose!.

El partido estuvo bien, de los que más me han emocionado (no por emocionante) de los que he visto del Atleti en toda mi vida. Iñako lo definió ayer en el AS muy bien, con algo como "esto debe ser la grandeza, saber que pase lo que pase vas a llevar a cabo tu propósito".

Por cierto, desde que me dijiste que fuiste a ¿Hamburgo? solo, no dejo de darle vueltas... Algún día tengo que hacerlo yo XD

Nos vemos crack!

Tomi Soprano dijo...

Muy chula tu crónica, fenómeno, aunque si no sacas siempre algo negativo, es que no estás contento, ¿Eh? Prefiero que Falcao sea un Atleta de Dios que no un mercenario del Radi. Así sabemos que se acuesta prontito, que apenas se corre juergas, etc.

Torres. Un utillero muy amigo mío iba al gimnasio del Calderón conmigo, me dijo que Fernando se fue porque el Club le obligó ya que necesitaban las pelas (qué raro) y lo de su rueda de prensa fue una auténtica farsa. De hecho, se le ve en la misma con una cara de mala leche de la hostias, pero ...

Gabriel dijo...

Jose, estoy de acuerdo que en palmares de grande-grande no tiene (considero a dos equipos de su zona, el Arsenal y el Tottenham por delante del Chelsea) pero ya me gustaría que mi equipo tuviese ese palmares.

Mauricio dijo...

Compa:
Escribe algo sobre las declaraciones del padre de Radamel. Tu que trabajas en prensa tendrás más datos.
la verdad es que estoy hasta la narices de la Brunete mediática madridista. Cada vez que ganamos algo nos demostan el equipo en el periódico y desestabilizan, creando mal ambiente en la afición.
Un abrazo