lunes, 5 de mayo de 2014

El Atleti desata la locura

“Y supe
que había otras mil maneras
de perder la vida
intentando olvidarte”.
Con esta estrofa termina el poema con el que me reecontré con mi amigo David Minayo, que acaba de publicar su nuevo libro: “El amor en tiempos de los desguaces de coches”.
Aunque en algún tiempo no muy lejano me planteé dejar de pensar en el Atlético de Madrid (finalmente me fue imposible), lo que está claro es que este equipo tiene mil maneras de hacerte perder la vida, para bien y para mal... y de volverte loco.

LOCURA PARA LA FINAL DE CHAMPIONS
En este sentido, esta semana está siendo (y será) especialmente paradigmática.
El jueves deberé pegarme el madrugón padre (hora prevista en estos momentos para estar en las taquillas, las seis de la mañana), ya que el sábado leía con desolación en la web del club que el corte para adquirirlas el segundo día (el miércoles) me lo daban en toda la cara: hasta el número 13.000, cuando mi padre y yo somos los abonados 13.224 y 13.225...
En las finales precedentes (Hamburgo y Barcelona, 2010; Bucarest, 2012; y Bernabéu, 2013), ese corte del segundo día lo habían pegado en el 15.000. Y desde 2012, estaba dentro.
Sin embargo, este año cambió y me tocará pegarme con 5.750 abonados con números más altos que el mío por las entradas que hayan dejado los 13.000 primeros (que intuyo que agotarán las de 70 y 160 euros... Dejando sólo las más caras: 280 y 390 euros. Por un partido... indecente).

¿CUÁNTOS ABONOS TOTALES HAY?
Hay 13.050 entradas para los abonados... Pero no son los 13.000 primeros los que podrán adquirirlas antes que yo, sino sólo los que tengan Abono Total (el suplemento para ver la Champions y la Copa). Sería un detalle por parte del club haber informado de cuántos de los 19.000 primeros socios son abonados totales, para hacernos una idea de cuántas pueden ir quedando tras los respectivos días de compra, y si saldrán a la venta más allá del tercer día. Pero ese dato no será facilitado por el club. Igual que tampoco ha dicho cuántas de las 13.050 entradas son de cada precio (aunque me han informado de que hay unas 5.000 entradas de las de 70 euros).
Lo peor del asunto, que ya hay gente haciendo colas en el estadio (antes del primer día de venta) y al parecer con una lista (incluso ya para el miércoles) que se pasa cada tres horas... Lo-cu-ra.
Les iré informando en futuras entregas de mi odisea para lograr la entrada, algo que espero conseguir.

EL ATLETI ROMPIÓ SU RACHA
Pero el Atleti también decidió volvernos locos en el plano estrictamente deportivo, al caer contra todo pronóstico contra el Levante y poner la Liga patas arriba.
A las 18:00 horas del sábado me encontraba celebrando como un loco el gol de Lafita en el Camp Nou (2-2) por doble motivo: acercaba al Getafe (de donde soy) a la salvación; y alejaba al Barça de la Liga.
“Hemos perdido la Liga, hay que pensar en el año que viene. Nos hacen goles impropios de alguien que quiere luchar por la Liga”, manifestaba recién acabado el choque un Sergio Busquets encendido.
Y llegaba el Atleti al Ciutat de Valencia (donde no vence desde 2007) con la posibilidad, ya perdida, de ganar por primera vez en su historia diez jornadas consecutivas en Liga (este equipo ya pasará a la historia como el que más jornadas seguidas ha ganado en una misma temporada, nueve, e igualando al Atlético Aviación que sumó los mismos triunfos entre las campañas 1940-41 y 1941-42).

DEMASIADO BONITO...
Quien más, quien menos, ya se temía que eso de poder ganar una Liga en casa, plácidamente, con una fiesta por todo lo alto, y a falta de una jornada, no era cosa del Atleti. Que somos más de cantar el alirón en la última fecha, en el Camp Nou, y rodeado de un sinfín de especulaciones si llegan con opciones de título los tres equipos.
Así que el Atleti muy pronto, a los seis minutos, hizo algo muy del tópico de “pupas” que lucha por desterrar: meterse un autogol. Corner que no remata nadie en el primer palo, rebota en el pecho de Filipe Luis, y mansamente para dentro... (1-0).
Quedaban 85 minutos, y muy pronto, Diego Costa se quedaba sólo en dos ocasiones ante Keylor Navas (anuladas ambas por inexistente fuera de juego) y Raúl García y Villa protagonizaban una clamorosa doble ocasión, repelida por el meta costarricense la primera (porterazo) y mandada a las nubes la segunda, con todo a favor.
Parecía que el Levante no estaba tan cerrado como en partidos precedentes (también le sacó allí un empate al Barça), pero el Atleti no fue capaz de crear una sola ocasión más antes del descanso.

TOQUE A REBATO: ADRIÁN Y ARDA
Tocó el Cholo a rebato en el intermedio y dio entrada a Adrián y a Arda (¿Aún no está bien físicamente?). Y la apuesta pareció funcionar.
En sólo diez minutos, Adrián estrelló contra un defensa una buena oportunidad; Diego Costa sentó a un zaguero, la puso atrás para Koke y éste a su vez para Arda, pero el turco (que pudo recortar) también se topó con Juanfran en su tiro; y el propio Arda cabeceó fuera por poco una nueva oportunidad.
Parecía que a ese ritmo era imposible que no llegara el empate. Y a punto estuvo de caer en una falta de Koke que Diego Costa no conectó a la red por poco; y en un derechazo lejano de Alderweireld que envenenó un defensa granota rumbo a la escuadra, pero que permitió demostrar a Keylor Navas su extraordinaria valía.

NO ERA LA TARDE...
Y entonces pasó lo imposible. En una de las pocas aventuras del Levante más allá de la línea de medios, Casadesús asistió a David Barral tras una buena triangulación y el gaditano fusiló a Courtois (2-0), que esta vez se marchó sin una parada en su haber y con dos goles encajados (había recibido sólo un gol en las últimas nueve jornadas...).
Quedaban 20 minutos, pero en una temporada de tantos días épicos, parecía claro que ésta no sería la tarde. Y no lo fue. Adrián se encontró el poste en otra gran ocasión; y un trallazo de Tiago se fue abriendo hasta perderse, con Keylor esta vez petrificado.

LOCURA ECHANDO CUENTAS...
Y el Atleti perdió. Y mi novia me preguntó si querría ver al Madrid y le contesté: ¿Para qué? Si va a ganar...
Pero luego pensé que qué diantres, si igual era mejor que ganara el Madrid para que no le pasara el Barça.
Y cuando marcó el Valencia el 0-1 pensé que bueno, que así nos quitábamos de en medio al Madrid y al fin y al cabo valía un empate en Barcelona, y cuando empató Ramos (1-1) creí que quizá era lo mejor; y cuando Parejo puso el 1-2 volví a a creer que tampoco estaba tan mal. Hasta que faltando cinco minutos, entré en pánico, porque fui consciente de que con esa derrota el Barça (desahuciado 24 horas antes) tendría en su mano ganarnos la Liga en el Camp Nou en lo que se habría convertido en una auténtica final.

...Y MÁS CUENTAS
Así que cuando Cristiano empató (2-2) respiré aliviado. Y pensé que así seguían por delante y nuevamente nos valía un empate en el Camp Nou. Aunque imaginé que como pinchara en Valladolid, de nuevo el Barça se metía en la pomada; aunque el Barça no está fuerte y puede patinar en Elche, con lo que igual incluso podríamos ser campeones en el Calderón; pero igual con la motivación de verse de nuevo con opciones de ser campeón ganaban, y jugarse una final en el Camp Nou con un Barça a por todas podría ser mortal; pero aunque se llegue a la última jornada como ahora igual el Madrid especula con su resultado para dar “esperanzas” al Barça; o tal vez el Barça nos vaya ganando por la mínima y si ve que el Madrid gana se deje meter un gol al final; o teniendo en cuenta que Madrid y Barça puede que especulen con el resultado, el Atleti, que debe ir a por todas en cualquier caso, se lleva el partido con facilidad...
Y así estuvo mi cabeza echando humo durante horas y horas hasta que caí rendido en la cama, triste, porque el sueño de celebrar la Liga en nuestro estadio ya parece muy improbable; pero contento, porque como dijo Raúl García: “Lo que no entraba en las cuentas de nadie era llegar a la penúltima jornada dependiendo de nosotros mismos para ganar la Liga...”.
Así que, aunque la última jornada parezca digna del guión más enrevesado de una película de Almodovar, porque el Barça no querrá darle la Liga al Madrid, pero, ojo (para los que venden que el Barça debe ganar porque el Madrid podría pinchar), el Espanyol tampoco querrá dársela al Barça, yo sólo pido una cosa: Atleti, gana esta Liga como sea, pero, por favor, gánala.

4 comentarios :

Amin dijo...

La ganaremos!!!! :)

Pablo dijo...

Lo de la lista puede estar bien para que no se cuele gente, pero no con tanta antelacion. ¿Quien puede ponerse a hacer cola un martes para el jueves? ¿La gente no trabaja? Y si no trabaja ¿de donde sacan la pasta para la entrada?
Esperemos que no haya problemas, pero una vez más el club se cubre de gloria con estos temas... Podrían hacerlo por venta telefónica dando unos horarios a cada número de socio... o por Internet... Pero no, colas de horas y horas para que la gente se mate...

Mauricio dijo...

Tengo la corazonada que este domingo somos campeones de Liga. Me da la nariz que el Barcelona va a pinchar en Elche y el Madrid en Vigo.
Ahora teniendo tan cerca no podemos fallar.

rafa margarida dijo...

vendo entradas para la final champions league