lunes, 2 de mayo de 2016

Con todo

JORNADA 36- ATLÉTICO 1-0 RAYO VALLECANO
Goles: Antoine Griezmann (¡Y van 30!).
Ya sólo quedan cuatro pasos. Vamos, ánimo, tú puedes. Sé que han sido más de ocho meses muy duros, con subidas, con bajadas, con momentos muy malos. Sé que ha habido días en los que quisiste tirar la toalla; instantes en los que pensaste que nada merecía la pena.

Faltas de respeto llegadas de tu alrededor que te llenaron de ira y dañaron tu orgullo; situaciones en las que se han ninguneado tus enormes méritos, mientras se ensalzaba y se protegía a tu vecino por muchísimo menos. Se te ha tildado de violento, de agresivo, cuando has salido de grandes estadios habiendo cometido menos faltas que tu rival, pero cargado de cartulinas (el Atleti hizo 13 faltas en el Bernabéu -por 15 del Madrid-; y 16 en el Camp Nou en Champions -el Barça cometió 19- y en ambos casos vio más tarjetas que su rival...), se ha dicho que no tenías gol, que tu fútbol aburre, que dabas miedo...
Se ha asegurado que no pasarías del tercer puesto en Liga ni de los cuartos en Champions, que eso es lo más a lo que podrías aspirar, que "jamás soñaste" con estar en una situación como la actual...

A CUATRO PASOS DE LA GLORIA...
Pero has llegado hasta donde estás. El mes de mayo ya está aquí y tienes opciones de todo. Estás a cuatro pasos de la gloria. Hacer buena en Múnich la ventaja de la ida y vencer en Milán; y dos victorias en Liga, acompañadas de un favor de Espanyol o Granada, convertirían al Atlético de Madrid en el equipo más grande del mundo. Le permitirían tocar el cielo con las manos... quizá por partida doble.

...PERO HAY QUE PONERLO TODO
Pero para eso hace falta ponerlo TODO. Sin reservas. 
El Atleti ha demostrado este año que es capaz de ganar a cualquiera (Bayern de Múnich, Barcelona, Real Madrid...), pero que también puede sufrir contra cualquier rival (este año ha ganado por la mínima y en los minutos finales a Levante, Sporting, Rayo Vallecano...).
Sin ir más lejos, este sábado sufrió muy mucho para derrotar al Rayo. En gran parte porque Simeone decidió reservar a siete de sus titulares, algo necesario si se quiere llegar lejos en todas las competiciones, pero arriesgado para un equipo que no tiene la plantilla de Barcelona y Real Madrid.  

MUCHO SUPLENTÍSIMO
No sé quién acuñó el término de titularísimo, pero cuando escuché la alineación del Cholo para recibir al Rayo, pensé que había mucho "suplentísimo" en el campo. Gámez (7 partidos titular en Liga), Kranevitter (3), Óliver (9) o Vietto (12) apenas superan 30 titularidades esta temporada... sumándoles a todos. Y especialmente los dos últimos cuajaron un partido bastante oscuro, lo que les llevó a ser sustituidos al comienzo de la segunda parte.

GRIEZMANN YA SUMA 30 GOLES
Según saltó al campo el francés Griezmann, recogió un rechace blando de la zaga rayista (hace demasiadas aguas) y pegó un zurdazo seco junto al palo corto de Juan Carlos (1-0). Le bastaron sólo 35 segundos sobre el campo para arreglar el partido (suma ya 30 goles: 21 en Liga; seis en Champions; y tres en Copa).
Su tanto fue un bálsamo, porque el Rayo había metido el miedo en el cuerpo a la grada al inicio del segundo acto, con un disparo centrado (por suerte) de Javi Guerra, y un centro chut envenenado de Quini que sacó Oblak.
El Rayo metió en su área por momentos al Atleti y recordó al Bayern. Pero el martes, ni serán los mismos los que vistan la rojiblanca en el Allianz Arena, ni el cansancio acumulado igual que el de este sábado.

CON TODO
Entonces ya no habrá excusas. El viaje a Italia se atisba más cerca que nunca. En los cuatro partidos que restan, Simeone irá con todo. Al 100%. No se guardará nada. Ni el propio Godín, castigado por las lesiones en este final de temporada (dos lesiones en el bíceps femoral -PSV y Sán Mamés-; un esguince de rodilla -Camp Nou-; molestias en los isquiotibiales -Real Sociedad-; y una gastroenteritis -Mestalla- le han aquejado ya en 2016) será reservado en Múnich. No puede serlo. Para buscar la gloria, hay que apostarlo todo. Hay que querer el objetivo al 100%. Con el cuerpo, y con el alma. Con el corazón, y con la cabeza. Con locura y equilibrio. Con pasión y frialdad. Con contundencia y delicadeza. En lo falso y en lo cierto. Por la historia, y por el presente. Por nuestros mayores, y por nuestros hijos. Por lo que pudo ser y por lo que fue. Por los que se fueron y por los que vendrán. Por nuestros ángeles y por nuestros demonios. Por los que jamás confiaron, y por los que nunca dejan de creer. Por todos y por ninguno. Por ellos y por nosotros. Pero sobre todo POR TI. Atleti, ese martes vence por nosotros.