domingo, 21 de febrero de 2010

El Atleti no te arregla los findes

Ayer me junté con mi familia para celebrar el 84 cumpleaños de mi abuelo. Mi familia me felicitaba y me decía: Qué bien anda últimamente el Atleti, ¿eh? Ganar al Barça, el único que lo ha hecho...
Como comprenderéis, mi familia, excepto uno de mis tíos, de fútbol no sabe mucho.
Y yo tenía que explicarles que bueno, que sí, que ganamos al Barça y estamos en la final de Copa, pero que las eliminatorias no fueron muy complicadas y... bueno, todo eso que ya saben ustedes.
Mi abuelo nació en Almería y anda últimamente pachucho, con lo que juntarnos toda la familia le hizo mucha ilusión.
Por la noche, tuve fiesta de disfraces. Elegí “ser” David Bisbal, también de Almería, y en el concurso que se curró uno de mis compañeros de Master se decidió que el galardón al peor disfraz recayera sobre mí.
Después, acabé discutiendo con una de mis compañeras de Master, curiosamente, de Almería.
Y entonces llegó el domingo. Y el Atleti jugaba... contra el Almería.

DE MENOS A MÁS
Ni antes, ni durante el partido me puse a pensar en todas estas conspiraciones judeo-masónicas venidas del sur que me llevarían a padecer una nueva derrota del Atleti. Pero me ha dado por hilar las ideas ahora, frente a la pantalla del ordenador.
El partido en los comienzos fue anodino, como muchos de los que nos acostumbran los de Quique este año.
El equipo no tocaba mal, con Tiago dando salida con clase a las jugadas y Assunçao entonado. Pero no llegaba. Mientras, el Almería tuvo un par de oportunidades, en botas de Goitom y de Piatti, en las que, por suerte, Asenjo respondió bien (volvió a titubear en los balones aéreos, donde De Gea le saca un mundo).
En el tramo final del primer acto, los rojiblancos, hoy de negro, fueron creciendo, y Forlán tuvo dos claras ocasiones. La primera la mandó fuera por poco, y en la segunda su fuerte derechazo lo repelió Alves. El uruguayo volvió a moverse solo en punta, ya que Quique reservó nuevamente al Kun. El entrenador madrileño apostó de nuevo por Jurado como segundo punta, pero el gaditano no estuvo demasiado participativo, y sigo pensando que para ganar un partido se deben poner dos delanteros. Sin embargo, Quique no parece confiar demasiado en Ibra, ni en los que vienen detrás.

COMANDADOS POR REYES Y TIAGO
El Atlético confirmó la mejoría de los minutos finales, y en la segunda parte dominó el choque. Comandados por Tiago (a ver lo que tardan en pagar los ocho millones de euros antes de que vuelva por donde vino, como Banega...) y por José Antonio Reyes, un desconocido con respecto al futbolista que llegó al Atleti hace dos años y medio.
El utrerano hace jugadas increíbles
, con arrancadas desde medio campo en las que deja atrás contrarios con facilidad pasmosa. En una de ellas, se metió hasta la cocina, pero la pegó con la pierna mala y Alves respondió a corner.
Poco antes, el Almería había estrellado un cabezazo al larguero por medio de Chico, en la única llegada almeriense hasta la fatídica recta final.
Mientras, siguió el recital de Reyes. En pocos partidos he visto a un futbolista recibir más faltas en un mismo choque que a él. Debieron pararle de manera ilegal como en diez ocasiones. Sin embargo, tanta falta apenas se tradujo en tres tarjetas. Una de ellas para el propio Reyes por protestar... así es nuestro fútbol...
En una de esas infracciones, Reyes la pegó abajo para que despejara Alves, que voló milagrosamente para salvar el cabezazo posterior de Forlán cuando ya se cantaba el gol.
No tuvo suerte el uruguayo, que pocos minutos antes regateó a Alves tras un maravilloso pase de Tiago, pero su disparo lo sacó Chico en la línea.
La balanza se iba decantando del lado madrileño, y Tiago quiso redondear su noche con un trallazo a la escuadra. Pero lo escupió la madera.

Y CUANDO MÁS CERCA PARECÍA... GANÓ EL ALMERÍA
Y cuando uno iba haciéndose a la idea de que íbamos abocados a un nuevo empate injusto, el Almería renació... y se llevo el partido.
Primero fue un ex atlético, Ortiz, el que cabeceó fuera por poco. Después Piatti la pegó fuera. Y cuando Asenjo se estaba congraciando con una buena parada a tiro de Soriano, la jugada continuó... y marcó Piatti (1-0).
El argentino, que ya nos birló dos puntos en el descuento en el Calderón, nos amargó la noche y remató mi fin de semana.
Y es que, si uno espera este año que el Atleti le arregle un finde, está comprobado que no. Confiemos en que en la UEFA, que es jueves, den la talla y demuestren su superioridad ante el Galatasaray.

6 comentarios :

fernando dijo...

fiar la vida y la felicidad al Atleti actual es jugar a la lotería. O sea pierdes casi siempre y ganas muy pocas veces. un abrazo.

Tomi Soprano dijo...

¿Qué pacha, José Ignacio?

Joder, ahora que jugamos bien, y vamos y palmamos. Cuando jugamos mal palmamos. Cuando lo hacemos regular, también palmamos. Y cuando lo hacemos bien, a veces también palmamos. La verdad es que ayer se me quedó un careto gilipollas de impresión (y considerando el que ya uno gasta de por sí, imagínate el panorama).

En fin. Si Forlán no se hubiese confiado en ese remate a puerta vacía ... Seamos optimistas: entiendo que jugando así no perderemos demasiados partidos más.

Oyes, tío, una cosa. Me parece increíble que no comentes nada de los cambios-no cambios de Quiqueerrequeerre. ¿A ti te pareció normal sacar al Ibra, no haber sacado antes a Salvio y, si quieres de verdad llevarte el partido, no poner juntos la última media hora al Kun junto a Forlán?

Debe de ser que yo cada día entiendo menos de esto, compadre. En fin ...

Un abrazo.

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

FERNANDO, hombre, fiar hoy por hoy la felicidad al Atleti es una "infelicidad", pero tanto como la Lotería... Esa no toca nunca.

TOMI, cuando acabé la crónica pensé: no he dicho nada de Quique. Pero esto que ya la has acabado, te ha quedado tan redondita, que andar metiendo la tijera es joderla...

En parte no he escrito nada porque lo del jodio Quique es ya normal. ¿Cuándo le ves hacer cambios antes del último cuarto de hora?
Es el típico entrenador que pone un once y con él muere hasta el minuto 90. Como mucho un cambio a falta de eso, 15-20 minutos, y los dos últimos al final, casi para perder tiempo.
Yo habría sacado a Agüero por Jurado y a Salvio por Simao la última media hora. Digo yo que para 30 minutos sí estaría el Kun (en 10 minutos no tocó ni la bola) Y Salvio... ¿qué piensan racionarlo en pequeñas dosis para que llegue en forma a la final de Copa...?
Pero lo que te digo, los entrenadores tienen sus manías y no las cambian... Contra el Galatasaray hizo exactamente lo mismo. Cambios al final. No fue capaz ni de meter a Salvio con el 1-1 (quedaban 12 minutos). No, espero a que quedaran cinco...

Luis Aragonés, por ejemplo, hacía todos los cambios en los primeros 20 minutos de la segunda parte. Y también le daba igual como fuera el partido...

Entrenadores...

Un abrazo!

Amin dijo...

Bueno ya sabemos como es este Atleti....esperemos que contra el Galatasaray hagan un buen partido.
Si te toco el peor disfraz sería xq te lo merecias!!jejej
un besooo

José Sellés dijo...

Hola, empiezo a pensar que este atleti está gafado y me quedo siempre con lo positivo, en el dia de hoy de esta semana el rendimiento de Reyes, espectacular.
Saludos desde
agolpedebalon.blogspot.com

Ger dijo...

Al menos no se hace el ridículo como venía siendo habitual... esta vez ha sido mala suerte pero con esta actitud pocos partidos se van a perder... Esperemos que empiece este jueves de nuevo la racha..