domingo, 18 de abril de 2010

Se acabaron las pachangas; el jueves, en serio

El Atlético de Madrid finalizó anoche su “pretemporada” de cara a las semifinales de la Copa de la UEFA ante el Liverpool. Y lo hizo con derrota, como ante el Espanyol y el Xerez.
El jueves, ya no habrá más probaturas. El Liverpool de Fernando Torres visita el Manzanares, sin el ex rojiblanco, que no jugará ni aquí, ni allí, después de que hoy se haya confirmado que se operará de su rodilla derecha.
El jueves ya no valdrá quedarse mirando mientras el rival remata hasta tres veces en tu área. El jueves,el contrario no se te podrá adelantar en la marca en un corner. El jueves, no habrá sitio para las concesiones. El jueves, el 100% será lo mínimo exigible.

TORRES, ¿LA RODILLA O EL CORAZÓN?
Resulta difícil hacer una crónica de un partido del que uno esperaba poco y que finalmente acabó en derrota, cuando uno sólo tiene la cabeza en el Atleti-Liverpool, y encima acaba de enterarse de que Torres no jugará.
Cuando he leído en la portada de As.com que el fuenlabreño deberá operarse su rodilla derecha y no jugará en mes y medio (llegará justo para el Mundial) primero he sentido alegría. El Liverpool pierde a su mejor jugador para enfrentarse a nosotros.
Pero después, pensándolo, esto le quita un gran aliciente a la eliminatoria, y es el hecho de que Torres viera pasar por encima, camino a un título, a su equipo de toda la vida, en detrimento del club al que se marchó “para crecer”.
Eliminemos o no a los Reds, el ex estandarte de los rojiblancos no estará allí para padecerlo, ni estaría tampoco para jugar una hipotética final.
En cualquier caso, el Atleti es lo primero, y, apartando oscuros anhelos, la ausencia del mejor jugador del rival siempre debe ser sinónimo de buenas noticias.
Torres finalmente se operará hoy “por consejo de un médico español”, perdiéndose, por segundo año consecutivo, el reencuentro con la que fue su casa y la posibilidad de jugar una final europea.
Hay quien apuntaba a aplazar el quirófano hasta después del Mundial. Yo, ya no sé qué dolor es mayor, si el de la rodilla desgarrada, o el del corazón del fuenlabreño, que no quiere vivir in situ ninguna de las dos posibles caras de la moneda de este duelo. Mi madre señala al corazón. ¿Ustedes qué piensan?


LO PROMETIDO: EL VILLARREAL
Pero toca hablar del Villarreal y, como quiera que en mi última crónica les recomendé no ver el partido, que ya se lo contaba yo, lo prometido es deuda, así que vamos a ello.
Volvió el Atleti al modelo de visitante, con sólo un delantero
. Por fortuna, esta vez el punta era Agüero, que no jugará la ida ante los ingleses, y, por fin, Forlán descansaba.
El partido era igualado y la actitud era distinta a la de los dos partidos precedentes.
Con un Atlético dominando más el juego, Reyes apareciendo entre líneas, y Simao buscando el desborde por banda. Así, llegó la primera ocasión, en un nuevo mano a mano marrado por el Kun, esta vez por el acierto descomunal de Diego López, que sacó con la plancha su disparo.

PELOTA ROJIBLANCA; GOL AMARILLO
Pese a que la pelota era rojiblanca, el gol fue amarillo. Un corner botado por un ex, Ibagaza, fue rematado de espuela por Godín, que puso el 1-0. El balón entró mansamente por el palo corto, fácilmente evitable de haber alguien en los postes.
Los de Quique siguieron a lo suyo, tocando la pelota y llegando hasta línea de tres cuartos. Pero ahí, se nublaban las ideas, y Agüero era el único referente. La mejor ocasión llegó tras un corner. Hasta ocho tuvo el conjunto rojiblanco. En uno de ellos, Perea prolongó en el primer palo y, en el segundo, Agüero, forzado, cabeceó fuera.

UJFALUSI SE SENTÍA DADIVOSO
Pero el Atlético quiso hacer un regalo que mató el partido. En concreto, Ujfalusi. Y por partida triple. El checo, excelente lateral, anoche de nuevo central, quiso salir con la pelota controlada desde la cueva. La perdió en la frontal, lo que posibilitó la colada de Cani hasta el punto de penalti, donde fue derribado. Mientras unos reclamaban penalti y otros lo negaban, Ujfalusi despejó contra Valera (que era de los segundos), lo que aprovechó Llorente para rematar a portería. De Gea salvó el disparo y Ujfalusi, que se sentía dadivoso, completó sus obsequios quedándose mirando cómo Rossi apuntillaba el 2-0. Alguien tenía que acabar metiéndolo...

MONÓLOGO ATLÉTICO
La segunda parte fue de dominio absoluto madrileño, lo que por un lado quitó cierto mal sabor de boca y, por otro, ayuda a recuperar algo de la tensión competitiva y la moral que reclamaba el miércoles pasado.
Antonio López rozó el gol en un remate de pecho que sacó Diego López con una espectacular mano; la misma que metió abajo minutos después a un disparo ajustado de Reyes, en una de las pocas veces que el Kun pudo marcharse de Musacchio (prometedor central argentino).
A la segunda que lo hizo, llegó el merecido gol, tras un bonito pase picado de Reyes, que Agüero bajó con el pecho y cruzó fuera del alcance de Diego López (2-1). Le vendrá bien el tanto al argentino.
Los nervios del Villarreal, propiciaron pérdidas tontas que a punto estuvieron de costarle el empate (en una de ellas Tiago tiró rozando el palo) y, desde luego, demostraron que este submarino amarillo no es el que era, dominado con claridad en su estadio por los madrileños.

NO ENTIENDO A QUIQUE
Al final, Quique sacó a Forlán (¿para qué?) por Tiago (el único que no jugará ante el Liverpool...); y sólo dio cinco minutos a Ibra para que se comiera el césped. Antes, déjenme mencionar que quitó a Domínguez por Valera en el minuto 25 por una “situación táctica”, en lo que esperemos no sea ningún castigo para el mejor central de la plantilla.
Si el orden y la seriedad del equipo, principalmente en UEFA y Copa, no se le puede negar a Sánchez Flores, algunas de sus decisiones en cambios y alineaciones continúan desesperándome.
El martes publicaré un artículo con el análisis del Liverpool, rival al que habrá que superar para traspasar la delgada línea que este estrambótico año separa el triunfo más histórico del fracaso más estrepitoso.

4 comentarios :

Ger dijo...

pues si, menos mal que se acabó la temporada porque menudos 3 partidos que se han marcado los compañeros..

a mi lo de torres me parece genia, cada vez veo más cerca la final de uefa!!

y.. alguien entiende pq ahora que el equipo está visiblemente cansado, con forlán y kun exprimidos, no juegan los canteranos? Si ya está asumido que este año para entrar en europa tendremos que ganar la copa..

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Quique ha perdido el norte. Lo que hizo con Domínguez es de ruin y cobarde. No merece la pena un tipo así. Muy mal por Quique.

Me alegra que no juegue Torres a nivel deportivo. Sin él, el Liverpool baja muchísimo.

un abrazo.

Rafael dijo...

El partido frente al Villarreal en la primera parte fue como contra el Español y el Xerez. Se ve que en la segunda parte por vergüenza torera y por la posible goleada en contra que se avecinaba los jugadores apretaron un poco más.

Yo tengo claro que los jugadores juegan a medio gas, claramente se están reservando. Pero la culpa es Pitarch por hacer una plantilla corta y de Quique por no contar con canteranos, debería dar más minutos a Camacho, Ibrahima o Salvio entre otros.

Hay que hacer plantillas con 22 jugadores, 11 títulares y 11 suplentes que aprieten a los títulares para evitar que estos se acomoden y jueguen a medio gas, que el jugador titular sienta la presión de que puede perder la titularidad. Por ejemplo Simao, como no hay nadie desde el banquillo que le apriete, pues se deja llevar y se acomoda, y juega a medio gas. Lo dicho, dos jugadores por puesto para fomentar la competitividad. Entrenadores como Simeone o Luis, hubieran dado la titularidad a Cedric y hubieran mandado a Simao al banquillo, ya veriamos si se hubiera puesto las pilas al portugues. Pero Quique no tiene huevos para esto.

Lo de Dominguez, fue simplemente asqueroso. Ya se lo hizo a Cedric en Huelva, y a Camacho e Ibrahima frente al Malága. Hacerse el valiente con los canteranos es de cobardes. No merece seguir este entrenador aunque gane un título o dos.

atletista sin solución dijo...

Poco más que añadir, me gusta el final. Es cierto el partido y la eliminatoria completa contra el Liverpool es la delgada línea roja que nos va a separar la gloria del fracaso.

Yo también me alegro por que no juegue Torres. Desde el punto de vista personal, no, pero sí desde el plano deportivo.

Yo ya no le tengo mucha estima personal a Torres. Sé que otros atléticos sí, pero su marcha me resultó bastante cobarde por su parte.

Un abrazo, José.

Julio.