miércoles, 16 de junio de 2010

El único "favorito" en caer

El pesado cartel de favorito aplastó a España en su debut mundialista. Todos los años lo somos, pero éste parecía argumentado, fundamentalmente porque no sólo dentro de nuestras fronteras nos consideraban como tal.
La afición de la Roja se frotaba las manos viendo el debut del resto de selecciones. Partidos planos, aburridos, con una notable escasez de ocasiones y grandes dosis de miedo a comenzar perdiendo.
Tan sólo el recital de Alemania, que pasó el rodillo a Australia, y el monólogo de Messi, el único capaz de romper la defensa nigeriana, se salieron de una mediocridad atenazada por el temor a que Sudáfrica se empinara desde el primer día.
Del miedo surgieron el empate a cero del Francia-Uruguay, el pobre 1-1 de Inglatera frente a EEUU, o el de Italia con Paraguay.

ESPAÑA DESTACÓ... PARA MAL
Todos esperaban que España asomara la cabeza entre esa vulgaridad e iluminara al mundo con su calidad... pero se cayó.
Los de Vicente Del Bosque se atragantaron ante la bien colocada defensa helvética y nadie fue capaz de cavar un resquicio.
Se vanagloriaban los comentaristas de Telecinco, especialmente JJ, del extraordinario dominio impuesto por la selección. ¿Qué esperaba? Con una Suiza encerrada atrás, y Busquets, Xavi, Xabi Alonso, Silva e Iniesta en medio campo, no se podía esperar otra cosa que un sobo constante del esférico por parte de los nuestros. Pero hacía falta algo más.

SIN DELANTEROS, SIN EXTREMOS...
Es fácil hablar a posteriori, pero no me gustó desde el inicio la presencia de Villa solo en punta.
En un partido como éste, Fernando Llorente fijando a los centrales, o Navas o Pedro dando la réplica a Iniesta en una de las bandas, hubieran sido más necesarios que el toque horizontal en la franja ancha.
De esta forma, las internadas de Iniesta eran lo único distinto, y la primera parte se saldó con un centro-chut pifiado de Villa, que, tras recortar al portero suizo, no sé si quiso centrar o disparar.
Se hacía necesaria la presencia de Fernando Torres arriba, por mucho que esté falto de ritmo, pero Del Bosque esperó para darle entrada a verse por debajo en el marcador.

EL SUSTO
Un saque largo de Benaglio fue prolongado hasta llegar a Gelson, que con un rebote se marchó de Casillas, y terminó por enviar el balón a la red ante la oposición de Piqué (0-1).
Fue entonces cuando Fernando Torres y Jesús Navas saltaron al campo en detrimento de Busquets y Silva. Y fue entonces cuando llegaron los mejores minutos de España.
Benaglio se adelanta a Villa por poco, Iniesta dispara lamiendo el poste, Torres remata desviado, y Xabi Alonso se come el larguero de un trallazo.
Parecía que la llegada del empate era inevitable, pero a la contra Suiza provocaba inseguridad en la zaga española, principalmente en una jugada en la que Derdiyok remató al palo tras marcharse de Capdevila, Piqué y Puyol.
En los minutos finales, el combinado nacional se obcecó en entrar por la derecha, donde Navas no se marchó de su par ni en una sola oportunidad.
Mientras, en la otra banda, Pedrito (que entró por un renqueante Iniesta a falta de cuarto de hora) esperaba silbando. En la única que se la dieron desbordó a su marca, pero su centro lo sacó la defensa.

SE COMPLICA EL PASE. HAY QUE SOÑAR DESPIERTOS
Ante un rival tan hermético y ordenado no había otra alternativa: un jugador que desbordara y generara un hueco. Pero eso no ocurrió y España se marcha del debut con una desventaja de tres puntos respecto a Chile y Suiza.
Salvo catástrofe de los chilenos ante Suiza, esto les colocará en situación de que les baste un empate en la última jornada contra los nuestros, pudiendo incluso producirse un triple empate a seis puntos si Honduras no logra puntuar.
La selección española se complica seriamente, no ya sus opciones de ganar este Mundial, sino de conseguir el billete para octavos de final.
Pero, quién sabe, si finalmente llegan a octavos, lo cual sigue siendo lo presumible, quizá este golpe pueda espabilar a una selección que ha llegado a Sudáfrica entre una nube de agasajos.
Quizá así, puedan centrarse en poner los pies en la tierra y luchar por el sueño despiertos, que es como se consiguen los sueños.

5 comentarios :

India rojiverde dijo...

A posteriori se ha visto que la decisión acertada hubiese sido sacar a Llorente en lugar de Torres, pero yo durante el partido también estaba deseando que sacara al Niño. No soy muy objetiva con ese tema, supongo. Aunque, como tú, pienso que el error lo cometió con el once inicial más que con los cambios.

Un abrazo.

Luis dijo...

Como tu, me desespere en la segunda parte viendo como solo insistian en jugar por la derecha, con Navas que no se fue ni una vez.
A Honduras imagino que la ganaran sin problemas, pero veremos que ocurre con los chilenos si se cierran atras y juegan con el nerviosismo de España.

¡Que vuelva Luis Aragones!

fernando dijo...

En este país, todos somos entrenadores de la selección. NO voy a meterme con Del Bosque. España jugará igual o mejor y pasaremos. un abrazo.

Ger dijo...

Desde luego que el fallo fue sacar a busquets... que coño. Contra suiza y sacamos dos pivotes defensivos y 4 defensas? Venga ya.. maldito krusty...

A torres le vi falto de ritmo y yo hubiera sacado a llorente para los posibles centros de navas y pedro. Pero con este entrenador no se sabe a que jugamos.

Carlos dijo...

Ya se habla de cambios de cara al partido contra Honduras.
Supongo que saldra Torres, ademas de Pedrito o Navas.
Lo que no se puede es jugar con cinco centrocampistas contra selecciones tan menores. Hace falta gol.
Yo no lo veo claro. Me da miedo el ultimo partido con Chile...