martes, 22 de junio de 2010

Vamos a sufrir

España saldó su segundo envite mundialista con su primera victoria y sus dos primeros tantos.
Tras la decepción inaugural, no hubo que esperar demasiado para cantar el primer gol de la Roja. Al cuarto de hora, David Villa rasgó la defensa hondureña con un precioso regate con el que se coló entre dos y, tras recortar a un tercero, remató la faena medio cayendo propulsando el balón cerca de la escuadra (1-0). Un golazo para disipar espectros.
En ese cuarto de hora, el asturiano (nuevo máximo goleador de España en la historia de los Mundiales) ya había reventado el larguero y había disparado en otra ocasión más. Estaba decidido a marcar y, de haber estado plenamente acertado, él solito pudo haber hecho cinco.
En la posición de extremo izquierda (Del Bosque abandonó el 4-5-1 para optar por un 4-3-3 con Navas y Villa en las bandas y Torres en punta) el Guaje rompió a la zaga rival con facilidad, principalmente en el inicio de partido.

TORRES NO EXPLOTA
La selección completó un buen primer tiempo, con un Fernando Torres que también perdonó tres oportunidades claras. En la primera, picó en exceso un centro de Navas. En la segunda, tras jugada personal, disparó a las nubes. Y en la tercera, tiró a manos del portero un mano a mano, después de un gran control con el pecho, aunque la acción fue anulada por un inexistente fuera de juego.
Pese a lo que digan los números, nunca he considerado a Villa como un goleador muy por encima de Torres. Sin embargo, en la selección, al de Fuenlabrada le atenaza cierta presión similar a la que le oprimía en el Atleti (donde también se unía la desesperación por los constantes fracasos).
Una ocasión perdonada con el 9 de España no supone lo mismo que un remate fallido en Liverpool. Allí se le esperó con el contador a cero. Sin expectativas desmedidas, ni con prejuicios. Y la respuesta fue sobresaliente.
Con la selección, tiene media España esperando sus fallos para reclamar a Llorente. O al que sea, como ya se pidió la presencia de Raúl cuando ya hacía mucho tiempo que tenía que haber abandonado la internacionalidad.
Torres no ha alcanzado en la selección la categoría de súper estrella que atesora en el Liverpool, ni la condición de indiscutible que en el Atleti. Siempre hay quien hace que le piten los oídos. Y él lo oye. Más fuerte cuando falla.
De ahí los números del asturiano (40 goles, en 60 partidos) y del madrileño (24 tantos, en 75 encuentros).

NO VEO A NAVAS
Pero Torres a un lado, la selección genera muchas dudas. A mí particularmente, la primera, la de Navas. El sevillano (jugador de indudable calidad) no ha desbordado a un solo contrario en estos dos partidos. Encara, pero no se va. Y sus centros han sido bastante desatinados.
Forzó un penalti, eso sí, al cuarto de hora de la segunda parte, pero Villa quiso ajustarlo tanto que lo mandó fuera.
Algo en mi interior me decía que lo fallaría, y que no conseguiría redondear su hat-trick. Minutos antes, diez en concreto, el asturiano había marcado su segundo tanto con un derechazo desde fuera del área y la inestimable colaboración de un defensa (2-0).

CANSANCIO, MIEDO...
Ahí se acabó España. A la que se vio cansada (pronto empiezan) y temerosa (a los corners no subían más de cinco jugadores.
Sólo el propio Villa, que falló en un rápido contragolpe (lo dicho, pudo hacer cinco), la velocidad de Mata en los minutos finales, y un mano a mano de Cesc nada más salir, hicieron incorporarse del sofá a los españoles que contemplamos cómo, de momento, vamos con lo justo.
Mirando los números de estos dos partidos (46 disparos, 24 corners, casi un 70% de posesión...) se puede hablar de una gran selección. Pero las sensaciones no son ésas. Y enfrente estaban Suiza y Honduras, que son lo que son, por mucho que Inglaterra no haya sabido doblegar a EEUU y Argelia, ni Italia a Paraguay y Nueva Zelanda. Mal de muchos, consuelo de tontos.
Cuando se recurre a la fría estadística, es que no hay nada más a lo que agarrarse. Y que le pregunten al bueno de Pellegrini a dónde le llevaron sus récords de puntos y de goles.

PESARÁN LOS NERVIOS... Y LA HISTORIA
España se juega el ser o no ser en el Mundial a una carta ante Chile. Una selección seria y ordenada a la que habrá la obligación de ganar (para aquellos que hoy iban con los chilenos).
A los de Bielsa les valdrá el empate, y habrá que rezar para que no se adelanten o que la igualada se mantenga más allá del minuto 60.
Entonces, jugarán con nuestros nervios, y la España campeona de Europa dará paso a aquella selección insegura que no sabía competir en el Mundial de hace sólo cuatro años y que fue aniquilada por Francia. Pesa más la historia que el sueño de una noche vienesa.
Espero equivocarme.

5 comentarios :

India rojiverde dijo...

A mí me parece que Torres, aún estando nervioso, bajo de forma y fallón de cara a gol, hace un trabajo inestimable a la hora de arrastrar defensas, abrir huecos y facilitar a Villa la tarea. Un trabajo oscuro que quizás no se valora tanto por parte del espectador pero que sus compañeros seguro que agradecen.

Por lo demás, totalmente de acuerdo con tu análisis.

UN abrazo.

Ger dijo...

A mi esta selección no me gusta.

Primero seguimos jugando con el doble pivote de los cojones. Xabi y Busquets para frenar el poderoso ataque de honduras? Venga ya...

Segundo, hemos perdido el tiqui taca. A mi navas me encanta pero si jugamos con extremos necesitamos a llorente para que alguien remate algún centro. Si no, navas no vale para nada.

Tercero. Torres... Muy muy muy fallón. Es cierto que con él la selección gana peligro pero no se puede perdonar tanto..

En fin veremos que pasa el viernes!

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

INDIA, hay que reconocer que Torres no está en su mejor momento, lo cual es normal cuando ha llegado justito al Mundial, después de operarse explicitamente para ello.
Las ocasiones falladas se le acumulan y si tiene un mano a mano ante Chile los tendrá en la cabeza. Aunque esperemos que lo meta.

GER, aunque estuviera Llorente poco provecho le hubiera sacado a Navas, que puso UN CENTRO en todo el partido. Ya hablan de que para el partido contra Chile le van a sentar por Iniesta... normal.
Yo antes que a Navas pondría a Pedrito. En la selección el sevillano no está cumpliendo.
En cuanto a Torres, veremos si aparece el Torres del Liverpool (o el mejor Torres del Atleti) en la selección, ya que sólo se deja ver con cuentagotas.
Me da que en este Mundial no va a poder ser, porque no nos veo llegando demasiado lejos, y necesita partidos.

Un saludo

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Todo se complicó por el fallo ante Suiza. Sino ya estaríamos clasificados. Pero tranquilidad, vamos a pasar seguro y como primeros de grupo. un abrazo.

Tomi Soprano dijo...

No le deis más vueltas. ¿Qué pacha? ¿Vosotros bebéis un Vega Sicilia todos los días o qué? Pues nuestro Niño Torres es igual. Él está solamente escogido para las grandes ocasiones, como finales y demás. Villa es el vino Don Simón, y punto. Nos viene de perlas para mezclarlo con casera, y nos saca las castañas del fuego diariamente. Pero, para las grandes ocasiones, siempre hay que tener en cuenta a lo mejor de lo mejor. Y el mejor es Don Fernando Torres. Point.