jueves, 23 de diciembre de 2010

¡Qué manera de sufrir!

Hay una manera más intensa de sufrir que hacerlo en el Vicente Calderón... Hacerlo desde la redacción, sin poder prestar los cinco sentidos a ayudar a que tu equipo saque un resultado positivo. Así me ha tocado vivir este Atlético de Madrid-Espanyol de los octavos de final, una práctica que me da que tendré que repetir en más ocasiones (espero que sean las menos) y a la que no creo que me acostumbre nunca.

Una vez más desde Al Jazeera (resulta que en Marca TV sólo tenemos Gol T en un televisor) tuve que ver cómo a diez minutos del inicio del choque el estadio presentaba un aspecto desalentador (la lluvia, la gente aún saliendo de sus trabajos...). Poco a poco, la afición fue llegando, y yo contribuí a "llenar" el Manzanares dejando mi abono a Chechu, uno de mis amigos atléticos con los que viajé a la final de Copa.
El objetivo es poder repetir ese viaje, y el Atlético comenzó bien en ese empeño. En los primeros compases, José Antonio Reyes probó a Cristian Álvarez con un derechazo, y después fue Agüero el que remató lamiendo el poste. Por desgracia, Forlán, que había ofrecido el Balón de Oro del Mundial a aquellos a los que había dado tiempo a llegar, se lesionó a los pocos minutos.

Y YO CON "PESADILLA ANTES DE NAVIDAD"...
Mientras tanto, yo montando una absurda pieza haciendo un paralelismo entre la película "Pesadilla antes de Navidad" y la polémica Mourinho-Valdano, con Florentino de por medio...
En ésas, la radio me canta que hay penalti a favor del Atleti. Rápidamente me levanto. Veo que se trata de una mano del zaguero a trallazo de Reyes, prácticamente sobre la línea del área. Si es dudoso, más lo fue el que le pitaron al propio Reyes en Liga, con las manos pegadas al cuerpo.
Entonces, apago la radio para que no sean ellos los que me lo canten antes, y me dirijo al otro televisor, al de Gol T, cuya señal llega cuatro segundos antes que la de Al Jazeera. Simao al lanzamiento, lo cual me cabrea más, pues voy a presenciar el último gol como rojiblanco de un titular fijo, del segundo capitán, del segundo lanzador de penaltis, y del jugador que bota cada jugada a balón parado, ya sea directa o indirecta...
El portugués transforma con maestría su última acción para los colchoneros, y pone el primer paso hacia los cuartos de final (1-0).
La reacción de los periquitos es inmediata, y nuevamente Osvaldo, que ya nos marcó un golazo en Liga, se saca un derechazo abajo que salva De Gea con el pie.

QUINTA EXPULSIÓN DE REYES COMO ROJIBLANCO...
Sólo cuatro minutos más tarde, la cosa se complica. Dátolo hace una falta a Reyes y, una vez derribado, le propina un balonazo. Vale que son muchas las patadas que tiene que soportar el de Utrera, que su comportamiento ha mejorado, pero se le volvió a ir la olla...
Con una reminiscencia del vikingo que fue, se levanta y clava los cuernos en el costado de Dátolo, que, por supuesto, se deja caer. Roja directa, y una eliminatoria encarrilada que se pone cuesta arriba. Lo peor, como digo, es el carácter reincidente de Reyes. Con la de hoy, ya son cinco expulsiones en dos años y medio como rojiblanco: Zaragoza (dos veces), Getafe, Mallorca y Espanyol. Y siempre por agresiones...

AGÜERO NO QUERÍA SUFRIR...
Por fortuna, el Atlético tiene un futbolista capaz de sobreponerse a cualquier adversidad, y al minuto de la roja, Agüero se marcó una jugada en la que no puso el segundo por poco. Esperemos que tras las salidas de Maxi, Jurado o Simao, el club sí sea capaz de mantener al argentino. Y que empiecen por renovarle como Dios manda (ya sé que me repito...).

La segunda mitad se preveía como 45 largos minutos de padecimiento. Y así se anunció desde el inicio. A los dos minutos, De Gea salvó a bocajarro un cabezazo de Dátolo. Y diez minutos después, metió una mano derecha prodigiosa, a remate de Osvaldo.

...Y ACABÓ CON EL PADECIMIENTO
Sin embargo, ahí estaba el Kun para poner fin al sufrimiento. El argentino sacó de su sitio al central Víctor Ruíz, aguantó el balón en banda derecha, y le burló para sacarle una falta que le supuso la segunda amarilla. Igualdad numérica sobre el campo y 20 minutos para estar más desahogados y poder buscar un marcador mejor.
Lo intentó, cómo no, el Kun, que fue desestabilizado en una internada dentro del área, sin que el árbitro señalara nada y, poco después, obligó a emplearse a fondo a Cristian Álvarez.
El partido se acababa y yo casi rezaba porque terminara con el 1-0, ya que no podía "ayudar", concentrado en que la historia de la Navidad del protagonista de Tim Burton concordara con los simpáticos alegatos de Mou...

"LOS QUE GUSTAN DEL FÚTBOL DE EMOCIÓN..."
Al final, el Atlético sufrió, con dos corners consecutivos del Espanyol con el tiempo de descuento ya sobrepasado, pero consiguió un buen resultado para pasar a la siguiente ronda, donde espera una nueva oportunidad frente al Real Madrid. Puedo imaginarme el salto de júbilo de Chechu y de mis 20.000 compañeros de fatigas, quitándose de encima el frío y la tensión de 90 minutos de "los que gustan del fútbol de emoción". Para su dicha, pudieron recorrer las entrañas del Calderón comentando las mejores jugadas, debatiendo sobre lo desacertado de traspasar a Simao, soñando con rubricar el pase en Cornellá y eliminar al Madrid en cuartos, y, lo mejor, tomándose una Copa para celebrarlo.
Por contra a mí, me tocó tragarme el 8-0 del Madrid y, ahora, como la cosa está tranquila, puedo escribir esta crónica. Pero tranquilos, que el derbi de cuartos no me lo pierdo. Ese partido sí que no lo aguanto en la distancia...

5 comentarios :

Emilio dijo...

Don José, muy grande lo de la reminiscencia del vikingo que fue y la clavada de cuernos, jajaja.

Un saludo desde la Agonía.

atletista sin solución dijo...

Hola José:

Yo también soy opitimista con respecto a la eliminatoria, sobre todo si el Atleti juega con el espíritu y la garra de anoche.

Lo de la expulsión de Reyes, por supuesto que es reiteración, pero reconozca que los árbitros valoran muy mal esas jugadas. A Reyes le dan dos patadas y un balonazo y sale expulsado y el contrario, no.

Y, el Kun, un puto crack. Ojalá se quede para siempre.

Un abrazo y Feliz Navidad.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

joeeeeee, que cruz ver al Madrid. Yo llevo dos años sin verle salvo cuando juega ante el Atleti o el Barcelona.

Se va Simao, el capitán, y no pasa nada. Siguen el derribo del Club.

un saludo

Tomi Soprano dijo...

¡Feliz Navidad, José! Que te lo pases cojonudamente en compañía de los tuyos, socio, que te lo mereces.

Y olvídate de nuestros dirigentes-delincuentes ... No merecen ni el aire que respiran. Son lo más repulsivo que ha pisado la tierra.

Un fuerte abrazo, Amigo.

Wario dijo...

Acabo de descubrir este blog y tiene muy buena pinta.

Gran artículo!



Te dejo la dirección de mi blog, no tengo muchas visitas todavía, pero me gustaría saber si estarías interesado en que intercambiásemos enlaces.

http://paseomelancolicos.blogspot.com/


Saludos!