jueves, 2 de diciembre de 2010

Quique vete ya

Dicen que el amor es una flor que hay que regar día a día para que no se marchite. La pasión que la mayoría de colchoneros compartimos por nuestro equipo no tiene límites, por más que cada día pisoteen la flor de nuestro escudo nuestros directivos, jugadores y entrenador.
La interinidad de los primeros, como dueños “legítimos” de nuestro club, hace que su salida sea una quimera. Con los segundos, poco se puede hacer a mitad de temporada; con lo que, una vez más y como siempre, es la cabeza del tercero, el eslabón más débil, la que voy a reclamar.
¿Cuánto crédito se ha ganado Quique Sánchez Flores por haber logrado ganar la UEFA (primer título para el Atlético en 14 años) y la Supercopa de Europa (ante el brillante campeón de Europa, el Inter de Milán)? ¿Ilimitado? Considero que no.

LA INTELIGENCIA DE QUIQUE
Hasta ayer, pensaba que Sánchez Flores era un entrenador inteligente, que la temporada pasada supo jugar muy bien sus cartas
y, agotada rápidamente la vía Liga (llegó con el equipo a ocho puntos de la Champions y a uno del descenso en la jornada ocho), se centró en la UEFA y en la Copa del Rey como los dos caminos que le podían dar la gloria que ningún otro entrenador rojiblanco había siquiera rozado en los últimos años.
Lejos de obcecarse con entrar en Europa desechando otras competiciones, como hicieron predecesores suyos como Aguirre, supo ver que la necesidad de este club se centraba en lograr un título. Y lo consiguió, pese a que ello costase hacer una Liga muy mediocre, acumulando varios ridículos y sólo dos triunfos a domicilio ante dos descendidos.

¿DÓNDE ESTÁ SU SEGURIDAD DEFENSIVA?
Si algo se le elogió a Quique la temporada pasada fue el hecho de haber dotado al equipo de una seriedad defensiva desconocida, que le permitió hacer partidos muy serios ante Valencia o Liverpool. ¿Pero dónde está esa sobriedad este año? ¿Cómo es posible que Espanyol y Aris te hagan consecutivamente tres goles en tu propio estadio? ¿Cómo se puede llegar al Sánchez Pizjuan o al Bernabéu perdiendo ya 2-0 a la media hora? ¿Cómo puede ser que anoche el inconmensurable De Gea y el “mariscal” Godín parecieran amedrentados cadetes ante el todopoderoso Aris de Salónica?
No lo sé. Pero no es ninguna de esas razones la fundamental que me lleva a pedir la cabeza de Quique.

QUIQUE DEBE IRSE POR LA PRIMERA PARTE
El motivo por el cual rescindiría el contrato del “faraón”
(como le llama mi amigo Santi Riesco) lo encontrarán entre el minuto 15 y el 45 de la primera parte.
Antes de ese primer cuarto de hora, el encuentro había comenzado loco. Traje al estadio nuevamente a mi amigo Álvaro, al que le prometí un partido de más envergadura tras el simulacro de Copa ante el Universidad de Las Palmas. Ilusionado ante su segundo encuentro en el Vicente Calderón, incluso se compró una bufanda del Atleti, lo que me hizo temer, al verla, que pudieran cumplirse las “profecías” de su novia, que me dijo que estaba convirtiendo en un “monstruo” a alguien al que nunca le ha interesado el fútbol lo más mínimo.
Por si esto fuera poco, invité también a venir a un compañero de Marca TV, del Barça. ¡Cuánta más gente mejor para dar algo de colorido a las gradas ante una victoria segura!

15 MINUTOS DE CIRCO
Pero al minuto de juego, De Gea vuelve a palmear un balón con una sola mano estilo Michael Jordan,
como ya hiciera en Trondheim, y sale como poseído a la frontal del área tras su globo escapado, dejando la portería sin dueño. El globo cayó en manos de Mendrinos, que disparó por dos veces, encontrando primero el cuerpo de Tiago y después la escuadra, pero a la tercera, Koke, un español de esos que se exilian a Grecia sólo para marcar goles al Atleti, lo manda a la red ante la algarabía de los tres mil griegos que dieron colorido al choque.
Mi amigo Álvaro lo tomó como una buena noticia, confiando en que el tanto hiciera reaccionar a los nuestros. Y así fue. A los diez minutos, un trallazo de Simao encontró el poste, pero presto al rechace apareció Forlán, para marcar su primer tanto este año en Europa (1-1).
Sin tiempo para reaccionar, un balón largo de Domínguez dejó solo al Kun Agüero, que con la misma calma, sangre fría y clase que ante el Espanyol, hizo un pase a la red. 2-1. 15 minutos. Las cosas en su sitio.

LA COBARDÍA DEL CONFORMISTA
Ahí es donde entra Quique. Que este equipo, por sistema, cada vez que se pone por delante en un marcador decida quitar un par de marchas en la palanca de cambios, bajar el pie del acelerador, y ponerse a contemporizar, es doctrina del técnico madrileño. Así, durante media hora el Atleti se dedicó a hacer un rondito en medio campo como si fuera el Barça. Con la salvedad de que no había ningún Messi o Xavi que diera el último pase entre líneas, y que delante estaba un incapaz Aris y no el todopoderoso Madrid.
De esta forma llegó el descanso, con la confianza de que en la segunda parte el Atleti sí saliera a por el tercero, “porque un gol te lo pueden meter en cualquier jugada tonta”, comentábamos en el intermedio.

DOS JUGADAS "TONTAS"...
Y la jugada tonta llegó, por dos veces. La primera a los diez minutos, en forma de penalti por agarrón de un Domínguez al que alguien ha dejado sin confianza sentándole en la grada en los últimos partidos. La última, a falta de diez, cuando el histerismo se apoderó de todos los rojiblancos, y el éxtasis de los tres mil helenos de amarillo, que pasaron una noche que difícilmente olvidarán.
El cómo la pelota se paseó por delante de la puerta rojiblanca, propició un pase atrás, dos remates griegos, que Godín pise la pelota y apunto esté de caerse, y que De Gea la despeje desde el suelo con el pie, a tres metros, sin ningún delantero cerca, en vez de intentar cogerla (aún a riesgo de que te piten cesión) no puede explicarlo nadie.

QUIQUE NO SE LO EXPLICA...
Ni siquiera, por supuesto, Quique, que se limita, como un aficionado más, a decir que hacemos “cosas extrañísimas”, que los delanteros miran atrás y se preguntan “¿qué está pasando?” y que estamos en un momento “rarísimo” atrás. ¿Pero quién organiza todo eso cada semana?
Con esto, y con pedir perdón a la afición, todo está resuelto. Bellas palabras, pocas acciones. ¿A quién me recordará?
Por desgracia, todos los entrenadores que últimamente vienen al Manzanares están cortados con el mismo patrón: elegantes y ocurrentes fuera del campo; cobardes y conservadores dentro de él.
Y mientras, gente como Rijkaard entrenando en Turquía. Como el equipo que nos eliminó ayer. Ah no, que eran griegos. Me confundo con las grandes potencias futbolísticas... Desde luego ellos, lo celebraron como si hubieran ganado la Champions. Para nosotros era un partido de “trámite”. Ahí estriba otra de las diferencias...
Hasta mi amigo Álvaro se preguntaba cómo el Atleti, siendo tan superior, se pudo dedicar a especular durante media hora. Que se lo digan a Quique...

9 comentarios :

Tomi Soprano dijo...

Muy buenas (por decir algo), don José Ignacio:

Yo creo que para ganar al equipo de ayer, tío, ni Quique ni pollas, no me jodas ...

Lo peor de todo fue como la Afición se puso a gritar ATLETTI, ATLETIIII, ya en el descuento, para ver si empatábamos contra esa peña ... En fin, que si Don Vicente levantase la cabeza ...

Un abrazo, ¡Y dime cuándo sales por la puta tele, hostias!

memoriasdeunatletico dijo...

Lo que comentas de echarse atrás en cuanto vamos ganando no pasa sólo con Quique: pasó con Aguirre y con Abel, por citar sólo los dos últimos.

Aquí lo que tenemos, como problema principal, es una falta de exigencia absoluta en todos los estamentos del club, afición incluida.

Y así nos va ... Después de este ridículo histórico, en el próximo partiod en el Calderón, se volverá a aplaudir a los jugadores (no sea que se pongan nerviosos, pobrecitos) y a silenciar la gestión de la directiva.

Un abrazo.

Ennio Sotanaz dijo...

Pues todavía dice Quique que fuimos poco inteligentes por ponernos a tocar el balón tras el 2-1. Lo que tendríamos que haber hecho según el “faraón” es eso de encerrarnos en la frontal para achicar agua que debe ser lo único que se entrena. Teniendo enfrente al todo poderoso Aris.

Estoy de acuerdo con lo que dices pero conozco la sensación de clamar en el desierto.

Un saludo,

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

TOMI, muy malas. Ayer probablemente no se perdió por Quique, pero como ya sabrás, no es la primera vez que le critico porque por sistema sus planteamientos son conservadores y el equipo nunca busca más tantos en cuanto se pone en ventaja. El fútbol del equipo cuando consigue el 1-0 suele cambiar radicalmente. Y si caen más goles en ocasiones suele ser por la brillantez de nuestros delanteros, o cuando el rival baja los brazos.

He de reconocer que fui uno de los que cantó, aunque timidamente, Atleti, Atleti en los últimos minutos. Pero no fue por animar al equipo, sino por la rabia y la impotencia de lanzarles un último grito que obrara el milagro y nos salvara de la vergüenza. ¡Que nos hemos quedado fuera de Europa ante un equipo griego de tercera fila, joder! ¡Es humillante e impensable! Nunca cuando llevé a mi amigo me pude imaginar que lo que íbamos a ver sería una tragedia...

De la tele ya te avisaré. De momento parece ser que me están metiendo poquito a poquito en la dinámica del grupo.

MEMORIAS, eso es precisamente lo que comento en uno de los últimos párrafos: Abel, Aguirre, Manzano, Ferrando... "Por desgracia, todos los entrenadores que últimamente vienen al Manzanares están cortados con el mismo patrón: elegantes y ocurrentes fuera del campo; cobardes y conservadores dentro de él".
Bueno, y algunos ni eran elegantes y ocurrentes fuera del campo...
El momento más caliente contra la directiva fue cuando echaron a Aguirre. fue cuando la gente realmente se volvió contra el palco con fuerza en un par de partidos y cuando era habitual concentrarse en la Puerta Cero. Pero después Abel remontó, Quique trajo la UEFA, y me temo que se han ganado crédito para unos meses... Aunque espérate este año como la cosa siga como hasta ahora: fuera de Europa, con Espanyol y Real Madrid en el horizonte de la Copa, y séptimos en Liga... Espérate, que la paciencia se agota. Aunque siempre serán ellos los que tengan la última palabra...

ENNIO, lo que habría que hacer es de una vez por todas contratar un entrenador tipo Rijkaard o Pellegrini y que el equipo tocara la pelota, y que cuando se pusiera 2-1, fuera con contundencia a por el tercero...

Un saludo a todos...

Rafael dijo...

Hola Jose.
Mira el culpable de este rídiculo como el de muchos años son los Giles, así de claro.

Las plantillas que hacen los Giles son descompensadas y en muchos puestos falta calidad, y así es imposible hacer nada, a no ser que tengas una flor en el culo como Quique y ganes dos títulos jugando rematadamente mal y por el valor doble de los goles pases eliminatorias a cara de perro

Como otros muchos entrenadores que han pasado por el Atlético, Quique empieza a perder la cabeza y se ha cargado lo que medio funcionaba, esto es: la pareja Assuncao-RGarcía en deprimento de un buen Mario pero de un mal Tiago (a ver si lo devuelven a Italia, vaya timo), la pareja Mario-Tiago no va a funcionar nunca, José ya te lo dije en el artículo del Osasuna, con estos medios estamos jugando como lo hacía Aguirre "a partidos de correcalles y sin control" y nos han metido 10 goles en 5 partidos, y podían haber sido más.

Otra cosa que se ha cargado Quique es la defensa, a Ujfalusi lo tiene mareado, un día juega de central y otro de lateral, a Dominguez se lo ha cargado mentalmente, a Perea otro que tiene mareado, a Filipe no le termina de dar confianza, debería de haber apostado por Ujfalusi-Dominguez-Godin-Filipe y empezar a darles partidos para consolidarlos.

De todas formas es que el sistema que emplea el Atlético 4-2-4 es anticuado y el Atlético debe de empezar a plantearse cambiar de sistema y tratar de fichar un organizador de nivel, aparte de otros fichajes y dar cancha a algún canterano. También hay que decir que muchos jugadores de la plantilla no tienen nivel para el Atlético.

Pero claro, a los Giles les da igual todo y no van a arreglar nada, ellos lo que les interesa es trincar y si al equipo le hace falta un cerebro les da igual por poner un caso. Mientras los Gil esten en el Atlético esto será un circo.

De todas formas lo que me preocupa es la reacción de la gente: "nos ha mirado un tuerto", "así somos", "esto es el Atlético", "tras este rídiculo hay que animar más que nunca y el que critica es oportunista", bla bla bla...Lo que hay que hacer es cantar contra el palco y pedir que se vayan esta gentuza y lo demás es perder el tiempo, la gente pedirá la marcha de Quique, y se irá, pero vendrá otro pobre desgraciado que le daran una mierda de plantilla y que tendrá que aguantar como le hacen las alineaciones y como ponen en el mercado a las estrellas del equipo...y que pase el siguiente.

GIL FUERA DEL ATLÉTICO !!!!

Angel dijo...

Hola Don José.

No puedo estar de acuerdo con tu artículo, para mi la culpa no la tiene QSF, al que prometí no volver a dudar más de él desde la final de la Supercopa de Agosto. Podría culparle a él si hubiese rotado de más y hubiese sacado a un equipo que no hubiese podido con los griegos, pero coño...¡¡¡que jugamos con nuestro equipo titular!!!.

Y no, no hemos sido capaces, con ese equipo, de ganarle ninguno de los dos partidos a los griegos (un segunda español, sin duda). Y no creo que Quique tenga la culpa de que De Gea fallé más ahora que en los últimos tiempos, ni que Dominguez haga un penalty absurdo, ni que Forlán tire tres veces sin sentido al final del partido, eso son decisiones de los jugadores y el entrenador poco puede hacer.

Otra cosa es que podamos estar de acuerdo con cosas como que Assunçao haya desaparecido del equipo (Mario no lo está haciendo mal), la suplencia de Dominguez, las pocas oportunidades de Mérida... Pero de ahí a pedir la cabeza de Quique, pues creo que no.

Supongo que el hecho de trabajar donde estas trabajando ahora te ha podido influir en algo ya (vamos, que te vemos pidiendo la cabeza de Pelegrini en el Málaga de aquí a dos semanas) :).

Saludos!

MN.Academia en línea dijo...

Tú mismo lo dices al principio: a alguien hay que echar la culpa. Pero resulta que Quique es el mismo que la temporada pasada y el equipo también. ¿Es que una vez que se han hecho un nombre, se trata de buscar otro "club de sus amores" que les haga ganar más pasta todavía?. Voy a decir algo que te he dicho mil veces y seguiré diciendo: Habría que echar a los que permiten "forrarse" a esos tipos a su costa... que consienten que los jugadores no cumplan con su trabajo mientras tanta gente no lo tiene, y que se siga idolatrándolos hagan lo que hagan... Para mí es lamentable, sea el equipo que sea. ¡Hay que exigirles acabar el partido sin que nadie tenga nada que decir! ¡Claro que no pueden ganar siempre! Pero esos bochornos de los que hablas una y otra vez deberían ser inadmisibles. La gente que gasta su dinero (les paga) y pasa frío por verlos, deberían salir diciendo: ha ganado el mejor. ¿Qué pasaría si la gente dejase de ir al campo de futbol, de comprar "chuminás" que les hace millonarios y les hiciera el boicot hasta que hagan lo que deben? Lo siento: No lo entiendo.

Julio dijo...

Creo que es injusto lo que dices en tu comentario. La culpa de los errores individuales no es de Quique. En estos casos siempre se salvan los jugadores.

Hace dos semanas el equipo fue a ganar el partido a Anoeta, por qué piensas que ahora el entrenador les ha dicho que contemporicen con el resultado?

Creo más bien que a De Gea y a Domínguez les están volviendo locos los representantes y sus allegados. Los representantes son un cáncer para los futbolistas.

Un saludo

Nico García dijo...

De acuerdo contigo. Aunque creo que Quique no es un al entrenador, el éxito de la Uefa no puede durar toda una vida. Si lo hace mal, fuera. Aunque un poco de tiempo no vendría mal, ¿no?
Saludos desde La Escuadra de Mago