viernes, 9 de marzo de 2012

Una victoria por mi abuelito

El Atlético de Madrid ganó anoche 3-1 al Besiktas, en lo que para mí ha sido una victoria muy distinta a las anteriores.
Hoy al levantarme, mi abuelito no ha podido darme un beso y estrecharme la mano y, como otras tantas veces, decirme: “Enhorabuena hijo. Por lo del Atleti. 3-1 ¿eh?”.
Siempre pegado a la radio durante estos últimos años en los que su avanzado estado de ceguera ya no le dejaba ver la televisión, ha seguido la actualidad del deporte, el ciclismo, sobre todo, con su idolatrado Alberto Contador, al que como muchos sabéis tuve la fortuna de poder presentarle, y el fútbol.Siempre se decía del Real Madrid por su hijo pequeño, Emilio Javier, incondicional seguidor de los blancos de ésos que, según mi abuelito, “mojaba la almohada cuando perdía”, y del Atleti por mí, por su nieto el mayor.
Por mucho que intentara disimularlo conmigo, eran los colores blancos los que siempre le han tirado más, pese a que, por supuesto, se alegrara de las victorias de mi equipo, porque sabía lo que para mí suponían.

EL ATLETI GANÓ EN SU 86 CUMPLEAÑOS
El día de su 86 cumpleaños, el pasado 16 de febrero, el Atleti jugaba en Roma ante la Lazio. Antes habían visitado al Papa, lo cual para mi abuelito era un detalle importante, ya que siempre ha sido religioso.
“Ya verás cómo ganan por mi cumpleaños”, me decía. “Seguro que remontan”, me dijo después, cuando los laziales se adelantaron con gol de Klose. Y con cada uno de los tres goles rojiblancos, me daba la mano y me comentaba: “Ves, ya te lo dije yo”.
Así era mi abuelito, y si no tenía razón, se lo inventaba. Como el día del Sporting. “Hoy ganamos seguro”, vaticinaba.
Y cuando el partido terminó en empate, me dijo: “Bueno, yo te dije que ganábamos. Y un punto hemos ganado”, me soltaba con esa sonrisa picarona que siempre esbozaba cuando hacía alguna broma.

FAN DE MIS CRÓNICAS
Fan devoto de mis crónicas del Atleti, que siempre le leía cuando iba a visitarle a casa de mis tíos, o en estos últimos meses, que ha pasado en casa con nosotros.
Nunca entendió demasiado bien de qué iba eso de Internet, y se maravillaba cuando algún día le decía que había tenido más de 300 visitas.
Orgulloso cuando después de algún post le leía los comentarios en los que había algún elogio. “Claro que sí hijo, tienes un estilo de escritura que gusta”.
Contrariado porque los Gil no se marcharan y sólo buscaran hacer negocio: “Si es que llevan ya muchos años y sólo se dedican a vender a los buenos”.
Siempre me recordaba un año, tengo que comprobar qué temporada fue, en el que el Atlético de Madrid lo ganaba todo fuera de casa, pero luego perdía en el Manzanares. “Así es el Atleti”, me decía. Y no le faltaba razón.

“EL FÚTBOL NO NOS DA DE COMER”
También me recordaba en repetidas ocasiones un compañero que tenía en el Ejército, Pepe el carpintero, que se iba a la cama sin cenar cuando el Atleti perdía. “Era demasiado fanático”, me aseguraba.
Y es que mi abuelito siempre me dejó claro que “el fútbol no nos da de comer”.
El día que el Real Madrid quedó 1-1 en Moscú, minutos antes de que los rusos empataran me dijo: “Verás como ahora el Madrid pega un último apretón y marca el 0-2”.
Instantes después, el CSKA marcaba el empate. Mi abuelito se quedó con un gesto un poco serio y cuando acabó el partido le pregunté: “Vaya, ¿te has quedado fastidiado por el empate?”.
A lo que me contestó: “Me vas a poner la cena igual, ¿no? Pues ya está”.
El fútbol desde luego tiene poca importancia ante las cosas importantes de la vida.
Del Almería, porque fue donde nació, tuve la suerte de poder narrar algún partido de los almerienses cuando estaba en Marca TV. Y nunca olvidaré su amplia sonrisa cuando le ponía las grabaciones y me escuchaba cantar algún gol. “Ahora ha marcado el Almería”, me informaba entre risas. “Ya lo sé, abuelito, ya lo sé”.

ROMPIÓ SU CARNET DEL SEVILLA
De joven fue socio del Sevilla. Por su trabajo estuvo destinado en muchas ciudades: Sevilla, Melilla, Barcelona, Madrid...
Y me contó cómo un año rompió el carnet de los hispalenses, ya que en las últimas jornadas, el Sevilla “se dejó perder” en un partido contra el Madrid porque ya le habían traspasado para la temporada siguiente a algunas de sus estrellas, y los merengues se estaban jugando la Liga.
“No metían la pierna y se notaba. Fue una vergüenza”, censuraba.
Siempre me imaginé a mi abuelito de joven rompiendo su carnet en las gradas del Sánchez Pizjuan.
Desde entonces, nunca más pagó por ver un partido de fútbol. Aunque siempre lo siguió. Y fue de los primeros en llamarme a casa para felicitarme el 25 de mayo de 1996. El día que el Atlético de Madrid ganó la única Liga que yo he vivido.
Siempre me recordó también cómo el entonces alcalde, Álvarez del Manzano, se mostraba reticente a botar junto a Jesús Gil en las carrozas que aquellos días recorrieron Madrid y que pasaron frente a su casa, en Atocha. Gil le decía que botara, que botara, pero Manzano no quería”, rememoraba como si lo estuviera viendo en ese momento.

ME HABRÍA PREGUNTADO POR EL PARTIDO
Si mi abuelito hoy estuviera aquí me habría preguntado:
-¿Y cómo jugó, jugó bien?
-Sí abuelito, sobre todo la primera parte. Luego en la segunda se relajaron y bajaron el ritmo.
-Bueno, pero es un buen resultado, seguro que pasan.
-Seguro que sí abuelito. Los turcos éstos son flojillos.
-¿Y cómo estaba el campo? ¿Había mucha gente?
-La verdad es que para ser las siete de la tarde sí estaba bastante lleno.
-Claro, la afición del Atleti siempre responde. Además marcó Adrián, el que se llama como el amigo de tu hermano. Ese chico parece muy bueno.
-Sí, y además es joven. Encima el gol de los turcos lo marcó Simao, el único bueno que tienen porque se lo regalamos nosotros.
-Si es que esos marranos venden a los mejores...

No me habría preguntado por Salvio, porque ni sabe quién es ni falta que hace. Pero se habría alegrado de que pasáramos de ronda y de que llegáramos lo más lejos posible. Y le hubiera gustado darme la mano y la enhorabuena si llegásemos a Bucarest y ganásemos la final, como sí pudo hacer hace dos años cuando volví de Hamburgo.

-“Estarás contento, rey" (que es como nos llamaba a todos los de la familia).
-“Claro que sí, abuelito. Ha sido una gran experiencia poderlo vivir in situ”.

Y LE HUBIERA GUSTADO VER CORRER A CONTADOR
Sobre todo le hubiera gustado ver a Alberto Contador volver a coger la bicicleta y ganar la Vuelta a España. “Quiero que siempre que Alberto gane, escribirle una carta para felicitarle”, me decía.
“Yo sé que es inocente. Sólo por su forma de estrecharme la mano, y por cómo me habló, se ve que es una persona íntegra, moral, que nunca se habría dopado”.
Desde que le presenté a Contador, tras el Tour de 2010, siempre que he vuelto a cubrir algún acto o rueda de prensa del pinteño, algún familiar o amigo de Alberto me ha preguntado por mi abuelo, que cómo seguía, que qué tal estaba.
“Ahí sigue, con sus achaques. Hoy me ha dicho que quería venir. Pero era mucho follón. Ya le daré recuerdos de su parte”, les contestaba.

Este martes se ha ido mi abuelito Emilio, el mejor seguidor de mi blog. Amante del deporte, de la palabra, de la poesía, de la radio a la que ha estado pegado estos últimos años por su ceguera, pero, sobre todo, amante de su familia. No ha dejado de enseñarme algo hasta el último día de su vida. Gracias por tenderme tu mano durante todos estos años. Hasta siempre abuelito.

14 comentarios :

Airos Arecnev dijo...

No te conozco, pero te mando el abrazo más grande que pueda dar.

Anónimo dijo...

No he podido evitar emocionarme al leer esta despedida tan bonita. Estoy segura de que tu abuelito, como tú le llamas, se siente orgulloso de ti. Me has hecho llorar y sonreír con este post. Tengo la sensación de que llegarás lejos en esto del periodismo deportivo. Un abrazo muy fuerte y no dejes de escribir que, para muchos, es la mejor cura y forma de sacar lo que no somos capaces de decir en voz alta.

Gerardo Fernández dijo...

Jose me ha llegado al alma lo que has escrito. Me parece increíble como has conseguido lo que para ti suponía tu abuelito en tu vida. Guarda siempre ese recuerdo maravilloso de el. Un abrazo enorme

Adal dijo...

Te mando un fuerte abrazo y mis condolencias. Yo no he tenido la suerte de tener un familiar que mi inoculora al Atleti en las venas, fui pionero en mi familia en esto y no conté con alguien que hiciera como tu abuelo, ni siquiera conocí a mis abuelos.
Pero al leer cosas como estas siento una sana envidia de la gente que habéis tenido gente cercana con la que compartir el Atleti como seguro haréis vosotros en un futuro.
Ayer también fue un día amargo para mi pues hizo 8 años que perdía a mi madre, no era futbolera pero disfrutaba viéndome disfrutar con el Atleti y sufría viéndome sufrir también con el Atleti.
Para ella, para tu abuelito, y para todos los que han sido o seguido al Atleti y ahora lo ven desde el tercer anfiteatro del Calderón, mi recuerdo y reconocimiento

Nacho dijo...

Llevo leyendo tu blog desde el dia de la venta de Fernando Torres y nunca había comentado nada. Creo que la muerte de un abuelo merece mis condolencias con el mayor de los respetos y por ello lo hago hoy.
La relación entre un abuelo y un nieto es algo muy especial, en la que solo cabe cariño y felicidad.
Lo siento mucho. Animo.
Posiblemente este en un lugar mejor escuchando a alguien que le lee tus cronicas.

Anónimo dijo...

Un abrazo muy fuerte. Mi abuelo murió hace muchos años y era muy merengón. Se murió cuando yo tenía siete años, y siempre se reía conmigo, porque yo, ya era muy del Aleti, y le hacía mucha gracia. Le recuerdo el día que el Madrid jugó con el Bayern de Munich y se montó una gran bronca en el Bernabéu. Fue en 1976.
Mi sentimiento rojiblanco se hizo más fuerte por llevarle la contraria, pese a ser un niño pequeño.
Seguro que tu abuelo se alegrará contigo de los éxitos de nuestro Aleti.
Un abrazo a ti y a tu familia.

Anónimo dijo...

Soy el anterior. Acabo de leer la historia de tu abuelo con Contador. Es magnífica. Tiene un elemento importante en el periodismo, que es la emoción. Enhorabuna, también soy de tu gremio, aunque en paro.

Alberto Sánchez Fernández dijo...

Un fuerte abrazo

el glorioso dijo...

¡¡¡Mucho animo!!!... y sigue haciéndonos vibrar con tus entradas sobre el equipo de nuestros amores... =) Tu abuelo desde el cielo seguirá pendiente de ello.

¡¡¡Cuidate mucho campeón!!! No estas sólo. Un profundo y sincero abrazo.

David.

Santi Riesco dijo...

Impresionante. Mañana llevo a mi hija, mis sobrinas y a mi mujer embarazada a ver al Atleti. Te llamo y te doy el abrazo en persona.

amin dijo...

Allí donde este, todos sabemos que el abuelito estará orgulloso de ti y muy contento por los preciosos homenajes que le estas haciendo

Igor dijo...

Gran blog, me hago seguidor tuyo, hazte del mio si quieres y asi nos seguimos.

Un saludo desde fiebredepromesas.blogspot.com

Nico Garcia dijo...

Joder, he visto lo anterior, pero con esto ya me he emocionado. Y de Almería era. Un grande. D.E.P-

Julio dijo...

Muy emocionante tu crónica, José.

DEP tu abuelo.

Un abrazo.