sábado, 31 de marzo de 2012

Salvio de Europa

El Toto Salvio es un jugador bipolar. Capaz de lo mejor y de lo peor, incluso dentro de un mismo partido (contra el Sevilla mostró sus dos caras). Su propio nombre ya da indicios de esta bipolaridad. Se puede triunfar en el mundo del fútbol con un apellido como Salvio... Pero Toto... No suena demasiado bien.
Así que el argentino suele hacer honor a su apodo en gran parte de los encuentros de Liga, lo que le relega al banquillo en muchos de ellos. Sin embargo, en las últimas citas europeas está sacando su mejor cara, su apellido está brillando con más fuerza y con el de este jueves suma ya cuatro goles en los tres últimos partidos (dos al Besiktas en la ida, uno en la vuelta, y ahora ante el Hannover).

EL ATLETI NO PODÍA...
Corría el minuto 88. Los aficionados presentes en la grada se mordían las uñas
y se rasgaban las vestiduras después de ver cómo una primera parte que por justicia debió acabar 2-0 terminó 1-1, y dio paso a un Atlético más espeso, confundido y nervioso ante el paso de los minutos. Enfrente, un Hannover irrelevante en los primeros 45 minutos se mostraba con más empaque, con la confianza de un buen resultado y la tranquilidad de tener una vuelta en Alemania que afrontar con un gran resultado. Sobre el césped quedó una constancia: los alemanes eran inferiores. Pero con un 1-1, una vuelta en su estadio ante su público y unas semifinales a la vuelta de la esquina, todo podía ocurrir.

...Y APARECIÓ DON EDUARDO
Sin embargo, un balón dividido cerca de la frontal del área era recogido por Salvio, el argentino mete el cuerpo para proteger el cuero ante un defensa, se abre el hueco y se saca un derechazo con rosca a la mismísima escuadra izquierda de Zieler (2-1). El público estallaba de júbilo ante lo que suponía una pequeña ventaja para visitar tierras germanas.
Tiene que valer la pena ser futbolista para al menos una vez en la vida poder sentir la sensación de decidir un partido en el último minuto ante el alborozo de 35.000 espectadores. Nadie recordó entonces que el autor del gol se llamaba Toto. Esa noche, fue Don Eduardo Salvio el que rescató al Atleti.

UN SEGUNDO TIEMPO ESPESO Y NERVIOSO
Y se pudo dar gracias porque en todo el segundo acto el Atlético apenas llegó con claridad. Los primeros 15 minutos de la reanudación pasaron como si nada. El Atleti nulo, el Hannover, tranquilo. Simeone puso a Diego sobre el campo para buscar la magia y alrededor de su aura llegó una falta al segundo palo de Gabi que prolongó Arda. Pero la bola se paseó ante la línea. Un minuto después, Diouf puso a prueba a Courtois en el único tiro a puerta de los germanos, aparte del gol...
El tiempo corría y quien más quien menos ya echaba cuentas de que un 1-1 no era tan malo, que los alemanes no parecían gran cosa, y que ya se llegó a la final hace dos años empatando en casa contra Galatasaray, Sporting o Valencia...
Pero por fortuna, llegó el gol de Salvio, que a punto estuvo de ser redondeado por Diego en el descuento, con una preciosa chilena que salvó abajo Zieler.

SE MERECIÓ LA VICTORIA
No hubiera sido justo todo lo que no fuera un triunfo rojiblanco. Ya a los tres minutos Zieler tuvo que salvar la primera ocasión colchonera. Y en el 8, Falcao cabeceó una falta de Gabi adelantándose a todos (1-0). Lo del Atleti era un monólogo que hacía prever el segundo: un tiro cruzado por poco de Adrián (que no estuvo fino), un cabezazo de Falcao tras centro medido de Arda (que se cantaba como gol) que se marcha arriba, un par de coladas de Juanfran que terminaban sin remate...
El partido parecía tan controlado que me permití incluso ir al baño. Pero a mi vuelta, aún de pie, un balón periddo en medio campo termina a la espalda de Filipe, centro desde la derecha de Stindl y Miranda que se la come de forma flagrante, la deja pasar, y Diouf remata a la red (1-1).
La incredulidad dio paso al descanso... pero se regresó con ella de vestuarios. 50 minutos duró. Hasta que quiso Salvio.

¿HUELE A FINAL ESPAÑOLA?
Con este triunfo, unido al del Athletic ante el Schalke de Raúl (2-4), en Bwin se apuesta por un Atlético de Madrid-Athletic de Bilbao como la final de UEFA más factible para el 9 de mayo en Bucarest (tres euros por euro apostado).

El sueño en Europa está en todo lo alto. Pero si no se cumple, se deben hacer los deberes en casa, donde este domingo llega el Getafe empatado a puntos con los rojiblancos. Los de Simeone son claros favoritos para hacerse con los tres puntos (Atlético- 1'60; X- 3,70; Getafe- 5,75) y una victoria es vital para acercarse a UEFA y poder seguir soñando el año que viene.

1 comentarios :

Nico Garcia dijo...

Nunca se sabe lo que puede pasar, pero yo sí huele una final española, no sé si por parte del Valencia o del Atlético.

Saludos desde La Escuadra de Mago