jueves, 3 de abril de 2014

Llegamos a todo

“Llego a todo”. Ésta fue la frase que pronunció Diego Costa ayer al mediodía, al salir de la clínica FREMAP después de que las pruebas por su lesión en los isquiotibiales pronosticasen una baja de entre siete y diez días, cuando fue preguntado sobre si llegará al partido de vuelta contra el Barça (por cierto, durante toda la mañana la información en los medios sobre cuándo sería sometido a estas pruebas fue sencillamente inexistente… Igualito que con otros).

DIEGO COSTA NO DEBIÓ JUGAR
Y es que Diego Costa es el alma de este Atlético de Madrid que, también en Champions y en el mismísimo Camp Nou, demostró que llega a todo.
Eso sí, creo que el que quizá no debió llegar por sus dolencias en la rodilla (y deberían pensarse muy mucho lo de la vuelta con lo que hay en juego) fue el propio Diego Costa.
Tras un inicio arrollador de los rojiblancos (en los cinco primeros minutos Villa ya tuvo dos ocasiones, especialmente la segunda tras un fallo de Pinto, y salió presionando al Barça en su propio campo ¡y teniendo más posesión!) el que desentonaba era Diego Costa.
Que le daban un balón en la frontal: control largo que se pierde por línea de fondo; que se marcha a trompicones en carrera sacando la bola desde atrás: termina dando un pase… a fuera de banda; que debe aguantar el balón de espaldas con el equipo saliendo: la pierde en campo propio ante Xavi y genera la primera ocasión del Barça, en un zurdazo de Iniesta en el que Godín se cruza con todo, providencial, para repelerlo.
Sólo dos minutos después de esta acción, Diego Costa volvió a intentar salir en carrera y esta vez el pase a fuera de banda lo dio a propósito, al sentir un pinchazo en los isquiotibiales. La lesión no es la misma, pero cuando el cuerpo está débil de un lado, a veces se rompe de otro… por el sobreesfuerzo.
Así que en su sustitución entró Diego, con el que todos coincidimos en que debía aprovechar la oportunidad… y la aprovechó.
El Barça no tiró a puerta en el primer acto más que en un blando cabezazo de Messi, al que replicó de nuevo Villa, tras recortar a Bartra (que salió por el también lesionado Piqué), en un buen disparo que despejó abajo Pinto.

Y DIEGO LA APROVECHÓ
Sólo iban once minutos de la reanudación cuando Diego Ribas aprovechó la oportunidad. "¡Golazo! ¡Golazo!", era lo más que acertábamos a decir mi padre y yo cuando vimos alojarse ese derechazo desde 25 metros por la mismísima escuadra (0-1). “¿Qué cómo vi el gol de Diego? Con los ojos”, contestó después Pinto de forma bastante acertada.

JULIO SALINAS Y EL DINAMISMO...
Mientras tanto, Julio Salinas (ya conocemos su pasado, pero excesivo su barcelonismo en los comentarios) reivindicaba que si el árbitro paraba el juego con faltas lo hiciera sólo para mostrar tarjeta. "Así el partido sería más dinámico”, argumentaba. Claro, Julito, y si os pita dos penaltis, como contra el Madrid, así vemos más goles…

CRECIÓ EL CANSANCIO... E INIESTA
Pero el Barça es el Barça, y mientras en el Atleti crecía el cansancio y las tarjetas (Juanfran, Arda, Gabi, Koke, Diego…), en los culés crecía Iniesta. En el 71, dibujó un precioso pase entre líneas a la espalda de Juanfran que Neymar cruzó a gol (1-1). “Si Miranda se tira como Godín en la primera parte, saca esa pelota”, lamentaba mi padre. Y tenía razón. Pero no se puede ser perfectos.
El de Fuentealbilla lo intentó de nuevo tres minutos después con un derechazo ajustado al palo que salvó Courtois con un paradón. Lo mismo que hizo a cinco del final con una falta de Messi que buscaba la escuadra. Pero no hizo más. Que no les engañen, que por mucho que el Barça dominase al final y que Courtois hiciera dos grandes paradas, fueron dos paradas. Así que no lo pinten como el salvador de una posible goleada.

EL SALVADOR DEL ATLETI ES...
El único salvador de este Atlético de Madrid es el Atlético de Madrid. El bloque. Desde Courtois a Diego Costa, pasando por Juanfran, Miranda, Godín, Filipe, Arda, Gabi, Tiago, Koke y Villa… (sin olvidarnos de Mario, Diego y Raúl García). Porque este once está destinado a que grandes y pequeños nos lo aprendamos de memoria… y sea recordado… por algo grande.  

1 comentarios :

Gerardo Fernández dijo...

Grandioso. Especialmente el partido de Diego, al que en mi opinión, le estaban faltando minutos. Y el martes a soñar