lunes, 31 de marzo de 2014

Esto va en serio

Todavía tengo algún amigo atlético que sigue sosteniendo que no vamos a ganar la Liga. “Queda mucho y una eliminatoria en medio con el Barça con mucho desgaste”, apuntan.
Otros muchos, hace meses, aseguraban que “es más posible ganar la Champions que la Liga”. La dificultad de aguantar al máximo nivel 38 jornadas y la utopía de alcanzar los 100 puntos para ser campeón (cifra lograda por Barcelona y Real Madrid en las dos últimas temporadas) hacían que no hace mucho cualquier aficionado colchonero se plantease levantar el título liguero como un imposible.
Pero la realidad es que ya sólo quedan siete jornadas y que ésta ya no será una Liga de 100 puntos. El máximo posible serían 97... y es el Atlético de Madrid el único que podría alcanzar ese techo. Barça y Real Madrid aspiran a 96 y 94 puntos. Pero hay más motivos para la esperanza.
Acabado el derbi ante el Real Madrid, donde se consiguió un empate que dejaba las cosas como estaban (tres puntos por debajo), pero con el goal average ganado, uno echaba mano al calendario y había una conclusión clara: de las doce fechas que restaban, y a excepción hecha del choque en el Camp Nou (es la última jornada y Dios sabe, todavía, cómo se llegará) el partido más difícil era el de la jornada 31: San Mamés.
SAN MAMÉS: SÓLO TRES DERROTAS
Se visitaba el estadio del cuarto clasficado. Un escenario donde el Barça había perdido (1-0) y el Madrid empatado (1-1) y donde sólo un equipo había ganado, el Espanyol (1-2).
Y se ganó... Si abrimos el abanico a la Copa del Rey (donde el Atlético ganó cuando aún nadie había conquistado el nuevo San Mamés) estos son los números del Athletic en su nueva casa: 19 partidos jugados: 13 ganados; 3 empatados; 3 perdidos. ¿No hace falta que les diga quién ha firmado dos de esas tres derrotas, no? Pues eso, que esto va en serio.

EL 1-0 ME PILLÓ DORMIDO...
Tuve un fin de semana agitado (inauguración de un pub el viernes noche y comida familiar el sábado con su preceptiva sobremesa) por lo que quise dormir una mini siesta antes de ver al Atleti (por la noche también tenía el cumple de mi primo). Por poco que quise echarme, no pude llegar al bar antes de que el partido empezara... así que escuché por la radio el 1-0. “Muniain, Muniain... ¡Goooool del Athletic! El balón largo, Muniain gana la espalda a la defensa, Courtois sale tarde y le supera por arriba”, canta el narrador. “¿A dónde iba Courtois?”, se pregunta Paco González. “Y encima se ha tirado muy raro. No es normal ver fallar al portero belga”, apostilla.
Y uno se pregunta si no había mejor momento para cantar, mientras se autoflagela (superstición a tope) pensando que el 1-0 es un “castigo” por no haberse levantado antes de la siesta y haber dejado “solo” al equipo.
Por cierto, volviendo a la radio ¿y lo que se sufre con tantísimo en juego cada vez que el narrador sube la voz...? Como siempre estoy o bien en el Calderón o lo veo por la tele, había olvidado lo mal que se pasa ante la incertidumbre de lo que está ocurriendo...

UN BAR LLENO DE ATLÉTICOS
El Barça acababa de ganar en Cornellá por lo que una derrota, incluso el empate, significaban perder el liderato. Por mucho que el envite fuera en uno de los estadios más inexpugnables de la Liga. Así que había que ponerse manos a la obra. Recién llegado al bar, Koke deja solo a Diego Costa, pero su disparo cruzado lo salva Iraizoz con un paradón ante el “huy” y el maldecir de gran parte de la concurrencia. Entonces uno mira a su alrededor y se pregunta si el bar es el de siempre. Ese bar donde uno habitualmente se traga todos los partidos del Atleti fuera acompañado de uno o dos, como mucho, sufridores más. Esta vez, los aficionados colchoneros pegados a la pantalla superan la decena... lo que hace luchar por una Liga.


DIEGO COSTA PUEDE CON TODO
Pero este Diego Costa puede concederte una, pero no dos. En un gran ejercicio de presión (el Atleti presionó muy arriba todo el choque) Sosa (titular por Arda) roba en campo ajeno una mala entrega de Iturraspe y propulsa el balón para Costa. El hispanobrasileño coge la moto y en una arrancada de vértigo deja atrás a San José y se la cruza con la zurda a Iraizoz (1-1). Décimo gol con la izquierda de Diego Costa, que desde que destaqué esta estadística no ha parado de meter goles con la zurda (25 en Liga: 13 con la derecha; 2 de cabeza y 10 con la izquierda).
Y es que el 19 atlético puede con todo. Tres minutos después del gol, remata de cabeza la cabeza de Iraola. Y diez minutos más tarde, nueva cabalgada por la izquierda, recorta, entra en el área y cede de tacón a Filipe, cuyo pase de la muerte al segundo palo lo remata muy desviado Raúl García.
En sólo media hora, el Atleti había dado la vuelta al partido y tenía el campo inclinado a su favor.
Sin embargo, en otro balón largo el Athletic da el susto. Courtois vuelve a salir a destiempo y Susaeta se le anticipa de cabeza, mandando el balón lamiendo el poste...
El partido se toma un pequeño respiro en la recta final del primer acto, que expira con el 1-1.

LA REANUDACIÓN: IMPETUOSA
Lo que ocurrió en el inicio de la segunda parte fue de una intensidad tal que casi haría falta otra crónica para describirlo. En sólo nueve minutos, Diego Costa cruza fuera por centímetros un pase largo de Mario; Diego Costa es derribado por Laporte en un penalti clarísimo (Ojo, ya son 14 jornadas sin un penalti a favor... y en las 17 primeras nos pitaron ocho...); De Marcos remata fatal tras un regalo de Godín; y Koke hace el 1-2... En un ataque atropellado del Atleti, entre Raúl García y Koke roban la bola en la frontal, apertura a banda izquierda, Filipe la pone, y el propio Koke mete la cabecita para poner el 1-2. La locura en el bar.

EL ATLETI CONTROLÓ...
Lo que hizo el Atlético de Madrid en los minutos posteriores fue de los mejores minutos que le he visto en esta grandísima temporada. Con una autoridad aplastante, los de Simeone se hicieron con el control del juego y tocando y tocando los Gabi, Koke, Filipe o Arda (ya en el campo) hacían bueno el dicho de que la mejor defensa es un buen ataque.
Pero el Athletic es el Athletic y más con el empuje de San Mamés, y aún tuvo un último arreón en el que Courtois se redimió de todos sus pecados con una mano antológica a cabezazo de Aduriz.

...Y EL ÁRBITRO PIDIÓ PERDÓN
Volviendo al tema de los penaltis, otros hablan de arbitrajes premeditados y solicitan que determinados árbitros no vuelvan a pitarles. A nosotros, directamente, los propios árbitros nos piden perdón... A falta de cinco minutos, Teixeira pitó una falta a Diego Costa cuando el Cebolla se iba solo ante Iraizoz, y él mismo se dio después cuenta de su error y se disculpó.
SIETE FINALES
Villarreal; Getafe; Elche; Valencia; Levante; Málaga; y Barcelona. Ésas son las paradas que le quedan al "partido al partido". Entre medias, dos anticipios con el Barça gracias al abono internacional. Y yo les pregunto: subidos al tren de la Liga a esta velocidad ¿la Champions podría llegar a ser un “estorbo”? ¿Apostarían por un campeonato por encima del otro? ¿O llegado a este punto hay que jugarse el all-in? Yo, como diría el Frente Atlético, “sólo te pido una cosa... que salgas este año campeón”.

3 comentarios :

Gerardo Fernández dijo...

Brutal partido. Lo vi entero y la segunda parte fue un partidazo. Qué intensidad!

Mauricio dijo...

El partido fue completísimo. Algo que demuestra que el Atlético aspira a todo (por si quedaba alguna duda)
Muy pertinente tu pregunta última. Quedando lo que queda quizá habría que dar el Do de pecho y jugar a todo. Da vértigo a estas alturas esto, pero lo mismo si juega a amarrategui (piensa en la Liga y paso de la Champions o viceversa) te quedas sin nada.
Y mira que me da a mi la nariz que este año visitamos Neptuno otra vez. Lo que no sé cuantas veces :)
Un abrazo

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

GER, es que los partidos del Atleti hay que verlos siempre enteros ;)
La verdad es que tuvo una grandísima intensidad y el empuje del Athletic le valió para ganar al Barça y para terminar empatando al Madrid (que empezó ganando). En cambio el Atleti ha ido dos veces a San Mamés, las dos ha empezado perdiendo, y en las dos ha salido victorioso. GRAN MÉRITO.

MAURICIO, efectivamente aspiramos a todo. Y sí, había dudas. Todavía a día de hoy muchos periodistas y aficionados no dan al Atleti como serio candidato al título. Ahora ven al Barça como primera opción. Pero como he dicho, ganar en San Mamés (aparte de todos el trabajo anterior... 76 puntos, ojo) no es algo precisamente al alcance de cualquiera.

Yo a lo que tengo miedo es al refrán de "el que mucho abarca, todo aprieta", e ir a por todo y quedarnos sin nada.

Firmo donde sea ir a Neptuno. Con una vez me conformo. Aunque VAYA VEZ sería este año!!

Un saludo a los dos!!