jueves, 5 de enero de 2006

1974 Comienza la leyenda del 'Pupas'

Minuto 120 de la final de la Copa de Europa entre Atlético Madrid y Bayern Munich, tras una larga prórroga el equipo rojiblanco vence 1-0 merced a un golazo de falta de Luis Aragonés (A saber si nos veremos en otra igual). Pero en ésas aparece un jugador alemán, con un nombre tan impronunciable como odioso, Schwarzenbeck, que de un disparo lejano consigue batir a Reina e instala el empate final. Por entonces no se recurría a los penaltis en esos casos y se jugó un partido de desempate. 4-0 para los alemanes. El Atlético se queda sin Copa de Europa. Comienza la leyenda negra.
Por suerte no todo fueron desdichas para los nuestros. Al año siguiente, el Bayern se niega a jugar la Copa Intercontinental ante el Independiente argentino, por motivos políticos, y el Atlético, como subcampeón, pasa a disputarla. Los madrileños se imponen en el Calderón 2-0, remontando el 1-0 cosechado en Argentina, y se proclaman de esta forma campeones del mundo. Desde el banquillo ve el triunfo orgulloso Luis Aragonés, retirado la temporada anterior, y que toma las riendas del equipo ese año de la mejor manera posible.
Corren los años 70 y el Atlético mete a sus vitrinas otras dos Copas (1972 y 1976), sucedidas de un par de Ligas (1972-73 y 1976-77).
En estos años se retiran dos de los más grandes, Luis Aragonés y Adelardo, pero surgen otros grandes hombres como Javier Irureta, el portugués Eusebio, el fino goleador Gárate (Tercer máximo goleador atlético con 109 tantos y tres Pichichis) o el 'Ratón' Ayala, héroe de la Intercontinental, que siguen dando brillo al Atlético de Madrid.