martes, 24 de mayo de 2011

Adiós, Agüero; adiós, Atleti

Todavía recuerdo como si fuera hoy el día que conseguí convencer a mi padre para abonarnos al Atlético de Madrid. Volvíamos él, mi hermano y yo, de “echar unas pataditas” (como nosotros llamábamos coloquialmente a jugar un rato al fútbol) en el parque Emperatriz María de Austria, en Carabanchel. Veníamos montados los tres en la parte trasera del 55, el Atleti había bajado a Segunda y, con él, los precios de unos abonos hasta entonces prohibitivos para mi familia habían descendido a la “ridícula” cifra de 14.000 pesetas para un lujo como el fútbol.
“Papá, podíamos abonarnos. Sólo son 14.000 pesetas y yo podría pagarme mi abono si hace falta”, fue mi acometida, con la ilusión de un chaval de 18 años que hasta entonces tenía que conformarse con ver un máximo de tres o cuatro partidos al año en el Manzanares.
“Bueno, ya veremos”, fue la frase de mi padre. Pero en su cara vi que esta vez sí.
Pocos días después, y tras una cola de alrededor de hora y media, salimos de las oficinas del Vicente Calderón con el abono en la mano. No podía creérmelo. Era socio del Atlético de Madrid.
Un Atlético de Madrid en el que Kiko era su estrella, renunciando a otras ofertas para quedarse a jugar en Segunda por amor a unos colores. Habían salido grandísimos futbolistas como Molina, Valerón, Baraja o Hasselbaink.

PRIMER AÑITO EN EL INFIERNO
Ese año, sufrí viendo cómo Kiko no recuperaba su magia. Cómo era relegado al banquillo, y pitado e insultado por la grada del Calderón que hasta hace pocos meses le idolatraba. Su fichaje frustrado por el Milan terminó con la caída de un mito.
Ese año, fui partícipe de esa pelea que cada tarde se libraba en el Calderón entre los que le pitaban, y los que intentaban acallarlos con palmas y el eterno “Kiko gol, Kiko gol, Kiko gol”...
Yo era de los segundos, pero a final de temporada tuve que resignarme con la salida del gaditano. Como años atrás me ocurrió con José Luis Pérez Caminero.

TORRES DIO EL RELEVO A KIKO
Por un capricho del destino, Fernando Torres sustituyó a Kiko Narváez en la antepenúltima jornada, en Albacete. “Suerte niño. Vamos, que tú puedes”, fueron las palabras con las que el duende andaluz dio el relevo al que sería nuevo ídolo. El Niño no decepcionó, y marcó de cabeza el tanto que mantuvo al Atlético con opciones de ascenso. Fue un 3 de junio de 2001. Un día antes, el Kun Agüero había cumplido trece años.
Aún le quedaban dos para debutar en Primera. Aún le quedaban seis a Fernando Torres para marcharse del Atlético de Madrid.
Sus goles (75 en Primera), su fidelidad a unos colores, sus muestras de cariño a lo rojiblanco, de un chico que acudía al Calderón con la cara pintada desde que tenía diez años, me hicieron creer que era diferente. Pero se acabó marchando. Ésta es la carta que le escribí, hace ahora cuatro años, los días previos a que se hiciera oficial su salida: Carta a Fernando Torres

AGÜERO COMPARTIÓ SU ÚLTIMO AÑO CON TORRES
Por un capricho del destino, Kun Agüero compartió vestuario con Fernando Torres durante su último año. Aprendió sus gestos, su amor a unos colores, su forma de portar el brazalete... y una frase:
Fernando Torres (4-07-2007): “Dije que cuando decidiera irme lo diría, y aquí estoy”.
Sergio Agüero (23-05-2011): “He dicho que cuando quisiera irme del Atleti lo haría público. Ese momento ha llegado y cumplo con mi palabra”.
A Agüero no puede reprochársele que haya mentido. Nunca prometió amor eterno y sólo en los últimos meses, cuando dijo en el Foro Marca que se quedaría hasta 2014, para cualquiera que lo viera en directo, el titular era poco creíble.
Sólo lamento haber sido tan estúpido de, durante estos cuatro meses, haber creído a Cerezo y a Gil Marín cuando juraban y perjuraban que Agüero seguiría en el equipo.

...PERO ESTABA CLARO
El día de su renovación ya tenía muy clara su marcha y así lo expresé: “El acto de presentación de la venta del Kun Agüero”
He tenido cuatro meses para hacerme a la idea de una salida que estaba cantada y que ha seguido idénticos pasos a la de Fernando Torres (hasta el puesto que ha decidido su marcha ha sido idéntico: 7º), pero he preferido engañarme y hacerme ilusiones con un año más de relación.
A Agüero tampoco puede reprochársele que traicione unos colores, porque él se debe al rojo de Independiente. Desde allí, aficionados argentinos nos han transmitido que comprenden bien nuestro dolor, pero que debemos entender que tiene que crecer.
Todavía recuerdo como si fuera hoy sus primeros goles con la rojiblanca, en la pretemporada de 2006. Sentando contrarios, de vaselina, o con un potente latigazo. Aquel golazo en el Carlos Belmonte o en la gira extranjera dieron las primeras pinceladas de lo que iba a ser un crack.
El domingo se despidió como lo que es. Por desgracia, lo ha hecho en lo más alto, completando su mejor final de campaña (doce goles en once partidos), su mejor temporada (20 goles, superando los 19 de la 2007-08), su primer hat-trick... “aunque me hubiera gustado más si hubieran servido para terminar mas arriba...”.
Él mismo lo dijo por la herramienta con la que habitualmente se comunica con sus seguidores, Twitter.
El tercer mejor jugador de nuestra Liga no puede conformarse con ser séptimo.
Desde que conocí que estaba reunido en las oficinas del Vicente Calderón, a las cinco y media de la tarde, no me despegué de su Twitter. Esperaba la noticia y a las 23:30 la confirmó: “Le expresé al Atleti mi decisión de salir. Le pedí que reciban, sin condicionamientos, las ofertas que lleguen de otros clubes”.
En una tibia carta de despedida (su mensaje para la afición no me parece emotivo para el que ha sido tratado como un Dios durante cinco años) reconoce que la razón es “estrictamente deportiva”.
Este club no puede crecer más, como tampoco pudo hacerlo al ritmo de Fernando Torres. Por desgracia, esto marca una pauta, y no una excepción, y es a lo que debemos resignarnos aquellos que no podemos dejar de ser del Atleti.

TORRES+AGÜERO= LA PUNTILLA DEFINITIVA
Tras el día en que se fue Torres, cuando se comenzó a hablar de la marcha de Sergio Agüero lo tuve claro: su salida, y más en estas condiciones, sería el golpe definitivo, la confirmación de que hemos dejado de ser grandes hace mucho tiempo. La prueba de que cada gran jugador que caiga aquí por casualidad, deberá marcharse en el momento que demuestre ser un futbolista sobresaliente. Porque el Atlético de Madrid sobresaliente hace mucho que pasó a la historia y ahora se conforma con aprobados en forma de séptimos puestos, cuando antes eran suspensos, y con celebrar de vez en cuando un notable con lo que antaño era rutina.
La constatación de un secreto a voces del que sólo los atléticos no queremos darnos cuenta: Ya no somos un grande. Una noticia casi tan dolorosa como un descenso.
Me costó dormirme hasta más allá de las tres de la mañana. Es duro reconocerlo, pero cada gol del Atleti, lo cantaba con más fuerza si era del Kun. Es inevitable encariñarse con estos futbolistas a los que llaman ídolos. Otro capitán que se va, en un club cuya bandera se hace jirones y cuyo escudo ya no se reconoce en el espejo respecto al que fue.

ADIÓS, ATLETI
Esta mañana he llamado a mi padre:
-“¿Papá, nos desabonamos?”
-Hombre, a mí me gusta ir al fútbol contigo, pero lo que están haciendo ya es una vergüenza. Estar siempre a 50 puntos del Madrid y del Barça... Lo peor no es el Kun, lo peor es querer vender a un chico de 20 años como De Gea, que está empezando.

-Me han contado que podemos seguir como socios pagando 40 euros, así al menos no perdemos la antigüedad...
-¿Nos guardan la antigüedad? ¿Podremos entonces volver sin problemas si quisiéramos dentro de dos o tres años?

-Sí, creo que sí. Y siempre podremos ir a algún partido si queremos.
-¿Nos desabonamos entonces?

-Creo que es lo mejor...

Adiós, Agüero. Adiós, Atleti.

12 comentarios :

César dijo...

Mira que pensé que no me iba a emocionar con tu post, pero esa última conversación con tu padre me ha tocado la fibra :D.

Haces bien en desabonarte, pues el Atlético debería ser de los socios, y son éstos los que deberían protestar y poner en su sitio a los mamarrachos que tenemos como directiva.

Eso sí, guardate la antigüedad porque con un poco de suerte estos sinvergüenzas se irán cuando tengamos el estadio y la ciudad deportiva nuevas, para trincar la mayor pasta posible.

Saludos

Rafael dijo...

Haceís bien tu padre y tu. Ya estan bien de que se rian en nuestra cara, venden a las estrellas y quieren subir el precio de los abonos para ver a Adrian y Miranda, que les den por el ojete a los Golfos. Ya son demasiadas humillaciones para seguir tragando y lo peor es que la gente no se entera.
Por lo menos que la marcha del Kun sirva para que esto explote por los aires de una puñetera vez.
A ver si mañana pasa algo en esa acampada que se va hacer en el estadio
A mi desde luego me han quemado de un plumazo las pocas ganas que tenía de ver fútbol y el Atlético. No sé si las volveré a recuperar algún día.

PD: Yo tampoco pude pegar ojo anoche, al Atlético lo llevo muy dentro mí y la verdad es que estoy harto de todo y sin ganas.



Un abrazo.

Grada14 dijo...

http://grada14.blogspot.com/

Si el Atlético de Madrid quiere volver a ser algún día un club grande…
La concordia hace crecer las pequeñas cosas, la discordia arruina las grandes.
Salustio

Erase una vez un club que habitaba en la ribera del Manzanares y desde esta disputaba la supremacía del país a su vecino, pero pasaron los años… y este equipo se empeño en inmolarse una y otra, vez sin saber muy bien el objetivo pero consiguiendo ver cada vez más lejos las coronas de laurel que antes frecuentaba.

El caso de Agüero no es más que la enésima confirmación de que en el club colchonero las cosas se hacen de muchas maneras, incluso alguna vez se hacen bien pero las ocasiones son cada vez más contadas.

Continuar leyendo...

Grada14 dijo...

Hola,como comentario he añadido el post porque es lo que pienso del Atletico de Madrid (que ademas es publicidad del blog como tu bien dices) pero no he añadido mas porque tu post esta escrito desde un punto de vista sentimental con el atletico que yo no tengo. De todos modos creo que si me ocurriese lo mismo me costaria mucho tomar la decision de dejar mi asiento en el estadio ... tendria que verme en esa situacion, pero creo que los aficionados deberian unirse y partido tras partido expresar su apoyo al equipo y su repulsa a los directivos de una manera unanime, lo malo es que pese a quien pese son los dueños. Resumiendo, me ha gustado mucho el post. Un saludo
Grada14

Nico García dijo...

José, puede ser el calentón de un día pero recuerda siempre que el escudo es lo más importante. Jugadores y directivos pasan, el escudo siempre queda ahí.

PD: Muy buen post.

PD 2: No sabía que tenías Twitter. Te sigo.

Saludos desde La Escuadra de Mago

Ignacio dijo...

Acertadísimo post, en la linea de los últimos que has escrito sobre la situación del club.
Yo hubiera incidido en la situación actual en que se encuentra la afición (y más concretamente los abonados), es decir, una fractura social entre los que pensamos y sentimos un Atleti grande y aquellos conformistas que te invitan a que "pongas el dinero para que los dirigentes se vayan", celebran la despedida del sobrino de la Faraona cuando a mejores jugadores y personas no se les ha dispensado el mismo trato, la dejadez de los mismos y el "comepipismo" general en las gradas del Calderón.
Conmigo que no cuenten. Me ha costado mucho tomar esta decisión; pero como decían por el FB: Es como si compras una caña de lomo "5 jotas" y al abrir el papel de plata te encuentras mortadela con aceitunas...
Pero lo peor de todo, es que a la gente le sigue gustando que le den mortadela con aceitunas.

Un abrazo

amin dijo...

Lo del Kun es el golpe definitivo, es una lastima que pasen cosas como estas… pero la realidad es que el Atleti no es un grande y todo buen jugador debe marchar.
Me da mucha pena que le digas adiós al Atleti sé que lo vas a extrañar cuando no vayas, pero también creo que es lo mejor, además si algún día vuelven a hacer las cosas bien siempre podrás volver…
Muy buen post, eso si espero que no dejes de escribir aunque ya no vayas al estadio, un besoo

Julio dijo...

José: muy emotivo tu artículo, como no podía ser de otra manera, escrito por una persona que siente los colores y el escudo.

Tú lo viste venir cuando le bajaron la cláusula. Lo mismo que el caso de Fernando Torres, comentaste.

Aquí estamos los aficionados: sin jugadores a los que admirar, sin entrenador, sin dirección deportiva, sin dirección del club, y, casi, sin club.

Creo que tampoco renovaré el abono.

¡Qué pena!

Un abrazo.

Jorge-George Olmos dijo...

Gran post que me ha hecho hacer el mio.

Muy emotivo.

Memorias de un Cazaautógrafos

futbollium dijo...

El Atlético tira por la borda el poder hacer un proyecto a corto y largo plazo con Agüero y De Gea como estandartes . Quizá le cueste reconducir la situación deportiva mucho más de lo que hoy parece .

Un saludo

Rafael dijo...

Vaya pedazo de mierda de fichajes, y encima suben los abonos. Yo creo que los Giles están preparando su salida,


http://www.sportyou.es/blog/futbol/2011/05/26/gabi-y-lafita-objetivos-del-atletico-329267.html

Gabi y Lafita, objetivos del Atlético


Los responsables del Atlético de Madrid están trabajando contrarreloj ante la tormenta que se les avecina. Cuando se confirmen las salidas de De Gea y de Agüero y muy posiblemente la de Forlán se originará un terremoto de incalculables dimensiones en la familia rojiblanca. Por lo tanto, Miguel Ángel Gil ha pedido a los encargados de los fichajes, puesto que no hay director deportivo a raíz de la salida de García Pitarch, que aceleren las negociaciones para amortiguar el golpe del adiós de dos estrellas.

Los elegidos no tienen el nivel del portero y del delantero, pero servirán como cebo para alimentar la tesis de que el Atlético está preparado para soportar la éxodo. Se trata de Gabi y de Lafita, dos futbolistas de clase media, que han dado un buen rendimiento en el Zaragoza. Sobre todo el primero. Gabi ya estuvo en el Atlético de Madrid, fue cedido al Getafe, regresó de nuevo al club rojiblanco y se vio obligado a emigrar porque no entraba en los planes del entrenador. El caso de Lafita es distinto. Llegó al club maño después de una negociación rocambolesca y quizá ahora no pueda cumplir el compromiso económico alcanzado en su día.

Dos buenos refuerzos a la espera de que el Atlético sepa invertir la millonada que se avecina (el cincuenta por ciento de cada operación se la lleva Hacienda por impagos del pasado) para montar un equipo competitivo. Los dirigentes rojiblancos tienen la obligación de mantener intacta la ilusión de los aficionados con la marcha del Kun. También falta la contratación de un director deportivo y, después de la negativa de Toni Muñoz, están sondeando a José Luis Pérez Caminero.

Rafael dijo...

Vaya pedazo de mierda de fichajes, y encima suben los abonos. Yo creo que los Giles están preparando su salida,


http://www.sportyou.es/blog/futbol/2011/05/26/gabi-y-lafita-objetivos-del-atletico-329267.html

Gabi y Lafita, objetivos del Atlético


Los responsables del Atlético de Madrid están trabajando contrarreloj ante la tormenta que se les avecina. Cuando se confirmen las salidas de De Gea y de Agüero y muy posiblemente la de Forlán se originará un terremoto de incalculables dimensiones en la familia rojiblanca. Por lo tanto, Miguel Ángel Gil ha pedido a los encargados de los fichajes, puesto que no hay director deportivo a raíz de la salida de García Pitarch, que aceleren las negociaciones para amortiguar el golpe del adiós de dos estrellas.

Los elegidos no tienen el nivel del portero y del delantero, pero servirán como cebo para alimentar la tesis de que el Atlético está preparado para soportar la éxodo. Se trata de Gabi y de Lafita, dos futbolistas de clase media, que han dado un buen rendimiento en el Zaragoza. Sobre todo el primero. Gabi ya estuvo en el Atlético de Madrid, fue cedido al Getafe, regresó de nuevo al club rojiblanco y se vio obligado a emigrar porque no entraba en los planes del entrenador. El caso de Lafita es distinto. Llegó al club maño después de una negociación rocambolesca y quizá ahora no pueda cumplir el compromiso económico alcanzado en su día.

Dos buenos refuerzos a la espera de que el Atlético sepa invertir la millonada que se avecina (el cincuenta por ciento de cada operación se la lleva Hacienda por impagos del pasado) para montar un equipo competitivo. Los dirigentes rojiblancos tienen la obligación de mantener intacta la ilusión de los aficionados con la marcha del Kun. También falta la contratación de un director deportivo y, después de la negativa de Toni Muñoz, están sondeando a José Luis Pérez Caminero.