lunes, 3 de febrero de 2014

Ahora nadie puede pisar ese escudo

20:50 horas del 2 de febrero de 2014. El Atlético de Madrid acaba de golear 4-0 a la Real Sociedad y por primera vez en 18 años (desde el 25 de mayo de 1996, día en el que se conquistó la última Liga) es líder en solitario de Primera División.
El Vicente Calderón corea al unísono el nombre del hombre que precisamente más veces ha colocado al Atlético de Madrid primero al final de una Liga. “¡¡Luis Aragoneeeeés, Luis Aragoneeeeés, Luis Aragoneeeeés, Luis Aragoneeeeeés!!”. Ganó cuatro Ligas de rojiblanco, tres como jugador (1966; 1970; 1973) y una como entrenador (1977), sólo igualado por Alfonso Aparicio, que como futbolista conquistó cuatro Ligas (1940; 1941; 1950; 1951).
El Calderón rindió tributo al, para mí, personaje más importante en la brillante historia de más de cien años de este conspicuo club. Los sobrecogedores ocho minutos de silencio que guardó el Manzanares en honor al 8 que portaba en su espalda nunca serán suficientes para el hombre que, entre otros muchísimos logros, fue el autor del primer gol en el Vicente Calderón, el 2 de octubre de 1966, ante el Valencia.
Según me enteré de su muerte la mañana del sábado, decidí entrevistar a uno de los hombres que más temporadas compartió con Luis como futbolista (1967-1975), y que vivió su transición de jugador a entrenador, Javier Irureta. Jabo me explicó que Luis se convirtió en entrenador “de un día para otro” (era 1974, y Vicente Calderón destituyó a Juan Carlos Lorenzo en la jornada 9, colocando como técnico a Luis Aragonés, que a sus 36 años aún era jugador de la primera plantilla).
“El primer signo que nos dio de que era el entrenador fue que nos cogió uno a uno y nos empezó a llamar de usted, cuando antes ni se le ocurría llamarnos de usted”, me desvelaba Irureta.

UN LÍDER DE USTED
Desde el cielo Luis puede estar bien orgulloso del equipo de su vida, porque ahora al Atlético de Madrid se le llama de usted. Igual que su familia supongo que ayer asistiría emocionada y con orgullo al precioso homenaje que le hizo el Calderón, coreando su nombre después de cada gol.
Luis Aragonés ha sido una institución en el Atleti y cualquier jugador de esta club debe honrar su memoria, pero creo que fue especialmente bonito el hecho de que el único futbolista de la actual plantilla que ha entrenado a sus órdenes fuera el autor del primer gol.

¿QUIÉN MEJOR QUE VILLA...?
Era el minuto 37, el partido estaba atascado cuando Insúa (que suplió con nota la baja de Filipe) roba un
balón en línea de tres cuartos, abre para Diego Costa y su centro lo remata con la zurda en el primer palo David Villa, por debajo de las piernas de Claudio Bravo (1-0) (Tercer gol consecutivo en Liga).
El Guaje levanta ambos brazos hacia el cielo, y con un gesto emocionado dedica el tanto al Sabio de Hortaleza. David Villa no sólo jugó a las órdenes de Luis Aragonés. David Villa tuvo la oportunidad de debutar en la selección española (el 9 de febrero de 2005) gracias a Luis Aragonés. Nadie mejor para hacer ese tanto.
Un tanto muy importante, porque hasta entonces el Atleti estaba algo atascado, y no había llegado más que en una volea alta de Diego Costa, una tremenda galopada nada más comenzar del hispano-brasileño, y un gol anulado a Villa por fuera de juego.

MINUTOS DE INTRANQUILIDAD
En la segunda parte el fantasma de la pifia que hiciera esfumarse el liderato, como ante el Sevilla, sembró la intranquilidad en el Calderón durante 25 minutos.
Especialmente en los diez primeros, donde la Real Sociedad acumuló hasta cinco corners consecutivos. Su mejor hombre fue Carlos Vela, que protagonizó dos eslalon en jugadas individuales que en ambos casos fueron segados por Godín, contudente, después de que hubiera dejado atrás a varios compañeros.
En uno de ellos, Ansotegi remató fuera por poco un rechace tras un cabezazo de él mismo. Por fortuna, Courtois mantuvo la puerta a cero sin ni siquiera tener que intervenir.

UN PASE DE LUIS ARAGONÉS
Y en el minuto 72, el Atleti hizo aquello que le hizo grande con Luis Aragonés: un contrataque eléctrico. Balón recuperado por la zaga atlética, Raúl García, con el 8 de Luis a la espalda, da un pase largo de unos 30 metros digno del propio Zapatones y pone la pelota en la bota izquierda de Diego Costa, que se planta solo ante Bravo y le bate por el palo largo (2-0). Vigésimo gol en Liga.
“¡¡Luis Aragoneeeeés, Luis Aragoneeeeés!!”, coreaba el público del Manzanares todavía cuando, en un corner botado por Koke, Miranda cabeceaba el 3-0. Su primer gol liguero (suma otros dos en Champions).
La Real se rindió, y el Atleti cerró la goleada gracias a un golazo de Diego Ribas, al que le bastó media hora, y cero entrenamientos con sus nuevos compañeros, para ver puerta. Controló dentro del área un centro del Cebolla, sentó a Íñigo Martínez, y fusiló a Bravo por arriba (4-0).

JUSTO HACE DOS MESES ESCRIBÍ SOBRE ÉL
El día 1 de febrero de 2014 una leucemia se ha llevado a Luis Aragonés. Dicen que llevaba sólo dos meses luchando contra este cáncer de la médula ósea.
Es curioso, porque justo dos meses antes, el 1 de noviembre de 2013, Luis Aragonés fue el protagonista de mi crónica bajo el título “Ganar, ganar y ganar y volver a ganar”, después de que Simeone se expresara en términos similares a la mítica frase del Sabio, tras ganar en Granada.

"Y USTED NO PISE ESE ESCUDO"
Ocho años antes, un 12 de noviembre de 2005, España goleó a Eslovaquia por 5-1 en la eliminatoria de repesca para el Mundial de Alemania (ese día estuve en el Vicente Calderón). Luis Aragonés era el seleccionador nacional, y en un lance del encuentro, el cuarto árbitro, un italiano, le pidió a Luis que no se saliese del área ténica de su banquillo. “¡Y usted no pise ese escudo!”, le replicó el Sabio de Hortaleza, ya que el colegiado había pisado el escudo del Atlético de Madrid dibujado en el césped.
Así era Luis Aragonés. Genio y figura. Vehemente, altanero y respondón. Temperamental, mordaz y castizo. “Y del Atlético de Madrid hasta la muerte”, me sentenció Irureta. Tranquilo Luis, ahora, nadie puede pisar ese escudo. Está en lo más alto. Donde tú siempre quisiste. Donde tú estás ahora. Hasta siempre Luis. Muere el hombre, la leyenda continúa.

4 comentarios :

Tomi Soprano dijo...

- Primer fallo. Dices "18:50 horas del 2 de febrero de 2014. El Atlético de Madrid acaba de golear 4-0 a la Real Sociedad y por primera vez en 18 años (desde el 25 de mayo de 1996, día en el que se conquistó la última Liga) es líder en solitario de Primera División" ... ¿A las 18:50 h.? ¿Seguro? ¡¡¡¡¡¡PERO SI NI SIQUIERA HABÍA EMPEZADO EL PARTIDO, PEDAZO DE MELÓNNNNN!!!!!!

- Muy culto, si señor, pero ... ¿Qué significa "conspicuo"?

- De acuerdo en lo de Insúa, un poco corta la entrevista a Jabo, no te has pasado con los numeritos (gracias a Dios) y el párrafo final te ha quedado cojonudo, las cosas como son.

Un abrazote. A partir de ahora te prometo que todas tus crónicas las voy a comentar, pero ojo, te daré caña como vea cosas que no me molan, ¿Eh, putita? Avisada queda usted.

Anónimo dijo...

Pero que tonterias con lo de la hora y demas tomi soprano. Con lo bonito que es esta publicacion y vas y le sacas errores...anda mirate al espejo que entonces veras un error de campeonato

Tomi Soprano dijo...

Yo al menos firmo, machote. No como otros. Y José sabe perfectamente en qué tono le digo las cosas, pero tu tranki. No está hecha la miel para la boca del asno.

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

TOMI, y eso que sólo te ha visto el brazo... Jajaja

-Tienes razón en lo de la hora, cambiado.

-Conspicuo significa sobresaliente, ilustre.

-La entrevista con Jabo fueron 10 minutos. Ojalá me pudiera tirar hablando con ellos horas, pero son gente "ocupada". Aunque pienso entrevistarle más adelante sobre su carrera en el Atleti.
Lo que habría dado por hablar aunque sólo fueran esos 10 minutos con Luis... De eso sí que me arrepentiré siempre.

-A ver si es verdad que me comentas a partir de ahora en "todas" mis crónicas (me conformo con unas cuantas). Y no me llames más "putita", que ya ves que soliviantas a mis lectores.

ANÓNIMO, gracias por la defensa y por lo de que el artículo es "bonito". Tomi y yo llevamos comentándonos muchos años y ya se sabe, donde hay confianza... :P

Saludos!!