sábado, 1 de febrero de 2014

Javier Irureta: "Cuando perdía, era mejor no estar cerca de Luis. Era un ganador nato"

Esta mañana he despertado con dos mensajes que me anunciaban que Don Luis Aragonés había muerto. Con sólo 75 años, y sin que nada se hubiera hablado sobre la leucemia que padecía, Luis se ha ido y con él, un gran pedazo del Atlético de Madrid muere.
Desde hace tiempo tengo su número de teléfono grabado en mi agenda, pero nunca me había decidido a dar el paso de llamarle para pedirle una entrevista. Su fuerte carácter y su temperamento hosco me hacían temer una mala respuesta que frustrara mis intenciones de conversar con él. Después de haber entrevistado al máximo goleador en Liga en la historia del Atleti, Adrián Escudero, también ya fallecido, y al jugador con más partidos, Adelardo Rodríguez, me quedaba él. Al que siempre he considerado como la figura más representantiva en la historia colchonera. Diez años jugador; 15 entrenador; leyenda para la eternidad.
Siempre pensé que tendría tiempo para hacerlo. Ya no. Y su marcha me deja un pesar que ya nunca podré quitarme, por haber perdido la oportunidad de entrevistar a tan insigne personaje.
Quiero escribir un largo post a modo de homenaje. Pero de momento he entrevistado a una de las personas que mejor le conocieron en su etapa de futbolista, Javier Irureta. Aquí os dejo la noticia que he hecho para Agencia EFE.

Javier Irureta coincidió con Luis Aragonés en el Atlético de Madrid durante ocho temporadas (1967-1975), tiempo en el que aprendió del Sabio de Hortaleza de su carácter de "ganador nato", el cual hacía que "cuando perdía, era mejor no estar cerca de él, le cambiaba el humor".

Javier Irureta cuenta a Efe que se ha enterado del fallecimiento de Luis Aragonés Suárez (Madrid, 28 de julio de 1938 - Madrid, 1 de febrero de 2014) a las nueve de la mañana, por la llamada de sus hijas.
"No sabía que estaba enfermo, me ha cogido totalmente por sorpresa. Hace un mes estuve con él en una comida en el Vicente Calderón con ex compañeros y le vi fenomenal. Aunque me dijo algo que me dejó pensativo: cada año que pasa es como si me cayeran diez más. Pero le dije que era algo normal", desvela nostálgico.
Irureta comenta que aquel día Luis estaba "muy efusivo y cariñoso" y que estuvieron riendo y compartiendo anécdotas del pasado de su época como futbolistas en el Atlético de Madrid.
"Le tuve siete años y medio como jugador y media temporada como entrenador. Era un muy buen jugador, ganador, de carácter fuerte, técnicamente muy bueno, le gustaba jugar en paredes. Hacía grandes asistencias a Gárate o Ayala. Tenía mucho peso en el equipo y era goleador", enumera.
No en vano, Luis Aragonés anotó 123 goles en Liga con la camiseta rojiblanca (segundo máximo goleador de su historia).
"Tenía sus riñas en el campo con los adversarios. Y a veces también con los compañeros. Pero era una persona que siempre te impulsaba para tirar para adelante", relata sonriendo.

"NOS EMPEZÓ A LLAMAR DE USTED"
"Jabo" recuerda cómo fue la transición de Luis Aragonés de compañero a entrenador: "Fue de un día para otro. Vicente Calderón nos consultó a Gárate y a mí y le dijimos que fantástico, porque nadie podía conocer mejor al equipo".
"Al día siguiente ya andaba por allí con su carterita y el primer signo que nos dio de que era el entrenador fue que nos cogió uno a uno y nos llamaba de usted, cuando antes de usted ni se le ocurría llamarnos. Con Adelardo, por ejemplo, había sido compañero, vecino y amigo de toda la vida. Pero quiso jerarquizar su relación con los jugadores y lo consiguió", explica.
Irureta rememora cómo ese año (1975) llegaron a la final de la Copa del Rey con el Real Madrid y la perdieron por penaltis en el Vicente Calderón (0-0).
"Me paró un penalti Miguel Ángel y perdimos 4-3. Antes ganamos con él la Copa Intercontinental, y luego ganó la Liga, estando yo ya en el Athletic. Evolucionó en sus principios y eso le hizo acabar como uno de los grandes entrenadores de España", señala.

"HA SIDO ATLÉTICO HASTA LA MUERTE"
El ex entrenador del Deportivo de la Coruña, la Real Sociedad o el Real Oviedo reconoce que ha aplicado algunas de las enseñanzas que recibió de Luis Aragonés en esa etapa.
"Seguro. En la forma de trabajar, de exigir, de vivir los entrenamientos. Era un ganador, siempre. Llevaba muy mal la derrota, no le gustaba. Tenía el humor muy cambiado cuando perdía y era difícil estar cerca de él. Era un ganador y lo transmitió a todos los que tuvimos la suerte de coincidir con él", detalla a Efe.
Irureta no se atreve a catalogar a Luis como la figura más importante en la historia del Atlético de Madrid, aunque asegura que ha sido "muy muy importante, pese a que jugó en el Plus Ultra (filial del Real Madrid). Ha sido atlético hasta la muerte".

"DIO UN VIRAJE A LA SELECCIÓN"
En cuanto a su papel en la selección española, destaca que ha tenido "mucha relevancia en el éxito actual, ya que había que dar un viraje al equipo y él lo vio".
"Supo ver algo que otros no habríamos visto. Vio que era una generación de jugadores de toque, de talento, que le iba mejor un estilo de fútbol de más posesión, menos directo. Dejó sus pilares en la selección. Acertó plenamente. Él evolucionó porque antes le gustaba el contragolpe, la velocidad arriba, que fue su característica en el Atleti", resalta.
Para finalizar, Javier Irureta define a su ex compañero y amigo en tres palabras: "Ambicioso, trabajador y sincero. Él no aceptaba la dobles verdades. Sólo hay una verdad y él iba a por ella. Se ha ido alguien muy muy grande".

2 comentarios :

Marian Navarro dijo...

Si es que no hay que pensarse tanto las cosas... nunca se sabe qué puede pasar. Estupendo artículo.

Santi Riesco dijo...

Gracias por el artículo José. He visto que ha tenido mucho recorrido por los medios. Eso es señal de que has dado en el clavo.
Una lástima que no hayas podido charlar con Luis habiéndolo tenido tan a mano. Pero lee a Rubén Uria y quizá te alegres de no haberle entrevistado.
Un abrazo