jueves, 20 de marzo de 2014

El día que conocí al Niño Fernando Torres...

¡Dios, el tiempo vuela! Casi no puedo creerlo. Echo la vista atrás y recuerdo el día en el que por primera coincidí con Fernando Torres en persona. Rebusco en el album de fotos y descubro que han pasado ya ocho años... ¡Ocho años! Fue un 17 de marzo de 2006, tres días antes de que Fernando Torres cumpliera 22 años...
Por entonces, Torres era ya el capitán del Atlético de Madrid y yo trabajaba como becario en la Cadena SER. Le esperamos en la redacción de Gran Vía 32 y llega acompañado de su representante sobre las 23:30. Esa noche el Niño es el protagonista de José Ramón de la Morena en El Larguero.
A su llegada, Antonio Ruiz me lo presenta. Y descubro con sorpresa cómo Torres está incluso más nervioso que yo por el encuentro. “Hola ¿Qué tal? Encantado”, me comenta escuetamente. “Él también es atlético”, le informa Antonio Ruiz, a lo que Fernando responde con una sonrisa.
Torres no ve delante a un aficionado del Atlético de Madrid que lleva cinco años yendo cada domingo a verle al Calderón, no. Él ve a un periodista más, dentro de los muchos que conoce cada año, que pertenece a la cadena que esa noche va a hacerle una larga entrevista en directo.

VOLVIÓ UN AÑO DESPUÉS
Un año más tarde, el 16 de abril de 2007, Torres volverá a la SER, de nuevo a ser entrevistado en directo por De la Morena. Y yo, nuevamente, allí estaré para saludarle en persona. Lo que nunca imaginé esa noche es que sería la última en la que tendría la oportunidad de saludarle como rojiblanco. Dos meses y medio después, el club anuncia su venta al Liverpool.
Algunas de las cosas que dijo esa noche jamás pudo hacerlas realidad (al menos de momento). La respuesta que me dio a mí personalmente, tampoco pudo cumplirla.
Hoy, les dejo el artículo que escribí sobre esa noche de Larguero de 2007 (en nuestro primer encuentro aún no tenía el blog). Hoy, en el día en el que 'el Niño' cumple 30 años. Hace mucho que el Niño se hizo mayor... 

Fernando Torres, desde cerca (17-04-2007) 
 
Es tímido hasta llegar al paroxismo. Como cuando llegó al vestuario del Atleti, hace ya seis años: “Yo sólo hablaba cuando me preguntaban. Cuando uno llega nuevo a un sitio no debe ir como si fuera el número uno, todo lo contrario. Yo escuchar, ver y aprender. Así me han educado a mí”. 
Así es Fernando Torres y así se presenta en El Larguero de la Cadena SER, con José Ramón De la Morena. Muy callado al principio, contestando con monosílabos. No responde al prototipo que uno espera de una súper estrella, de un futbolista joven, apuesto y multimillonario, acostumbrado al calor de los focos y de los micrófonos y al análisis de cientos de miradas.
¿Y qué quieren, si sólo es un niño?
, decía la madre de Dani Pedrosa en un anuncio. Así es Fernando Torres, el ‘Niño’ del Atleti. Un niño que llegó a las entrañas del Atleti cuando éste estaba en Segunda. Que compartió vestuario con Juanma López, Carlos Aguilera, Toni Muñoz, o uno de sus ídolos, Francisco Narváez Kiko. A todos ellos los miraba con ensimismada admiración, y los respetaba. Algo que, a sus 23 años recién cumplidos, cree que se ha perdido: “Los jóvenes de ahora no valoran donde están. Llegan al primer equipo como si llevaran toda la vida, te cambian el canal de la tele, la música…”.

En los descansos publicitarios, Torres es callado. De la Morena, Antonio Ruiz o Alcalá bromean sobre las quejas arbitrales del Real Madrid y Torres guarda silencio. Él es el nuevo.
En la entrevista vuelve a reafirmar su amor por lo rojiblanco y su deseo de continuar: “No condiciono mi continuidad a ganar títulos o entrar en Europa”. Alcalá le aprieta: “¿No crees que eres un futbolista para jugar Champions todos los años?”. Torres lo tiene claro: “Lo importante es estar donde estés a gusto y conseguir títulos donde más los sientas. Estoy convencido de que voy a ganar títulos aquí y de que voy a jugar la Champions con el Atleti”.

 
Al terminar la entrevista es diferente. Se le ve más sonriente, liberado, demostrando que no le agradan demasiado este tipo de encuentros en los medios.
Y la mejor frase la deja a su salida del estudio. Me hago una foto con él y le lanzo un ruego: “Torres, haznos un favor y no te vayas nunca del Atleti”. Su contestación me gusta: “No te preocupes, hombre”. Amén.

4 comentarios :

Amin dijo...

Que gran noche!!!parece que fue ayer…Una lastima que Torres luego nos decepcionara tanto, aún así le guardo cariño
Un beso!


Ángel R. dijo...

Buenas Jose, buenas anécdotas de Torres las que cuentas en el artículo.
Su marcha del Atlético no creo que solo fuese por él, sino que también el club estaría interesado en su venta.
Torres nos dió grandes tardes, y espero que muy pronto nos las vuelva a dar. Un saludo.

Roberto Mollet dijo...

¡Ya está aquí el tan ansiado 4º capítulo de @UPP_LaSerie! Risas, aventuras, personajes nuevos y temazos! Únete a nosotros!

https://www.youtube.com/watch?v=Zi4zOkujBwk

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

AMIN, fue una noche para recordar, sin duda. Efectivamente fue una gran decepción su marcha, pero el tiempo lo cura todo y al fin y al cabo él es atlético y dio mucho por la rojiblanca el tiempo que estuvo aquí. Y es muy posible que regrese... Aunque se hace tarde...

ÁNGEL, gracias. La verdad es que lo poco que coincidí con él sí me dio para contar algunas historias. No he dicho en ningún momento que su marcha fuera solo por él (y menos en este artículo). Obviamente el club quiso hacer caja y por ello le renovó bajándole la cláusula (lo mismo que hizo años después con Agüero), pero lo que he dicho siempre es que desde luego nadie le puso una pistola en la cabeza para que se fuese. Se marchó porque quiso y no pudo cumplir todas esas promesas de amor eterno a lo rojiblanco que hizo durante años, ni hacer las cosas que proclamó en esa entrevista de El Larguero (jugar la Champions y ganar títulos con el Atleti). Algo que el club sí que ha conseguido (con lo que ha vuelto a su sitio), pero no con él.

ROBERTO MOLLET, de mal gusto el spam por spam. Al menos podías comentar sobre la temática del blog...

Un saludo a todos