lunes, 25 de abril de 2016

Seguimos creyendo

JORNADA 35- ATLÉTICO 1-0 MÁLAGA
Goles: Ángel Correa.
JORNADA 34- ATHLETIC 0-1 ATLÉTICO
Goles: Fernando Torres.
El Atlético de Madrid sigue ganando. Ganó el miércoles el partido más complicado que le quedaba en Liga en el "final a final" del Cholo en el que se ha colado, de forma inesperada, dos años después.
Ganó en San Mamés, otro año más. Un estadio en el que antes sólo habían vencido tres equipos (Madrid y Barça mediante) y ante un Athletic que, de haber ganado, se habría puesto a sólo tres puntos de Champions. Con lo que la victoria no es moco de pavo. Valórenla.
Y ganó el sábado al Málaga en el Calderón, en un partido que se complicó más de lo esperado y que tuvo que desatascar un casi siempre eléctrico y distinto Correa, ya en la segunda parte.

ESTAR LUCHANDO POR LA LIGA, UN MILAGRO
Tampoco es moco de pavo que faltando sólo tres jornadas para que acabe la Liga los colchoneros estén en disposición de ganarla. Hace un mes, nadie habría apostado por ello. El objetivo parecía perdido en el infinito. Hace dos meses, tras perder con el Barça y empatar en casa frente a Sevilla y Villarreal, tampoco. Los errores se habían acumulado y lastraban el sueño. Pero a veces, los milagros ocurren.

TORRES SELECCIÓN
Como también parecía imposible hace dos meses que se pudiera estar hablando de la vuelta de Fernando Torres a la selección española... En febrero, se decía que tenía los dos pies fuera del Atleti y que su renovación era una utopía. Desde entonces, marcó el gol 100. Y el 101. Y el 102... Así hasta el 107. Ha anotado ocho goles en trece partidos (en cinco de ellos fue suplente) y llevaba cinco encuentros consecutivos marcando (dejó de mojar contra el Málaga).
Lo vengo diciendo desde hace tiempo, Fernando ya recuerda al Niño hasta en la estética, y ahora mismo tiene los mejores números de todos los delanteros españoles en 2016. Si Casillas debe ir por historia, lo de Torres (autor del gol que lo empezó todo, en Viena ante Alemania, y también goleador en la final de Kiev ante Italia, en 2012) no lo merece menos.   

OTRO GOLAZO DEL NIÑO
En San Mamés, cuando el partido transcurría entre el temor (el Barça le estaba metiendo una somanta al Deportivo) y la incertidumbre, apareció Torres. En un perfecto centro desde la derecha de Griezmann (que no sólo marca, también asiste) el Niño puso la cabeza para sumar un partido más marcando y mantener al Atleti en la lucha (0-1). Su testarazo, poderoso, fue inalcanzable para Iraizoz. Su celebración, la prueba de un hombre que, muchos, muchos años después, está cumpliendo su sueño. Llevar al Atleti a lo más alto.

OTRO TRIUNFO EN SAN MAMÉS
Un Atleti que suma la friolera de siete triunfos en San Mamés en la última década. Ningún equipo de la Liga ha ganado más que los colchoneros en el feudo bilbaíno.
Los del Cholo aguantaron bien en el segundo acto. Oblak sólo tuvo que intervenir con verdadero peligro en un zapatazo de Beñat. El resto, disparos siempre blandos, con la cabeza y con el pie, de un Raúl García que lleva otra rojiblanca en la piel. ¡Gracias por todo Rulo!  
En la contra se pudo matar, tanto Griezmann como Carrasco. Pero no hizo falta más. Un gol para este Atleti es oro puro (Sólo ha encajado 16 tantos en 35 partidos. Oblak ha dejado 22 jornadas la portería a cero...). 

Y OTRO GOL DE ORO
Como de oro fue el gol de Ángel Correa en el minuto 62 del choque ante el Málaga. Y hacía falta, mucha falta, porque el miedo empezaba a olerse a orillas del Manzanares, y los recuerdos de cómo nos aplazaron el alirón (con su rémora en Lisboa) hace dos años empezaban a refrescarse en la grada.
Y es que el partido estaba feo. Muy feo. Y enturbiado. Que si un fuera de juego que no era; que si un córner convertido por el árbitro en saque de puerta; que si una expulsión a Simeone porque un balón lanzado desde el banquillo atlético irrumpe en un ataque del Málaga; que si una amarilla a Fernando Torres por protestar...
Mateu Lahoz estaba consiguiendo su objetivo: ser protagonista. Y es que cuando toda España se conoce el nombre de un árbitro, por algo (malo) será...
"Con este tipo de cosas es como se puede no ganar. Si se salen del partido", lamentó mi padre. Pero entró Correa. 

CORREA SELECCIÓN... O TITULAR
Si no marca Griezmann (lleva 29 goles), o Torres (10), lo hace Correa. El argentino ya lleva ocho goles, los mismos que Saúl, y ha desatascado varios partidos complicados esta temporada (en Eibar o en Vallecas marcó el 0-1 bien entrada la segunda mitad).
Este sábado lo volvió a hacer. Cuando los viejos corazones tan maltrechos y ajados del Calderón empezaban a experimentar complicaciones para palpitar con un ritmo natural, apareció Correa. Recogió un pase de Filipe (soberbio su estado este año) en la frontal, se abrió hueco ante un defensa, y soltó un latigazo que tocó lo justo en Albentosa para hacerse inalcanzable para Ochoa (1-0).   
El argentino tiene una chispa, un descaro, un atrevimiento, y un desequilibrio, que siempre que le veo sobre el campo me hacen preguntarme por qué no juega más...
A diez minutos del final volvió a marcarse un jugadón tras dejar atrás a dos defensas, pero definió arriba.

SUFRIENDO... GANANDO
El Atleti sufrió (sobre todo en un disparo de Recio a falta de tres minutos que hizo un extraño y salvó Oblak), el Atleti padeció, pero el Atleti ganó. Como siempre. Como estoy convencido de que hará en las tres jornadas que restan.
Pero como también hizo el Madrid tras un regalo en Vallecas (2-3) y el Barça al Sporting (6-0), con tres penaltis...
La Liga es una carrera de fondo. Nunca hay que dejar de pelear, porque el que más resiste, es el que se lleva el gato al agua. Y con los rojiblancos, por creer no será. Seguimos esperando que se consume el milagro.